Policiales

Proveedor de estupefacientes

Integrante del clan Jure esperará el juicio oral en prisión

Se trata de Dani Jure, a quien la Cámara de Casación le negó la morigeración de prisión por una causa de 2015 donde está acusado de pertenecer a una organización que comercializaba drogas con protección policial. En abril fue condenado a 5 años de prisión por la Justicia provincial en la causa Monos


Foto: Juan José García

El rosarino Walter Daniel Jure, sindicado en varias causas federales como jefe de una organización narco, y otros diez integrantes de la banda deberán esperar en prisión el juicio oral, que todavía no tiene fecha, para ser juzgados por comercializar drogas con protección policial. Esta investigación tiene sus comienzos en octubre de 2015 cuando las fuerzas federales incautaron unos 100 kilos de cocaína, la mayoría en un auto que venía cargado desde Bolivia. Dani, como se lo menciona en la jerga policial, es hijo de Juan Antonio, apodado Tarta o Pinocho, nacido en Corrientes y radicado hace décadas en Rosario.

Según los pesquisa, ambos lideran el clan Jure. Además, Dani fue condenado en abril pasado en el juicio a Los Monos como integrante de esa asociación ilícita. El mismo mes quedó vinculado a una carga de unos 150 kilos de marihuana incautada en Santiago. Y a fines de 2017, lo procesaron por dirigir la compra de estupefacientes desde el penal donde estaba preso.

La resolución de Casación Penal está relacionada a la causa de octubre de 2015 cuando Dani y su hermano Diego cayeron en un megaoperativo que incluyó el allanamiento de la seccional 19ª  de barrio Moderno y posterior procesamiento del comisario que estaba a cargo, Carlos Alberto Schmidt. En total, el juez federal Carlos Vera Barros procesó a 13 personas. Once de ellos apelaron la prórroga de la prisión preventiva sin éxito.
A finales de agosto pasado, Casación avaló la decisión de la Cámara de Apelaciones de marzo de este año, que a su vez había dado lugar a la resolución de octubre de 2017 para prorrogar por un año los encarcelamientos preventivos.

Los jueces de la Sala IV, integrada por Mariano Hernán Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos, aclararon que “como regla general, las decisiones que restringen la libertad personal durante el trámite del proceso, al ser susceptibles de ocasionar un perjuicio de imposible reparación ulterior, son revisables”.

Sin embargo, aclararon, “más allá de la impugnabilidad objetiva de la resolución recurrida, toda vez que las partes se limitan a alegar su disconformidad genérica sin expresar razones concretas y fundadas que permitan conmover lo decidido”, los recursos de casación se tornan inadmisibles “por carecer de la debida fundamentación”.

En relación al tiempo que llevan procesados, los jueces resaltaron no solo la extensión de la investigación por la gran cantidad de escuchas telefónicas sino “los más de 30 incidentes presentados en la causa y la gran cantidad de sumarios anexos” que provocaron “algunas demoras en la tramitación normal del expediente”. No obstante, si bien confirmaron la prórroga de la prisión preventiva de los acusados, también instaron a los jueces “para que en el menor lapso posible de tiempo se concluya la instrucción y se eleven las actuaciones”.

 

Dani, el custodio

Dani tenía 21 años cuando cayó preso en la localidad de Malabrigo, en 2002, mientras viajaba como custodio de un camión que llevaba 280 kilos de marihuana. La carga estaba monitoreada por la Dirección de Drogas Peligrosas provincial, que investigaba a la llamada banda del Francés desde un año antes en el marco del operativo Viento Sur.

De hecho, la Policía había incautado 200 kilos de cannabis en Venado Tuerto en septiembre de 2001 y había difundido imágenes de la casona que el apodado Francés Thierry, en rigor un ciudadano polaco llamado Slawmir Andrzej Polus, tenía en la localidad misionera de Puerto Mado, junto al río Paraná. Al final del juicio, Jure recibió ocho años de cárcel mientras que al Francés, quien dijo haber invertido 26 mil dólares en el abogado Ernesto Vissio –famoso defensor de Luis “Gordo” Valor– le dieron once.

Cumplida su condena, Polus volvió a su casa de Granadero Baigorria, ubicada frente a la Municipalidad, donde vivía con su mujer, penada en la misma causa con tres años de cárcel.

En febrero de 2013, el matrimonio volvió a caer: el entonces secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni afirmó que era el líder de la banda más importante de tráfico de marihuana en el país. La Policía Federal lo apresó en Eldorado, Misiones, tras haberse incautado de 140 kilos de marihuana en Neuquén que tenían Chile por destino.

El socio de Monchi

Dani apareció en las crónicas policiales a nivel nacional en abril de 2014. Fue por una nota que le hicieron en el canal América al entonces prófugo líder de los Monos Ramón Machuca, alias Monchi Cantero. Monchi difundió un video donde se ve a Jure poniendo dinero en un bolso para luego entregárselo a dos efectivos de la División Judiciales de la Policía local, la misma que investigó la megacausa por asociación ilícita contra el clan Cantero.

Tras la difusión de la nota, Dani –que se había entregado luego de que pidieran su captura por este último expediente–, reconoció ante investigadores de Asuntos Internos que él es quien aparece en esa filmación y que pagaba a hombres de esa repartición para poder trabajar: vender drogas. Desde Judiciales alegaron que se habían reunido con Dani antes de que el juez Carlos Vienna dictara su pedido de captura para recabar información.

Dani volvió a la calle en noviembre de 2014 luego de que la Cámara Penal revocara su prisión preventiva en la causa Monos, donde aparece en escuchas con el policía federal Waldemar Gómez que le terminaron valiendo una nueva condena a 5 años de prisión por el delito de asociación ilícita.

 

Diez meses en la calle

La libertad le duró poco. En octubre de 2015 Dani (y también su hermano Diego) fue detenido otra vez, tras un megaoperativo donde hubo una docena de allanamientos, incluidas la casa de Dani en Funes y la seccional 19ª de barrio Moderno de Rosario –su jefe terminó procesado–, también en la provincia de Salta.

Los investigadores indicaron que habían logrado desbaratar una banda que bajaba cocaína desde Salta tras la incautación de 100 kilos de esta droga, la mitad de ella incautada en la localidad de San Genaro, en el departamento San Jerónimo, mientras bajaba a Rosario.

En noviembre de 2017, el clan Jure quedó otra vez en la mira. La PSA hizo 27 allanamientos en Corrientes, Córdoba y Santa Fe, incluida la celda de Dani en Coronda y, ante la presunta connivencia policial, las comisarías 12ª y 20ª, y dio por desbaratada la operatoria de la banda para las rutas desde Paraguay y Bolivia. El operativo dejó como saldo cinco detenciones, entre ellas la del Tarta, en su casa del Hostal del Sol. Pero la pesquisa siguió.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios