Ciudad, Edición Impresa

Un escrache contra la discriminación

Vox manifestó ayer contra McDonald’s en San Martín y Córdoba.

Los manifestantes protestaron pacíficamente frente al local de la cadena.
Los manifestantes protestaron pacíficamente frente al local de la cadena.

Con el propósito de hacer público el reclamo contra la discriminación, pasadas las 18.30 de ayer militantes de la Asociación Civil Vox, encabezados por su presidente, Guillermo Lovagnini, realizaron un escrache al local de McDonald’s ubicado en la intersección de las peatonales Córdoba y San Martín, donde el 28 de diciembre, según denuncian, fueron discriminados cuatro jóvenes que habían ingresado a comer.

Así los militantes de Vox –entre ellos dos de los que sufrieron el aludido acto discriminatorio– avanzaron por la peatonal San Martín, mientras hacían sonar bombos y redoblantes, con la bandera multicolor que los identifica y otra con el nombre de la entidad.

Tras varios minutos en los que no se cansaron de cantar “McDonald’s vos sos la homofobia” o “se va a acabar esa costumbre de discriminar”, el presidente de Vox dijo que “en este lugar se discrimina por la orientación sexual, por el color de piel”.

Lovagnini  acotó que “además de vender comida de mierda, hacen esto, de discriminar, que no lo hacen ni en Berlín, ni en Roma, ni en Tokio”. Enfatizó por último que “esta afrenta no es contra los gays. Es contra todos los rosarinos”.

Mientras el titular de Vox hablaba se desplegó un gran cartel que indicaba: “Me encanta (ría) que la cajita feliz incluya respeto e igualdad hacia la diversidad”, en clara mención de la habitual caja de hamburguesas que incluye algún juguete.

Luego de las palabras de Lovagnini y mientras éste retomó el bombo y un silbato, volvieron cánticos, entre ellos “McDonald…salí del closed Ronald” o “Acá nos discriminan, acá no vamos a entrar”. Los manifestantes también repartieron volantes de los Jóvenes de Vox y del Área de la Diversidad Sexual de la Municipalidad.

Respecto del hecho que motivó la protesta, dos de los jóvenes explicaron que habían entrado a comer y tras hacer una pregunta, una de las empleadas les dijo a uno: “Qué mirás, negro de mierda”, mientras que otro les dijo: “Con quince años ya tienen todo definido… putos”, lo que hizo que los agraviados pidieran que les envolvieran la comida para irse del local.

Antes, los jóvenes pidieron hablar con el responsable del local, quien les dijo que “eso no era discriminación” y que “discriminación sería que los sacaran del local”.

A partir de tal situación expresaron el reclamo al Área de la Diversidad Sexual de la Municipalidad, cuya coordinadora, Noelia Casati, quien se encontraba en el lugar,  indicó a El Ciudadano que está vigente la ordenanza Nº 6321, que no permite discriminación por “ser lesbiana, gay, bisexual, travesti, transexual o trans”.

Mencionó Casati que la norma contempla “multas y hasta la clausura del local”. Igualmente indicó que “lo que nos interesa es la sensibilización sobre la cuestión; que esto no sea una situación de penalizar sino de sensibilizar y concienciar a la ciudad de que esto no debe ocurrir más, que es lo que más nos interesa”.

Comentarios