El Hincha

Entrevista

“Después del año vivido, aprender a disfrutar de lo simple todo el tiempo, y tratar de superarnos”

Juan Ignacio Castro, entrenador de Jockey Club dialogó con El Hincha, hoy no todo pasa por un resultado y este regreso puede ser un antes y un después en el rugby. El Verdiblanco cuenta con un plantel muy joven, muchos no habían nacido cuando el club de Fisherton ganó el Torneo de Rosario en 1999


Juani Castro, entrenador de Jockey Club, en plena arenga a sus dirigidos tras el triunfo en el clásico. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Si bien el Torneo Reinicio de Rosario recién disputó dos fechas, el fin de semana sin actividad por las Pascuas es un buen momento para analizar el regreso del rugby en la tierra del Ñandú. Por eso El Hincha entrevistó a Juan Ignacio Castro, uno de los entrenadores del plantel superior de Jockey Club. Además de exponer el presente del club verdiblanco, el coach amplió la foto para observar todo el panorama, ya que no fue fácil para los clubes poder superar la cuarentena y volver a competir. También Castro se refirió al hecho que Jockey fue campeón del último torneo rosarino, equipo que integró como jugador y hoy la mayoría de los jugadores que entrena no habían nacido o eran muy chicos cuando se dio ese título.

Se vuelven a repetir, sin importar el resultado, los rostros de felicidad en todos, entrenadores, jugadores, asistentes. El hecho de poder volver a jugar genera un ambiente muy positivo y hoy los equipos valoran mucho más el simple hecho de poder jugar un partido de rugby, algo que antes no sucedía. “Es un placer poder volver a jugar. Sobre todo en esto de poder volver a encontrarnos, no sólo con los jugadores y ellos con sus amigos, sino también tener la competencia, que en definitiva con los chicos y con los entrenadores de la mayoría de los clubes me une una linda amistad. Es la manera de poner en práctica lo que pregonamos con respecto a la autodisciplina, a superarnos a nosotros mismos, independientemente del rival que nos toque, y estas cuestiones que practicamos seguramente nos sirvan en la vida”, definió Castro.

Entrenador y referente del plantel. Juani Castro (coach) junto a Felipe Telleria. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Y amplió el concepto: “Entrenar en una terraza, por un zoom, con muchas cuestiones difíciles hacen que miremos para atrás y entendamos que los chicos se han sobrepuesto y hoy están jugando es porque han tenido la disciplina para sobreponerse a esas cosas y  esto nos entusiasma mucho más, todo lo vivido son enseñanzas para la vida”.

Sobre el presente del Verdi-blanco y de cómo la cuarentena afecto al equipo, el entrenador dijo: “Estamos muy bien en cantidad de jugadores, el año pasado fue difícil, pero fue para todos los clubes por igual. A Nosotros nos entusiasmó poder volver, somos más de cien, por supuesto hay una cantidad que se están recuperando físicamente, o están haciendo más progresiva la vuelta. Pero lo más importante es que están todos con muchas ganas de participar desde el lugar que les toque, hoy el grupo es entre sesenta y setenta jugadores, anotamos un cuarto equipo para darle competencia al torneo de Pre, lo cual nos enorgullece, sobre todo por el grupo y particularmente por los entrenadores que vienen desde el año pasado haciendo un esfuerzo muy grande”.

El  último sábado de marzo Jockey fue local ante Duendes, con resultado positivo, ganó el cuarto clásico consecutivo. Tuvo un mejor comienzo dominando a su rival y en el segundo tiempo bajó el rendimiento, pero tuvo la capacidad de poder despertar sobre el epílogo para poder ganar, con un ajustado 21 a 20. “Esos partidos son así, la lógica es no salirse de lo planificado, independientemente de lo que el rival te presente. Y muchas veces, cuando esta clase de partidos se pone fuerte en el con-tacto, te tornás previsible o vas a lo simple y el rival puede prever y tomar ventaja. La lógica era seguir con el plan de juego, creo que lo hicimos. Duendes juega bien como siempre, es un equipo muy competitivo. Nuestro gran desafío era tener el control y después sobre el final recuperarlo, y con paciencia poder llegar al resultado”, analizó Castro.

En 1999, con Fernando Darda Del Castillo, como capitán y gran referente de Jockey, el club de Fisherton se adjudicó el último torneo rosarino, ganando en la última fecha en Las Delicias a Duendes. Y Juani Castro fue en ese entonces uno de los jóvenes que daba sus primeros pasos en el primer equipo, que venía de ganar cosas importantes. “Nosotros queremos dar lo mejor en cada partido, y sabemos que eso con convicción nos acerca a los resultados. La convicción es superarnos cada uno, y ser mejores: cada jugador y después como equipo. La pregunta me lleva a un lugar muy atrás y a un grato recuerdo, fue en cancha de Duendes. Con otros tantos jugadores que nos tocaban los primeros partidos en primera fue una experiencia maravillosa, hoy también este torneo sirve porque están jugando muchos chicos nuevos que están haciendo sus primeras armas, son recuerdos como ese de 1999, que terminan per-durando en el tiempo. Recordar es pasar por el corazón y esos recuerdos pasan por el corazón y no se van”, respondió el entrenador de Jockey emocionado, y agradecido de poder recordar en medio de la entrevista ese título, que tiene un lugar muy importante de su etapa como jugador.

El Verdiblanco ganó el último Torneo rosarino, y Juani Castro integró ese equipo. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Uno de los aspectos que tiene el rugby amateur es que se juega por un romance que se tiene por el juego, por poder compartir con amigos esa pasión. Pero el amor por los colores es algo que se transmite de generación en generación, un aspecto que identifica al rugby. “La transmisión del sentimiento por los colores se hace a través de los pares, son los jugadores los encargados, y por suerte tenemos varios de experiencia que entienden muy bien lo que significa Jockey, y muchas veces, con acciones y sin usar palabras, hacen que eso fluya. En ese aspecto me quedo muy tranquilo. La historia pasa a través de los jugadores y la mística también, por supuesto a veces esta bueno recurrir a la historia, pero hoy por hoy, hay que estar en el ahora, y más aún después del año vivido, donde debemos tratar de aprender a disfrutar de lo simple todo el tiempo. Y superarnos”, sostiene Castro.

Conceptos simples, ideas concretas, disfrutando el presente y valorándolo. Teniendo muy en cuenta lo vivido meses atrás. Y la firme convicción de trabajar para mejorar y buscar cumplir con los objetivos. Así lo siente Juani Castro, como todo el rugby rosarino.

Comentarios