Policiales

Funcionaba en barrio Martin

Tres años condicional para el portero de un prostíbulo

Firmó la condena en un abreviado. La causa investiga el facilitamiento y la explotación económica de la prostitución en un privado que estuvo activo hasta marzo pasado en 9 de Julio al 400. Su hija está imputada de ser la regente del lugar. La esposa del ahora penado fue asesinada hace dos años.


Cuatro mujeres fueron rescatadas en marzo pasado de un prostíbulo que funcionaba en una casona de 9 de Julio al 400, en pleno barrio Martín. En el operativo, los uniformados demoraron a tres hombres: dos clientes. El otro dijo ser el empleado de mantenimiento. La investigación estuvo a cargo de la fiscal Nora Marull, de la Unidad Especial de Delitos contra la Integridad Sexual, quien descubrió que el portero tenía una participación activa debido a que acataba las órdenes de su hija, quien está sindicada como la encargada del lugar. Eduardo Yosti y su hija Natalia fueron imputados y este lunes el hombre de 59 años firmó un acuerdo abreviado a tres años de prisión condicional como partícipe secundario de los delitos de explotación, promoción y facilitamiento de la prostitución. La familia Yosti fue víctima de dos homicidios: el de la pareja de Eduardo, Nora Oroño, y uno de sus hijos. Además, otro de sus hijos, en pareja con una hermana del asesinado ex jefe del paravalanchas leproso Matías “Cuatrerito” Franchetti, está detenido desde 2014, cuando le encontraron 16 kilos de cocaína.

El operativo se realizó el 9 de marzo pasado en una investigación a cargo de la fiscal Marull en la que padre e hija quedaron detenidos. A través de la pesquisa, entre las que se destacan escuchas telefónicas, la investigadora determinó que el hombre tenía el rol de portero y que su hija era la encargada del prostíbulo. Esa hipótesis se afirmó tras los resultados de los peritajes sobre la CPU y las anotaciones encontradas en la casa.

Esa misma semana, la fiscal acusó a Natalia Yosti por los delitos de facilitamiento y promoción de prostitución con explotación económica y por usurpación. Para el padre pidió la misma calificación que para Natalia, pero le achacó la participación secundaria. La jueza Eleonora Verón aceptó las calificaciones de la Fiscalía para ambos, pero a Eduardo le desestimó la usurpación.

Pasaron tres meses y, este lunes, el juez Héctor Núñez Cartelle aceptó el acuerdo abreviado celebrado entre la defensa de Eduardo Yosti, representada por Martín Gini, y la fiscal Marull que lo condena a tres años de prisión de ejecución condicional por encontrarlo como partícipe secundario de los delitos de promoción y facilitamiento de la prostitución y explotación económica de la prostitución.

Por su parte, la causa de Natalia continúa el proceso.

La conexión con el narcomenudeo

Eduardo era la pareja de Nora Oroño. La mujer, de 58 años, fue asesinada el 22 de junio de 2016, cuando dos jóvenes que llegaron en moto, la acribillaron a tiros apenas abrió la puerta de su casa de Regimiento 11 87 bis. En ese momento, el fiscal Pablo Pinto a cargo de la investigación reconoció que la relación marital de dos de los hijos de Nora y Eduardo con hermanas del fugaz líder de la barrabrava rojinegra, Cuatrerito Franchetti, asesinado a principios ese mes frente al estadio de Newell’s, tenían que tenerse en cuenta. Otra línea también tuvo en cuenta las versiones sobre la relación de la familia de la víctima con la venta de drogas al menudeo.

Gerardo Yosti, hijo de Nora y Eduardo, y su pareja, una de las hermanas del Cuatrerito, quedaron detenidos en 2014 en un allanamiento donde la Policía buscaba a un miembro de la banda de Los Monos, Juan Domingo Ramírez, en Uruguay al 3900. No lo encontraron pero sí hallaron 16 kilos de cocaína, dos armas de fuego, tres litros de acetona y un precursor químico.

En 2013, un hijo de Eduardo y Nora, también llamado Eduardo, fue asesinado de tres balazos por la espalda en Olegario Víctor Andrade al 2300. Tenía 27 años. También estaba en pareja con otra de las hermanas Franchetti, según explicaron los vecinos por aquel tiempo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios