Ciudad, Política

#Balance2017

Un año en que la política nacional no frenó a Rosario

A pesar del revés electoral el FPCyS avanzó en políticas clave de control, higiene urbana y transporte de la ciudad.


El 2017 fue un año complejo para la gestión municipal luego del revés electoral en el que Cambiemos arrasó con los escaños en el Concejo Municipal. Dejaron pocas bancas al Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS), que deberá gobernar dos años sin mayoría parlamentaria. Aun así la ciudad lejos estuvo de atravesar problemas extraordinarios como la tragedia de calle Salta 2141 en 2013, o ese mismo año la crecida récord en la tasa de homicidios dolosos. La tensión estuvo en lo político. Después de las elecciones creció la amenaza de que el gobierno nacional discrimine a la provincia y retacee fondos porque, entre otros posicionamientos y luchas, el diputado Luis Contigiani votó en contra del ajuste a los jubilados, en la sesión del Congreso que estuvo acompañada por la protesta social más importante del año.

El 2017 no empezó bien para el FPCyS porque después de varios intentos no logró que los concejales accedan a que el Estado local tome una deuda de 200 millones de dólares en mercados internacionales para obras públicas en los barrios, reformas en centros comerciales a cielo abierto, la reconversión lumínica a led para generar entornos más seguros y la puesta en marcha de la línea de trolebús I (de plaza Alberdi hasta plaza Sarmiento) y su conexión con la M (apeadero sur hasta la Terminal de Ómnibus), más una gran intervención en el barrio Saladillo. Sin embargo, el municipio avanzó en políticas de transporte, higiene  urbana y control clave. “Tuvimos años donde la problemática principal fue la violencia urbana. No es un tema que se ha solucionado, pero claramente lo hemos ido controlando”, opinó la intendenta Mónica Fein en una entrevista con Canal 3 días atrás.

Lo público

Uno de los ejes de gestión del 2017 se centró en la tarea de la secretaría de Control y Convivencia Ciudadana que desde la incorporación de Gustavo Zignago aumentó la cantidad de controles de tránsito. Según cifras del municipio, el año termina con una disminución de los casos de alcoholemia positiva que se da cuando los conductores tomaron más de lo permitido. El promedio venía en baja y entre 2016 y 2017 cayó de 6,8 test positivos a 5,73. Los funcionarios argumentaron que se debió al aumento de controles.

Además, el municipio despejó un espacio público cada cuatro días durante 2017 a través de los operativos integrales donde trabajaron distintas reparticiones en los barrios. En total, fueron cerca de 90 intervenciones en plazas, veredas, parques o terrenos fiscales ocupados. Los equipos municipales despejaron las zonas de la barranca central con viviendas en peligro, los carritos de venta de comida irregulares y varias instalaciones de venta ambulante sin autorización.

A fines de septiembre el Mercado del Patio, donde antes funcionaban locales de fiesta y boliches en el Patio de la Madera, abrió sus puertas para ofrecer más de 40 locales de emprendedores, cooperativas y productores que comercializan alimentos, objetos de bazar y también sumó bares, restaurantes y heladerías al barrio Luis Agote. En más de dos mil metros cuadrados del edificio frente a la Terminal de Ómnibus Mariano Moreno, también plantea a futuro un centro de capacitación e innovación para el sector gastronómico donde se harán cursos y talleres.

Otro de los puntos altos del 2017 fue el lanzamiento de una línea de créditos para que vecinos y vecinas alcanzados por el Plan de Cloacas puedan hacer las conexiones domiciliarias a la red. Más de 11 mil familias podrán acceder a un monto de hasta 50 mil pesos para realizarlas. La medida fue tomada porque si bien el tendido llegaba hasta la puerta de las casas la mitad no podía afrontar los gastos de conexión. La decisión de instrumentar el crédito acercó más a la intendenta al compromiso asumido al principio de su primer mandato, cuando dijo que al final de la gestión el ciento por ciento de los barrios iban a estar conectados. En 2017 Rosario alcanzó un 93 por ciento de cobertura con la red.

Después de las inundaciones en el sur provincial que marcaron el principio de año, el municipio y la provincia avanzaron sobre un paquete de obras hidráulicas diseñadas en 2016. Ejecutaron más de 60 construcciones, entre acueductos, emisarios y aliviadores. Se trató del paso previo al plan de pavimentación definitiva de mil cuadras en los seis distritos.

Otro de las políticas implementadas fue la renovación del equipamiento de higiene urbana con una inversión de 220 millones de pesos para cambiar los 3.300 contenedores plásticos por metálicos, triplicar el número de los destinados a la separación de residuos y sumar 6 camiones.

En los últimos meses del año, el municipio otorgó la gestión del nuevo sistema de transporte a dos empresas privadas (El Cacique y Rosario Bus) y una estatal (empresa Movi). Los cambios impactarán recién en los primeros meses del 2018, cuando cambie la organización por una red primaria o troncal, otra secundaria y una de líneas intrabarriales. “Estamos en el momento de adjudicar definitivamente el sistema. Va a llevar un tiempo. El aumento del boleto lo vamos a aplicar desde la semana que viene, porque necesitamos financiar. Mi compromiso es tener un mejor transporte en el 2018”, afirmó a Canal 3 la intendenta Fein.