Policiales

Aceitados contactos con Los Monos y la Policía

Golpe al clan Jure: incautan 157 kilos de marihuana prensada

Al personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria le llegó el dato que este lunes un cargamento de marihuana, perteneciente a la banda de Dani Jure, iba a pasar por la ruta nacional 89, a la altura de la ciudad santiagueña de Quimilí


La Policía de Seguridad Aeroportuaria tenía del dato.

Por Juana Rams

La logística del clan Jure para el transporte de estupefacientes sigue vigente. A pesar de los 27 allanamientos y las detenciones para desbaratar la banda que se produjeron en noviembre pasado y de las condenas por tráfico y comercialización de drogas que han purgado sus integrantes, esta semana personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) hizo otro operativo por esta causa. En este expediente detuvieron a una mujer y a dos jóvenes, incautaron 157 kilos de marihuana junto con 62 mil pesos y 1.200 dólares en operativos en Santiago del Estero y Corrientes. Es la conocida ruta de esta droga que baja desde Paraguay. El clan ya había sido golpeado también en la operatoria para importar cocaína desde Bolivia. Siempre con destino a Rosario.

Al personal de la PSA le llegó el dato que este lunes un cargamento de marihuana, perteneciente a la banda de Jure, iba a pasar por la ruta nacional 89, a la altura de la ciudad santiagueña de Quimilí. Los uniformados hicieron vigilancia a través de un control vehicular en esa zona conocida como El Cruce. Los federales sabían que el conductor de un Volkswagen Bora de 23 años iba a hacer el trabajo de barrido. El joven ni se inmutó con el control vehicular y esa distracción le costó que los detectives de la PSA detuvieran la marcha de los ocupantes del Peugeot 308 que tenía que custodiar. En el auto iban una mujer de 38 años y un muchacho de 24. Los hicieron bajar y, al hacer la requisa al vehículo, encontraron 101 panes de marihuana embalados en cajas de cartón. El cargamento pesó más de 75 kilos. Con la documentación que encontraron, los policías allanaron una vivienda en Corrientes, domicilio de uno de los detenidos en Quimilí.

En la casa, los uniformados secuestraron una Volkswagen Saveiro. Dentro del utilitario había 103 panes de marihuana envueltos en nylon y arpillera, disimulados en los paneles del interior del auto. El peso total fue poco más que 82 kilos de marihuana.

Cannabis prensado. El procedimiento sumó 157 kilos de marihuana.

 

La PSA también encontró 62.462 pesos en efectivo junto con 1.200 dólares (24.600 pesos), cuatro celulares, dos chips telefónicos y documentación relevante para la causa.

El trío quedó detenido en Quimilí y a disposición del Juzgado Federal N° 2 de Corrientes, a cargo de Juan Carlos Vallejos.

 

El clan Jure

Juan Antonio Jure, alias Pinocho o Tarta, tiene 59 años y nació en Goya, Corrientes. Tuvo una condena por narcotráfico en 1998. En 2002 y con 21 años, Walter, su hijo mayor y a quien apodan Dani, cayó preso en la localidad norteña de Malabrigo, en el departamento General Obligado. El muchacho hacía uno de sus primeros viajes como custodio de un camión cargado con 280 kilos de marihuana. El cargamento estaba monitoreado por la ex Dirección de Drogas Peligrosas provincial que investigaba a la llamada llamada Banda del Francés en el marco del operativo Viento Sur. Esa investigación venía desde 2001, cuando la Policía antinarcóticos santafesina había incautado 200 kilos de cannabis en Venado Tuerto y difundió imágenes de la casona que el apodado Francés Thierry –ciudadano polaco llamado Slawmir Andrzej Polus–, tenía en la localidad misionera de Puerto Mado, junto al río Paraná. Al final del juicio, Walter recibió ocho años de cárcel mientras que al Francés, quien dijo haber invertido 26 mil dólares en el abogado Ernesto Vissio, famoso defensor de Luis “Gordo” Valor, le dieron once.

En mayo de 2005, el Tarta también cayó con droga en la zona noroeste en medio de un procedimiento de la Policía provincial. Este operativo derivó en un juicio en el que fue absuelto en medio de los escandaletes habituales a partir de irregularidades policiales en la investigación que quedan en evidencia durante los procesos orales ante la Justicia federal. La sentencia fue revocada por la Cámara de Casación Penal.

