El Hincha, Rugby

Conflicto en puerta

La Unión Argentina quiere un nuevo capitán en Los Pumas y la grieta con los jugadores se agranda

Los dirigentes de la UAR tomaron la decisión de nombrar un nuevo portador de la cinta de líder en el seleccionado argentino. Hecho que no cayó de la mejor manera en el plantel. Loffreda y Ledesma serán los mediadores. La temporada ovalada internacional no comenzó y el rugby ya suma el primer round


Pablo Matera asumió en noviembre de 2018 como capitán de Los Pumas, responsabilidad que se ganó tanto dentro como fuera de la cancha. Crédito: Prensa UAR.

La posible no continuidad de Pablo Matera como capitán de Los Pumas es otro capítulo de la grieta entre la dirigencia y los jugadores. Comienza una nueva temporada para el seleccionado argentino y la cinta de capitán para la Unión Argentina debe estar en manos de otro nombre.

En tanto, los jugadores reconocen al tercera línea como líder indiscutido. Las diferencias entre los dirigentes y el plantel se acrecientan, habrá que esperar por la mediación conciliadora de Marcelo Loffreda y ver qué mensaje expresa Mario Ledesma, head coach del equipo, para tratar de calmar las aguas y que el equipo no se vea afectado.

En la convivencia entre dirigentes y jugadores, que podría decirse era cordial, había diferencias pero existían canales de diálogo. Cuando Pablo Matera, reciente capitán de Los Pumas, anunció que tras el Mundial de Japón en 2019 se iría a jugar a Stade Francais fue un momento muy tenso y que parece hoy no haberse saldado.

En 2020 la relación tuvo altibajos, pero se generó una primera explosión, con varias decisiones que se tomaron desde la UAR durante la cuarentena y que afectaron al plantel.

Después con la ilusión de poder jugar el Rugby Championship, y el hecho de estar lejos la calma arribó. Y tuvo su punto más alto con la victoria sobre Nueva Zelanda, pero ese idilio duró un par de semanas, porque tras el no homenaje a Diego Maradona y la aparición de los tuits los jugadores sintieron que los dejaron solos.

En esa última semana en Australia dirigentes y plantel fumaron la pipa de la paz y ambas partes asumieron obligaciones a cumplir en el futuro, pero hoy las cosas parecen ser diferentes.

De héroe a villano

Una vez consumado el histórico triunfo sobre los All Blacks, Pablo Matera, era el líder ejemplar que había guiado a Los Pumas a una victoria sin precedentes, un éxito que tuvo que esperar treinta años. El forward surgido y formado en Alumni era el héroe, pero toda la situación terminó siendo un castillo de arena, porque cuando explotó el escándalo de los tuits en los que estuvo involucrado el tercera línea junto a Guido Petti y Santiago Socino dicha fortificación se cayó a pedazos.

La primera medida tomada por la Unión Argentina fue sacarle la capitanía a Matera y suspenderlo. Pero días después se dio marcha atrás. Por prevención los jugadores no estuvieron en el último partido del Tres Naciones para calmar las aguas y que bajara la exposición mediática.

Durante el verano se fueron dando charlas para hacer autocrítica, repasar que se hizo bien y que se hizo mal. Hasta ese momento todo corría por la normalidad. Matera, Petti y Socino tenían tareas asignadas que eran obligatorias para poder volver a ser tenidos en cuenta para una futura convocatoria de Los Pumas.

Semanas atrás, cuando el calendario del seleccionado argentino iba tomando forma, las reuniones de zoom empezaron a tomar temperatura, porque la UAR decidió buscar un reemplazante para Matera como capitán de Los Pumas, decisión que al plantel no le agradó.

En una entrevista en vivo en Espn y al ser consultado sobre si Pablo Matera debería continuar siendo el capitán de Los Pumas, Matías Moroni, uno de los referentes del plantel disparó: “Desde el día uno que pasó, dije que las personas pueden cambiar, Pablo demostró la persona que es, y por algo es el capitán de Los Pumas, y por algo llegó adonde llegó, el mejor equipo del mundo lo contrató para que vaya a jugar allá. Después la decisión que tomen los dirigentes para mi tiene que seguir siendo, porque Pablo Matera es el capitán de Los Pumas”.

Corto y largo plazo

Si bien es cierto que la imagen del rugby en Argentina ha sufrido duros golpes en 2020, primero con la barbarie de Villa Gesell, en la que salvajes de Zárate terminaron con la vida de Fernando Báez Sosa, después con el no homenaje a Maradona y por último con la aparición de los tuits de hace una década escritos por tres Pumas cuando eran adolescentes. Hechos que provocaron que varios sponsors –aduciendo problemas financieros por la pandemia- se bajaran.

Desde diciembre de 2020 a esta parte ¿Qué hizo la UAR para mejorar la imagen o para demostrar que trabaja para mejorar? ¿Alguien vio alguna publicación sobre el trabajo que hicieron Matera, Petti y Socino durante este tiempo?

Es que dentro de las malas decisiones que se han tomado puertas adentro de la UAR, una fue la mala comunicación que tuvo la entidad madre del rugby argentino desde diciembre de 2018 hasta la actualidad. Lo poco que se comunica se hace mal, los responsables de la oficina de prensa hacen malabares, por las malas decisiones tomadas por el personal jerárquico. Incluso en 2020 los periodistas que cubren rugby tuvieron que manifestarse para poder tener acceso a preguntar en las conferencias de prensa.

Otras preguntas que surgen son ¿Hoy es beneficioso nombrar otro capitán de Los Pumas? ¿A corto plazo esta decisión trae beneficios? ¿Se están tomando estás decisiones pensando en un futuro? Interrogantes que la UAR parece no importarle comunicar.

En el caso de Pablo Matera, desde el minuto cero que estalló todo, se hizo responsable, asumió sus errores, hecho sin precedentes en un país como Argentina en el que nadie, incluso si la justicia lo determina, asumen responsabilidades y reconocen públicamente un error cometido.

El jugador se corrió al costado en el partido de Australia para proteger al equipo y sus compañeros, se sometió a un juicio interno ante la UAR, cumplió con sus obligaciones y volvió a arrepentirse de los hechos de hace más de una década públicamente.

Incluso el reciente anuncio sobre la contratación de Crusaders, el mejor equipo del mundo, que cambió su logo para cuidar su imagen y el mensaje que quiere darle a la sociedad, la franquicia de Christchurch no contrataría a un jugador que pueda causar problemas. Sus compañeros del Stade Français lo han perdonado e incluso lo han expresado en entrevistas en los medios franceses.

Pablo Matera ya pagó y demostró ser el líder que necesitan Los Pumas. Y si existe el miedo de que otra vez se utilice el escándalo de los tuits para atacar al rugby, la respuesta es sí: porque en este país que es un barco a la deriva, toda cortina de humo que sirva para distraer a la sociedad de los verdaderos problemas, seguramente será utilizado.

Comentarios