Política

Jefe de Gabinete

“Las cosas no están tan mal como algunos andan diciendo”

Marcos Peña defendió este miércoles en su informe de gestión en Diputados la política económica del gobierno de Mauricio Macri y en particular el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en tanto que negó que haya una “crisis estructural”


Peña, expuso un nuevo informe de gestión del Poder Ejecutivo ante la Cámara de Diputados.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, defendió este miércoles la política económica del gobierno de Mauricio Macri y en particular el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en tanto que negó que haya una “crisis estructural” y que “las cosas estén tan mal como algunos están diciendo”.

“Tampoco las cosas están tan mal como están diciendo algunos, no es cierto que estemos ante una crisis estructural como otras que existieron en nuestra historia argentina. No son ciertas muchas cosas que se están diciendo, respecto a, según cifras oficiales, la destrucción de empleo, la pérdida de poder adquisitivo”, sostuvo el funcionario al exponer en la Cámara de Diputados el informe 112 de gestión.

En cambio, se dedicó a encomiar los pasos dados por el gobierno desde que asumió, período en el que, según dijo, se logró poner “cimientos firmes a la economía argentina para romper la mediocridad de los últimos años”.

El ministro reconoció las “dificultades” que el país atraviesa fruto de la “inestabilidad cambiaria”, y admitió el impacto que esos temblores tuvieron en la “desaceleración” del crecimiento económico.

“Producto de esa crisis cambiaria, empezamos a observar a partir de mayo que seguramente las cifras que veremos en junio y julio y en adelante ese crecimiento que tuvimos en el primer cuatrimestre se desacelere o en algunos casos se transforme en caídas, afectando la creación de empleo y alejando nuestras metas inflacionarias producto de esa devaluación”, reconoció.

En este marco, justificó la decisión del gobierno de recurrir al finaciamiento del FMI como antídoto para recuperar la estabilidad.

Destacó que esta reacción que tuvo el gobierno frente a un panorama adverso, que podría haber derivado en “una crisis mucho más profunda”, se tomó “sin especular” con “los costos” en “el corto plazo”, pensando únicamente en “la responsabilidad de largo plazo”.

“Accionamos antes de que sea tarde, de que sea una crisis mucho más profunda, tomando la decisión, sin especular con el corto plazo, de acudir a la fuente de financiamiento del FMI para de esa manera blindar de mayor manera las necesidades de financiamiento que teníamos por delante”, explicó.

Y agregó que eso fue posible “gracias a la confianza prácticamente unánime que existe en el mundo para con nuestro presidente y el rumbo económico”.

Al respecto, aseguró que el acuerdo con el FMI “va a permitir reducir esa vulnerabilidad externa” que tenía la economía, y “va a permitir atravesar estos meses con más tranquilidad”.

Aclaró, sin embargo, que esto “obviamente no nos resuelve los problemas, como tampoco los genera”.

Fuerzas Armadas

En otro orden, Peña calificó este miércoles como “falso” que el gobierno pretenda, a través del decreto de reforma militar, que “las Fuerzas Armadas hagan tareas de seguridad interior”.

“El decreto de ninguna manera vulnera ni plantea ninguna modificación a las leyes ni a los consensos de Seguridad y Defensa de nuestra democracia. Es falso que se busque atravesar los consensos democráticos. Es falso que queramos que las Fuerzas Armadas hagan tareas de seguridad interior”, apuntó durante su exposición en la Cámara de Diputados.

Peña dijo que, en cambio, lo que plantean es que las Fuerzas Armadas asuman una función de “apoyo logístico en la seguridad interior”.

“Más allá de la burda utilización política que se ha querido hacer, no hay ninguna vulneración, no hay ningún fantasma que se quiera agitar, ni ninguna intención de usar las Fuerzas Armadas para otra cosa que no sea darle una tarea útil, contemporánea, que lo reconcilie con su tarea de futuro con todos los argentinos”, recalcó Peña.

En una chicana al Frente para la Victoria, destacó que “no son las Fuerzas Armadas de un proyecto nacional y popular; son las Fuerzas Armadas de toda la República Argentina”.

El ministro coordinador explicó que además de conferirle atribución en “apoyo logístico” a la seguridad interior, la reforma militar también apunta a que las Fuerzas Armadas puedan cooperar con las fuerzas de seguridad en zonas de fronteras, a través del “aporte de medios militares en materia de transporte, mejora de caminos y construcción de puentes y accesos”.

“Esto significa que el Sistema de Defensa Nacional no combatirá el narcotráfico o el crimen organizado, solo brindará apoyo logístico”, precisó.

En este marco, aseguró que “las Fuerzas Armadas no van a tener misiones por fuera de los que establece la ley de Defensa, la ley de Seguridad Interior, la ley de reestructuración de las Fuerzas Armadas y la ley de Inteligencia”.

Cruce con Moreau

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, negó este miércoles “haber trabajado la campaña presidencial” del presidente Mauricio Macri con la empresa británica Cambridge Analytica y, al cruzarse por ese tema con el diputado del Frente para la Victoria Leopldo Moreau, aseguró que se trata de una “conspiración fantasiosa” y un “intento canallesco” de “instalar la palabra fraude” en la política doméstica.

“Su conspiración fantasiosa carece de todo fundamento de la verdad y es un canallesco intento de instalar la palabra fraude en la República Argentina. Lo repudiamos y los instamos a seguir discutiendo en democracia en las urnas, mejorando nuestro sistema electoral pero no cayendo en ese recurso tan bajo sin ninguno tipo de fundamento”, insistió el funcionario macrista, quien salió con los tapones de punta contra Moreau durante su intervención en la Cámara baja, donde asistió para presentar su informe de gestión.

Fue luego de que el diputado kirchnerista de extracción radical recordara la reciente confesión registrada por una cámara oculta del ex CEO de Cambridge Analytica Alexander Nix, en la que remarcó que la compañía “trabajó en Argentina” para las elecciones 2015 en una campaña a través de las redes sociales contra el Frente para la Victoria.

Para Moreau, los hechos revisten una “enorme gravedad” y tiene la característica de “una campaña clandestina”, por lo que pidió que el Gobierno impulse una “comisión investigadora” en el Congreso.

“Negamos haber trabajado la campaña presidencial con Cambridge Analytics. Negamos cualquier apropiación de base de datos. Negamos que nosotros hagamos campañas de difamación, fuimos víctimas de varias. Negamos usar recursos públicos para trolls. Negamos vínculos del presidente con Cambridge Analytics”, contestó el funcionario.

Moreau también se hizo eco de una investigación periodística que le atribuyó a Peña un presupuesto de 200 millones para gestionar “trolls”.

“Es público y notorio que usted maneja un enorme presupuesto para manejar trolls”, acusó Moreau, que agregó: “No puede haber recursos públicos o privados volcadas a la manipulación de la opinión pública”.

La réplica de Peña llegaría minutos más tarde: “Eso fue la política de comunicación de su gobierno, eso fue «678», los locutores militantes en «678», la utilización de Télam para fines políticos”, disparó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios