#8M

La previa en La Siberia

“Salimos a exigir cosas que todavía nos deben”

El tema de que si los hombres debería sumarse a la marcha del #8M, discutido dentro y fuera de las paredes de las casas de altos estudios fue algo que se abordó en las asambleas de la Secretaría de la Mujer en La Siberia.


Un nutrido grupo de jóvenes estudiantes se juntó este jueves en La Siberia, en la plaza Vivas nos queremos, dejando las actividades que realizan habitualmente en las facultades. Fue el Encuentro de Mujeres en el complejo universitario previo a la marcha del #8M en donde hubo un debate y luego continuaron hasta las 15 pintando carteles y pancartas, como también preparándose, con maquillaje y distintos atuendos, para salir hacia la plaza San Martín.

El clima que se vivió entre las chicas de distintas facultades era de puro entusiasmo y camaradería. Entre pincelada y escritura de carteles, dialogaron con El Ciudadano sobre la importancia del Paro Internacional de Mujeres, de los reclamos colectivos por la igualdad de género, el tratamiento del proyecto de ley de Emergencia Nacional en Violencia Contra las Mujeres y que las universidades cuenten con guarderías.

María Sol, estudiante de Ciencia Política y miembro de Alde, dijo estar “muy emocionada”, incluso desde el 22 de enero, fecha en la que se organizaron distintos encuentros para planificar las actividades del #8M.

De cambios, avances y encuentros

“En cuanto a cambios en relación a otros años creo que la historia del movimiento de mujeres tiene muchos años en la Argentina y principalmente uno de los lugares en donde más nos organizamos fue en los encuentros nacionales, que este año será el número 33, por lo que también cuentan con una historia muy larga”, dijo María Sol.

Mientras escribía y pegaba pancartas que luego llevaría a la marcha, la estudiante dijo: “El Paro Internacional de Mujeres es un avance muy grande porque nosotras salimos a exigir cosas que todavía nos deben, nos siguen matando a una cada 26 horas, nos cuesta más conseguir laburos, nos cuesta más mantenernos en las facultades porque no tenemos las guarderías, es una situación que cada vez se ve más que somos violentadas todo el tiempo y no nos callamos más”.

Firme en sus convicciones, María Sol dijo que este paro, que es el segundo, fue más masivo que el anterior porque participan unos 50 países.

“En Rosario el movimiento de mujeres es como un faro en el país, siendo el de mayor convocatoria. Nos dejó una experiencia muy grande y fue la que trasladamos a las asambleas, tanto en las formas de organizarnos en las comisiones de trabajo, plenarias o en las mismas asambleas en donde todas volcamos lo que sentimos. Los foros y los talleres son las actividades que más nos nutren de los encuentros, incluso gracias a estos lugares de encuentro y en los sitios en donde cada una de nosotras militamos, nos llenan de herramientas porque te vas nutriendo de un montón de experiencia”.

Para Carla, estudiante de Ciencia Política, “el feminismo avanzó un montón, se sumó mucha gente”, lo que se ve, según ella, con mucha más claridad en la convocatoria de las últimas asambleas.

Que decidan ellos

El tema de que si los hombres deberían sumarse a la marcha del #8M, discutido dentro y fuera de las paredes de las casas de altos estudios, fue algo que se abordó en las asambleas de la Secretaría de la Mujer en La Siberia.

“En la asamblea previa, justamente, hablamos de que el accionar de los hombres quede a opinión de cada uno y cómo se quieran sumar, que decidan ellos, que no seamos nosotras las que le tengamos que decir lo que quieran hacer o cómo hacerlo. Si ellos quieren venir (a la marcha) no se lo vamos a prohibir. Yo por lo menos pienso de esa manera”, consideró Carla.

La estudiante también dijo que “si los hombres quieren aportar este día ayudando en sus casas, con su familia, o cubriendo a alguna compañera en su trabajo, es bienvenido”.

Cambios a partir del Encuentro Nacional

“Sí, creo que todas las mujeres que se propusieron llevar adelante el feminismo y demostrarlo han podido hacerlo. En la asamblea de mujeres en la que se decidió la marcha de este 8 de marzo, hubo más de 300 mujeres y fue mucha la diferencia con respecto a los últimos años. De hecho, se estima que este jueves vayan cerca de 70 mil personas a la marcha que es casi la misma cantidad que hubo en el Encuentro Nacional que se hizo en Rosario y que convocó a mujeres de todo el país”, concluyó Carla.

Ley de Emergencia Nacional

“Desde hace mucho tiempo venimos reclamando la ley de Emergencia Nacional en Violencia Contra las Mujeres, que es una lucha muy importante actualmente porque la realidad es que valemos muy poco para el gobierno: no destinan presupuesto para refugios, para contención, trabajo digno para las compañeras que sufren violencia y en ese contexto pierden herramientas y es necesario que el Estado de una respuesta. Salimos para exigir profesionales capacitados en perspectiva de género, que es una de las luchas más grandes que nos damos dentro de la Universidad, en especial por cambiar o transformar los planes de estudio, en conjunto con las guarderías para nuestros hijos y el protocolo. Me parece que este paro va a ser muy positivo”, finalizó María Sol.

Si te gustó esta nota, compartila