Policiales

Fue en Avellaneda Oeste

Un changarín quedó detenido por apuñalar a un vecino

Un hombre recibió varios puntazos y sindicó a un muchacho que vive junto a su casa. El sospechoso terminó imputado por tentativa de homicidio. En la audiencia hubo dos versiones sobre el ataque y el juez dispuso la medida cautelar sin plazo


El fiscal Luis Schiappa Pietra estuvo a cargo de la acusación en la audiencia imputativa.

Es changarín en el Mercado de Concentración y el segundo día del año protagonizó un incidente con un vecino, el cual terminó apuñalado. Lo detuvieron durante un control vehicular recientemente y la Fiscalía lo imputó de tentativa de homicidio. Pero el sospechoso contó otra versión. Dijo que la víctima era una persona conflictiva que había salido de la cárcel unos meses antes y se enfrentaron porque agredió verbalmente a su hermana de 13 años. Aseguró que fue a frenarlo y terminaron a las trompadas. Luego la víctima fue con su hermano a patearle la puerta: “Yo no tuve la intensión de matar a nadie, fue una pelea a las piñas”, aseguró pero el juez le dio relevancia al relato fiscal y lo dejó preso hasta el juicio.

El fiscal Luis Schiappa Pietra, en reemplazo de su par Ademar Bianchini, dijo que Ezequiel P., de 28 años y de ocupación changarín, acuchilló en tres oportunidades a Matías Rolando R. la tarde del 2 de enero luego de una discusión. El funcionario explicó que hubo dos secuencias. En la primera el changarín fue hasta la casa de su vecino lindero, en 27 de Febrero al 4400, y se encontró con Matías en la vereda dónde lo golpeo provocándole un corte en la ceja. A los minutos, Matías pateó la puerta de la casa del changarín. Éste y su padre salieron con una cuchilla cada uno y Matías terminó con tres puñaladas en su cuerpo que le provocaron lesiones en el estómago, tórax y en el brazo, por lo que debió ser hospitalizado.

Cuando la Policía llegó al lugar se encontró con dos muchachos que tenían una mochila, en el interior había dos cuchillas tipo carnicero, una de ellas con manchas que parecían sangre. Los uniformados las secuestraron y los dos jóvenes terminaron detenidos aunque varios testigos dijeron que llegaron después y les dieron esa mochila antes que llegue la Policía. Los pibes, que son hermanos dijeron que Damián, el padre del imputado, los llamó y les dio la mochila, aseguraron que fueron engañados, explicó el fiscal.

En cuanto a la víctima, Schiappa Pietra dijo que Matías no contó por qué lo agredieron en la puerta de su casa pero dijo que se quedó enojado después de la paliza y se fue hasta la casa de su vecino de la que salieron padre e hijo con cuchillas en las manos.

La versión del changarín

 

“Yo no tuve intensión de matar a nadie, fue una pelea a las piñas entre mi papá, yo, él y su hermano. Botellazos en las ventanas, rompieron el vidrio. Fue todo un revuelo. Ellos cargaban con botellas, palos, piedrazos. Es una familia complicada en la cuadra, jodida”, aseguró.

Matías tiene antecedentes, creo que el año pasado salió de estar preso, contó.

El muchacho reconoció que golpeó a su vecino y le cortó la ceja. Todo empezó porque agredieron verbalmente a su hermana de 13 años. “Quise hablar y me quiso agredir con una botella y un fierro”, agregó y reconoció que logró golpearlo en la ceja mientras su vecino le pegaba con un fierro.

“Yo salí a hablar y se ve que estaba dado vuelta. Peleé con él y con el hermano y me fui a arreglar el fondo de mi casa porque habían levantado un pedazo de madera, y se vinieron”. Dijo que se fue de la casa tras el hecho para evitar que siguieran las amenazas porque su familia sigue viviendo ahí.

Schiappa Pietra dejó en claro que el problema no es con la familia del imputado sino con Ezequiel P. y pidió la prisión preventiva mientras que la defensora oficial Marianela Diponte cuestionó la calificación legal y aseguró que el hecho encuadra en lesiones. Diponte agregó que su defendido negó haber acuchillado a la víctima y remarcó su relato. Pidió la libertad con restricciones, subsidiariamente un arresto domiciliario con tobillera en la casa de un familiar y una fianza de 8 mil pesos, en su defecto limitar la prisión por 30 días. Pero el magistrado Gonzalo López Quintana aceptó la imputación de tentativa de homicidio y le dio la derecha al pedido fiscal. Dictó la prisión preventiva por el plazo de ley.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios