Policiales

El pedido de la familia de Pichón

“Que la Justicia federal no lo vuelva a desaparecer”

A dos meses de que se cumplan los tres años de que Gerardo Escobar fuera desaparecido y asesinado, familiares y amigos hicieron una intervención frente a la Fiscalía federal, Entre Ríos al 700, para exigir que la causa no siga estancada. También repartieron volantes en la peatonal Córdoba


“Queríamos hacer la intervención con el repaso de lo que pasó con Pichón frente a la Fiscalía federal para que la Justicia federal nos escuche. Estuvimos con las máscaras (que tenían la cara de Gerardo) para que por más que la Justicia lo siga despareciendo, él va a seguir apareciendo por todos lados”, dijo Luciana Escobar, hermana de Pichón.

Con respecto a las pericias que faltaban entre las que se encuentran medidas forenses específicas y de algunos celulares, Luciana explicó que desde la querella les cuesta el triple poder conseguir más pruebas. “Se hace muy difícil porque se va desgastando todo. Desde un principio estuvieron pedidas pericias de partes del cuerpo de mi hermano que no se hicieron todavía. Todas esas maniobras y esos manoseos son con lo que nos encontramos hoy a dos años y diez meses. Específicamente hace 1.027 días que no se investiga. Los fiscales y jueces van y vienen. Miran la causa y la dejan metida entre otros papeles”.

Para Guillermo Campana, represente de la familia de Gerardo en la querella, preocupa la falta de compromiso de la Fiscalía (federal) como institución para investigar el caso. “Faltan peritar teléfonos celulares como por el ejemplo el de Pichón que se hizo mal”, contó el abogado mientras que Luciana explicó esa situación: “El celular de Gerardo fue enviado a peritar Estados Unidos, nos dieron a entender que hay registro hasta mayo de 2015. No entendemos eso, él desaparece en agosto y el GPS dio en los días de búsqueda que estaba en la casa de uno los patovicas”.

Pichón desapareció la madrugada del 14 de agosto de 2015. Fue visto por última vez en el after La Tienda, de Tucumán y Sarmiento, donde una cámara de seguridad lo captó siendo golpeado por un patovica. Su cuerpo apareció flotando en el río Paraná, a la altura del Parque España, una semana después. La causa comenzó a ser investigada por la justicia provincial y luego pasó a la federal como desaparición forzada de persona, con cinco detenidos (tres patovicas y dos policías). En diciembre de 2016, el juez Marcelo Bailaque los sobreseyó, les devolvió la libertad y se apartó de la pesquisa. La Cámara de Apelaciones revocó esa decisión con falta de mérito, quedando abierta la posibilidad de que los acusados puedan ser juzgados. “Luchamos mucho para que la causa pase a la Justicia federal y para que se considere desaparición forzada de persona. El caso tuvo muchos fiscales. El fiscal del año pasado no lo conocí porque iban y venían, nadie tomaba la causa. Ahora la fiscal federal Adriana Saccone quedó a cargo. Estuvo de vacaciones. Todavía no la conocí y la causa sigue estancada”, remarcó la joven mientras algunas mujeres se acercaban en la peatonal para darle su apoyo y preguntarle si estaban juntando firmas para pedir la celeridad de la causa.

“Si me quedaba en mi casa esperando que la justicia me dé una respuesta, ahora no tendría nada. Hoy hicimos la intervención y la gente se sigue acercando. Vamos a estar en la peatonal repartiendo volantes dando a conocer y recodando el caso de Pichón. Porque no queremos que suceda otro Pichón. No queremos otros pibes desaparecidos”, concluyó la muchacha.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios