El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Liga Profesional

No pudo ser: Newell’s perdió ante Gimnasia y se despidió del torneo


Juan José García

Punto final a la ilusión de clasificar. Newell’s cayó en su visita a Gimnasia en el Bosque y se despidió de la Copa Liga Profesional. El equipo de Javier Sanguinetti arrancó ganando desde el vestuario y tuvo varias chances claras para liquidar el partido en el primer tiempo. Pero después aparecieron los errores defensivos y el Lobo se lo dio vuelta. Ahora a pensar en lo que viene.

La previa del partido

Veintitrés puntos con un 60 por ciento de efectividad. Quinto lugar en la tabla acumulada de cara a las Copas. Un Clásico ganado como visitante luego de 6 años. Los números son un claro aliado de Javier Sanguinetti a la hora de presentar en su currículum este paso inicial en el banco de Newell’s. Y si a esto se le suma una idea clara de juego y una preparación física elogiable, es difícil encontrar algún reproche.

Siempre se puede pretender algo más. No era difícil superar la vara de sus antecesores, con poco alcanzaba. Y Archu hizo más que un poco. Pero esta buena campaña puso a la Lepra de cara a un objetivo más ambicioso: clasificar a cuartos de final. Y estando tan cerca, no alcanzarlo va a generar algo de bronca, en Sanguinetti, en los jugadores y también en los hinchas.

Newell’s visita a Gimnasia desde las 16 sabiendo que la clasificación está en sus manos. Si gana, será tercero. Y a los dos días se cruzará con poco descanso ante Boca -ese es otra historia-. Un empate, en tanto, lo dejará expuesto. Necesitará que Argentinos no le gane a los suplentes de Unión y Defensa no haga lo mismo con el débil Patronato. Con este panorama, igualar con el Lobo podría dejarlo sin boleto.

Gimnasia también tiene chances, aunque deberá ganar y también esperar por alguno de los otros dos resultados. Para Newell’s no es mala noticia que el Lobo tenga chances. Jugará obligado, sin poder especular. Saldrá a ganar, tendrá el apoyo y la presión de su gente. Y eso para el Rojinegro puede ser un buen negocio a la hora de plantear el partido.

Cuando se juega un partido catalogado como “final”, es necesario tener buen ánimo, óptimo estado físico y una idea de juego. Y Newell’s puede ponerle un tilde a los tres ítems, aunque hay futbolistas que necesitan levantar su rendimiento. Léase Nico Castro, Francisco González e incluso Pablo Pérez. Desde lo físico la duda pasa por Juanchón García, ausente dos partidos por problemas musculares. Newell’s lo extrañó, sin dudas. Lo necesita como el aire para conseguir esta victoria.

Derrotar a Gimnasia será para Newell’s un bonus impensado cuando inició el torneo. Y al estar tan cerca, al verlo posible, tangible, entusiasma. Mucho más si se tiene en cuenta que avanzar a cuartos es estar a tres partidos de un título. Y eso si sería casi un milagro.

Newell’s es otro equipo. Tiene otro porte, se hace respetar. Ilusiona aunque hace dos meses las expectativas eran pocas. ¿Le alcanza para ir por más? Tal vez sí, tal vez no. Pero hoy con Gimnasia será una buena prueba para saber dónde está su techo.

Comentarios