El Hincha, Rugby

Entrevista

Juan Imhoff: “Entregar todo de mí sin esperar nada a cambio, es mi nueva filosofía dentro del rugby”

El rosarino jugará la final de la Copa de Europa con Racing 92 ante Exeter el próximo sábado y un día después viajará rumbo a Australia para sumarse a la concentración Puma. El ex Duendes dialogó con Súper Rugby en M90 Radio, siendo la primera entrevista post convocatoria al seleccionado argentino


El rosarino Juan Imhoff, en la previa de la final de la Copa de Europa y su regreso a Los Pumas. Crédito: Gentileza Prensa Racing 92.

A días de jugar la final de la Copa de Europa con Racing 92 y de volver a formar parte de Los Pumas, Juan Imhoff habló desde la concentración del equipo parisino en Córcega con Súper Rugby por M90 Radio. El back formado en Duendes, que semanas atrás dio positivo de Covid-19, fue muy reflexivo sobre dicha situación y del momento que está viviendo a partir de esta impensada convocatoria al seleccionado argentino.

Ser campeón de Francia con Racing y estar entre los máximos anotadores de Europa, no fueron suficientes méritos para volver al seleccionado anteriormente, entonces Juan agachó la cabeza, cerró la boca y redobló los esfuerzos. Cinco años después de su último partido con Los Pumas, a los 32 años, tiene por delante varios desafíos para disfrutar y su sentimiento es claro: “Voy a dar todo, sin esperar nada a cambio”.

Luego de obtener el pase a la final de la Copa de Europa, Imhoff recibió una dura noticia, el tackle que estaba esquivando desde marzo pasado lo había alcanzado: dio positivo de coronavirus. Pero como todo obstáculo, Juan se sobrepuso. “Estoy tratando de ponerme al ciento por ciento para la final. Pero fue una semana dura, a mucha gente la agarró sin síntomas, escuché muchos testimonios, le tenía mucho respeto al virus, pero no el miedo que hoy le tengo, porque me agarró y me pegó unos días en los que tuve todos los síntomas. Todavía no recuperé el gusto y olfato, estuve con fiebre, dolor en todo el cuerpo, tos, no fue nada lindo”, contó Imhoff.

Racing 92 es uno de los clubes importantes del rugby francés, tiene una filosofía muy particular, y el plantel es una gran familia. El próximo sábado jugará por tercera vez en cinco años la final europea, Será en Bristol ante Exeter, el mejor equipo inglés de la actualidad. “El equipo está muy bien, lo que todos decimos ‘tenemos un equipo que no son solo los 15 titulares y los suplentes, sino que tenemos un plantel entero, que tiene una confianza y seguridad en nuestro juego’. El grupo vive el día a día de una manera increíble, tenemos jóvenes de 18 años y chicos de 36 años, y esa diferencia de edad no se siente, es un equipo en donde hay experiencia y juventud. Lo pueden ver en las redes sociales, el otro día apareció una guitarra, una batería, un micrófono y nos pusimos tocar. Cuando vas al entrenamiento siempre estamos de buen humor, está ese enojo de los que no juegan, pero que lo ponen para mejorar en las prácticas. Es un gran momento, por ese motivo digo ‘no hay que preocuparse en el más allá de la final, hay que disfrutar cada momento, la Copa es una anécdota, pero cada momento que vamos a vivir te lo llevás de por vida’”, expresó Juan.

Try, triunfo y clasificación a la final de la Copa de Europa. Juan Imhoff apoyó la conquista para que Racing 92 juegue por tercera vez la definición.

Sobre el rival, el rosarino afirmó: “Exeter es un equipazo, marca el ritmo en la Premiership. Es un equipo que juega, que le gusta jugar a la ofensiva, le gusta tener la pelota. La final no se da por azar, llegaron los dos mejores equipos de Europa. El análisis previo es complejo porque una final es diferente a todo lo que se hizo. En el camino hasta acá demostramos que somos los mejores equipos de Europa, ahora se vienen ochenta minutos en los que se ven esas cositas para que un partido cambie”.

Es una verdad deportiva que las finales son partidos aparte, e Imhoff también se atrevió a anticipar cómo puede darse el encuentro ante los ingleses: “En los papeles tiene que ser una final abierta. El clima (el partido es en Bristol) puede tener viento, lluvia, pero tanto para Exeter como para Racing. Nos sentimos muy agresivos con la pelota, sabemos que con la pelota somos un equipo muy agresivo y eso supera todo”.

