Edición Impresa, Policiales

Tribunales

Reclaman esclarecimiento por crimen de un militante social

A dos años del asesinato de Cristian Aquino, organizaciones sociales pidieron que se profundice la investigación.


Con una radio abierta frente a Tribunales provinciales, organizaciones sociales y familiares de Cristian Aquino, el militante social de 37 años asesinado en abril de 2015, reclamaron, a dos años de su muerte, que se “esclarezca el crimen y sus móviles políticos”. Los manifestantes, entre ellos la mujer de Aquino en representación del hijo de ambos de dos años, expresaron su desacuerdo a que el presunto autor de los disparos, menor de edad, firme un juicio abreviado. Sobre ese punto, la fiscal Cristina Herrera aclaró ayer que rechazó el acuerdo tras conocer la voluntad de la familia de continuar con el proceso; y explicó que previo a eso la ex mujer de Cristian, junto a una hija, no habían ofrecido obstáculos.

“El asesinato de Aquino sí fue un ajuste de cuentas. El empresario ordena. El gobierno obedece. La Policía libera. El soldadito dispara”, rezaba una pancarta desplegada en la esquina de Balcarce y Montevideo. Al respecto, desde la Coordinadora Antirrepresiva Rosario (CAR) explicaron que el militante asesinado había sufrido varias veces amenazas relacionadas a su enérgica participación en diferentes conflictos laborales de la ciudad, la última 15 días antes de su muerte.

Por eso pidieron que se profundice la investigación penal que lleva adelante el fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte, gestión sobre la que dijeron estar disconformes. Según ese reclamo, el fiscal no citó a declarar a testigos ofrecidos por la querella relacionados a las amenazas previas que sufrido la víctima, porque la única hipótesis que baraja es que la muerte fue por una “simple riña barrial”.

Según esa línea, la noche de su muerte Aquino (quien vivía en Villa Gobernador Gálvez con su mujer a punto de dar a luz) fue a la casa de sus hijos mayores, asentados junto a su ex en villa La Lata, porque la nena, preadolescente, le había avisado que tenía un problema con un vecino. Por eso, luego de pasar por el domicilio de Gaboto al 1500, Cristian se acercó al joven en cuestión que se encontraba con sus amigos en una esquina, y tras increparlo se armó una desigual pelea a golpes de puño. Mientras Cristian estaba trenzado en lucha con varios muchachos, uno de ellos fue hasta su casa a buscar un arma y le disparó. “Ninguna de las ocho personas que golpearon salvajemente a Cristian, sin motivo aparente, y lo retuvieron para que el chico (menor de edad) vaya a buscar un arma y le dispare fueron imputados”, dijeron ayer los manifestantes, que además de exigir que se investiguen móviles políticos en el crimen reclamaron que sólo haya un detenido por la autoría material, a disposición del juzgado de Menores Nº 4, y un joven prófugo.

Aquino fue un activo militante rosarino que surgió del cierre del Lavadero Virasoro. En la década siguiente formó parte de distintas agrupaciones como la Cooperativa de Herramientas Unión, Manos a la Obra, Asamblea Vecinos de la Sexta (Ituzaingo 60 Bis), y la Coordinadora de Asambleas de Trabajo, entre otras.

Comentarios