Pasaron cuatros años y el clan cayó completo: el Tarta, sus hijos Walter y Diego junto a su madre María Esther fueron los protagonistas de otro operativo de la PSA en el noroeste. Los federales les encontraron 40 kilos de cocaína y tres de marihuana, cien mil pesos en efectivo y cuatro armas de fuego. Walter no llegó a ser procesado, pero su padre acordó tras un juicio abreviado, en abril de 2012, seis años de cárcel por narcotráfico, igual que su hermano Diego, mientras que su madre aceptó cuatro años.

 

Con Los Monos

Dani Jure apareció en las crónicas policiales a nivel nacional en abril de 2014. Fue por una nota que le hicieron en el canal América al prófugo líder de los Monos Ramón Machuca, alias Monchi Cantero. Monchi difundió un video donde se ve a Jure poniendo dinero en un bolso para luego entregárselo a dos efectivos de la División Judiciales de la Policía local, la misma que investigó la megacausa por asociación ilícita contra el clan Cantero.

Tras la difusión de la nota, Jure reconoció ante investigadores de Asuntos Internos, según voceros del caso, que él es quien aparece en esa filmación y que pagaba a hombres de esa repartición para poder trabajar: vender drogas. Desde Judiciales alegaron que se habían reunido con Walter antes de que el juez Carlos Vienna dictara su pedido de captura para recabar información.

Por la pesquisa de asociación ilícita, Walter había sido apresado en febrero de 2014. Esta causa llegó a juicio oral este año y el 9 de abril pasado Dani fue condenado a 5 años de prisión.

 

Con el comisario

En octubre de 2015, se llevó adelante un megaoperativo donde hubo una docena de allanamientos, incluida la seccional 19ª, en barrio Moderno de Rosario, y también en la provincia de Salta. Los investigadores indicaron que habían logrado desbaratar una banda dedicada a la comercialización de drogas y entre los detenidos volvió a aparecer Dani. “Está sindicado como uno de los cabecillas de la banda que intentó ingresar 53 kilos de cocaína a Rosario”, dijo por aquel entonces el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

Dani y su hermano Diego junto con Germán Ramírez, Francisco Polanco (el otro jefe de la banda), Daniel Vera, Moisés Maldonado, Alberto Rojas, Jorge Vera, Darío Grossi, Leonardo Carrizo, Guillermo Rodríguez y Gisela González fueron procesados por los delitos de transporte y tenencia de estupefacientes para su comercialización.

El jefe de la comisaría 19ª, Carlos Schmidt, también fue procesado como autor del delito de tenencia de estupefacientes para su comercialización, agravado por su calidad de funcionario público. El caso quedó a cargo del Juzgado Federal N° 3 de Rosario, de Carlos Vera Barros, quien ordenó la prisión preventiva de todos y les trabó un embargo por 50 mil pesos.

Una causa por año

El operativo de esta semana donde los uniformados de la PSA incautaron los 157 kilos de marihuana corresponde a la última causa donde está investigado Walter. La investigación se conoció luego de que el 10 de noviembre pasado la PSA llevara adelante 27 allanamientos en Rosario, dos en las cárceles de Coronda y Piñero y también en las seccionales 12ª (barrio Ludueña) y 20ª (Empalme Graneros). Dani estaba entonces preso en la Unidad N° 1 de Coronda a disposición de los fueros federal y provincial. Tras los operativos, cinco personas quedaron detenidas e incautaron 349 gramos de cocaína y dos kilos de marihuana. También secuestraron 396.653 pesos en efectivo; armas y elementos de fraccionamiento de sustancia. Para el fiscal Marcelo De Giovanni la banda traficaba cocaína y marihuana desde el norte hacia Rosario.

Además del allanamiento en la celda de Dani en Coronda, los policías también se presentaron en la casa de su padre, el Tarta, ubicada en la zona oeste y lo detuvieron en el marco de la misma causa. También hicieron operativos en Corrientes y en Córdoba.

Una de las hipótesis de la Justicia federal fue que el rol de Dani era abrir bocas de expendio de estupefacientes al menudeo y también encargarse de que las fuerzas policiales provinciales hagan la vista gorda. Tal como se presume hizo tanto en la comisaría 19ª como en las seccionales 12ª y 20ª.

Si te gustó esta nota, compartila