Llegó el turno de hablar de su vuelta a Los Pumas, la entrevista en Súper Rugby fue la primera para un medio argentino tras recibir el llamado de Mario Ledesma para sumarse al seleccionado. “Hay muchos factores que hacen que viva esta convocatoria con mucha alegría. Como me dijo mi viejo: ‘a veces volver es mucho más lindo y difícil que llegar’. Hay muchas cosas que hacen que sea un momento de alegría inmensa, pero van pasando los días y uno lo va naturalizando, me voy dando cuenta de la responsabilidad que conlleva, de haber podido luchar y transformar las no convocatorias en combustible para seguir adelante y llegar a este llamado. Todavía no he podido disfrutar de todo lo que viví en el rugby, porque siempre estoy pensando en lo que viene. Gracias a Dios a los 32 años sigo vigente y sigo teniendo estas emociones que son increíbles”, expresó el rosarino que acumula 35 tests y 21 tries con la camiseta albiceleste, desde su debut en el Sudamericano de 2009 en Uruguay.

Para no perder de foco la final, Juan se armó su bolso para el partido con Racing, mientras que su esposa Natacha Eguía se encargó de armar la valija para viajar a Australia, el próximo domingo, un día después de jugar con Exeter. “Pase lo que pase el sábado, no lo disfrutaré como el resto. Es algo que ya lo he vivido, cuando salimos campeones en Barcelona, y a la noche todo el equipo estaba festejando y yo tomando agua porque al otro día me preparaba para ir a los Juegos Olímpicos de Río 2016”, dijo Imhoff.

“Ahora vas a entender lo que es ser un padre y lo que me pasaba a mí”, fue el mensaje que envió José Luis Imhoff (ex Puma y ex Head Coach del seleccionado) antes de partir Juan a la concentración de Racing en Córcega, previo a la final.

“Y ahí se me vinieron a la mente todos los momentos de cuando me voy de Argentina o cuando mis viejos se van de Francia, que no quieren que los lleve al aeropuerto. Cuando salí de casa el otro día, pensaba que siempre dije que el rugby es lo más lindo, pero como me escribió mi hermano Pedro ‘te diste cuenta que era todo mentira, era un cuento de hadas’. Cuando estaba en ese ascensor y mi hijo me hacía con la manito vení, vení, se me vino el mundo abajo”, confió.

Festejo familia. Tras derrotar a Saracens, Juan junto a Natacha Eguía (su esposa) y su hijo Bastián.

Pasaron once años de su primera convocatoria, pero la felicidad en el rostro de Imhoff es mayor. Luchó mucho para poder vivir este presente y sin lugar a dudas quiere disfrutarlo al máximo. “Las expectativas al jugar para Argentina siempre son altas, es lo más grande que un jugador puede tener. Lo pienso más del lado del disfrute, porque no se sabe cuándo se va a poder jugar. Estuve afuera de Los Pumas cinco años, pero con esto del coronavirus no se sabe a ciencia cierta el futuro. Me siento con muchas ganas, mis expectativas son ir a disfrutar cada minuto, estuve cinco años sin vivirlo, quiero disfrutar, porque cuando se termina duele y mucho”, explicó el rosarino.

Y agregó con mucha sinceridad: “Mentiría si digo que no sueño con el momento de ponerme la camiseta de Los Pumas nuevamente, pero voy a ir a entregar todo de mí, sin esperar nada a cambio; es mi nueva filosofía dentro del rugby ‘dar sin esperar nada a cambio’”.

Desde que llegó a Los Pumas, Emiliano Boffelli, ha declarado que sería un sueño poder jugar con Juan, y desde París, Imhoff a retribuido esas declaraciones. “Vamos a cumplir el sueño de jugar juntos los dos. A Emi lo conozco prácticamente desde que nació. Con Jero (De la Fuente) no pude jugar en Duendes, tuve la oportunidad de jugar con él en Los Pumas, y todos pueden ver fotos en internet en la que Emi tendría cuatro años, y estamos todos de muy chicos en Duendes. Con Emi hemos jugado miles de tocatas en Duendes, hemos jugado mucho al juego, pero nunca oficialmente, sería un honor poder compartir ese momento con un amigo, pero sobretodo con un jugador como lo que es hoy Emi. También esta Santi Chocobares, que no lo conozco, pero el que es amigo de mi hermano es amigo mío”, expresó el ex Duendes.

Postal Verdulera. Juan junto a su padre José Luis, festejando el triunfo sobre Sudáfrica en 2015. También están Pablo Bouza, Jero de la Fuente, Aspirina Pérez y Coco Benzi. Crédito: Gentileza Prensa UAR.

La construcción de lo que es hoy como jugador se dio desde hace mucho tiempo, desde que acompañaba a su papá en los distintos equipos y seleccionados que entrenó, toda su etapa de juveniles, hicieron lo que es hoy Juan  Imhoff. “Cuando digo que le agradezco a todo el rugby de Rosario, no lo digo porque es un cuento, es porque pasé por todos lados, jugué toda mi vida en Duendes, pero jugué con la camiseta de Plaza, estuve en el Barbarians en Jockey, fui a entrenar a Caranchos, en el Pladar con chicos de todos los clubes, esto lo hicimos entre todos”, concluyó en agradecimiento a todo el rugby rosarino.

Comentarios