Policiales

La coqueta casa donde ocultaban autos robados: imputaron a tres hombres por encubrimiento

Uno de ellos quedó preso hasta febrero en forma preventiva ya que se hizo cargo de los dos coches que efectivos policiales hallaron en la vivienda de Brassey al 7900, tras seguir las coordenadas del GPS después de una entradera


En la vivienda de alquiler también se hallaron gran cantidad de ropas policiales.

Tres hombres fueron imputados este viernes por usar la vivienda que habitaban en barrio Fisherton como depósito de autos robados. El caso se conoció el pasado miércoles cuando personal del Comando Radioeléctrico llegó a una coqueta casa de Brassey y Sánchez de Loria siguiendo las coordenadas del GPS de un coche que había sido sustraído la noche anterior en una entradera. Allí los agentes se toparon también con otro vehículo con pedido de captura y un bolso lleno de ropa policial. De los tres imputados uno quedó preso hasta febrero en forma preventiva; otro recuperó la libertad, caución y reglas mediante. Mientras que el restante seguirá con prisión domiciliaria que ya había sido dictada por el juzgado federal.

El hecho que disparó la investigación fue un caso de entradera. A las 21 del martes pasado, un jubilado que vive en Vélez Sarsfield al 300, corazón del barrio Refinería, llegó a su casa y apenas entró su Chevrolet Cruze a la cochera, sintió el frío de una pistola apoyada en la sien. Eran dos asaltantes que habían ganado el interior de la casa, y en un santiamén lo encerraron junto a su pareja y se alzaron con 60 mil pesos, dos celulares, dos televisores y el auto. Lo siguiente, cuando las víctimas se sobrepusieron al susto, fue la denuncia en la comisaría 9ª de Arroyito.

El trámite ante la seccional resultó valioso, ya que el hombre aportó el GPS de la empresa de alarmas de monitoreo que había contratado. Al mediodía del día siguiente, las coordenadas ubicaron al coche en una fastuosa casa de Brassey al 7908, esquina Sánchez de Loria, en Fisherton. La casa –en realidad dos propiedades que comparten un patio– supo ser propiedad de una tradicional familia que supo dedicarse al rubro oftalmológico y se encuentra en venta pero alquilada, según la publicación de una empresa inmobiliaria.

Cuando personal policial llegó, vio a través de un portón entreabierto un Cruze idéntico al buscado, señalaron entonces voceros policiales.

Lo siguiente fueron corridas dentro de las distintas habitaciones de la mansión. Una fuente del caso refirió: “Un hombre se asomó por el portón y al ver que era la Policía salió corriendo hacia dentro de la casa y fue alcanzado en el patio delantero. Un segundo joven intentó esconderse en otro sector de la casa por lo que los efectivos fueron tras sus pasos y lograron detenerlo. Mientras que en otro sector de la finca se aprehendió a un tercero que posee colocada una tobillera electrónica y dijo estar cumpliendo un arresto domiciliario por una causa federal”.

Además del Cruze, que resultó ser el robado en la entradera de barrio Refinería –según aseguró el dueño que se acercó al enterarse del procedimiento por el noticiero–, los efectivos del Comando hallaron uniformes policiales, handies, celulares, llaves de vehículos, precintos y hasta una máscara del personaje Jason, de la franquicia de terror de Hollywood Viernes 13, confiaron fuentes del caso.

El hombre que tenía una pulsera electrónica resultó ser Ángel Clemente R., de 49 años, quien contaba con una medida de prisión preventiva por una causa que tramita en el fuero federal por infracción a la ley de estupefacientes ya que había sido detenido en esa misma casa en septiembre de 2019. Los otros dos aprehendidos son dos jóvenes del mismo apellido: Alexis Axel, de 20, y Ángel Gabriel R. M., de 27. En el lugar los uniformados del Comando secuestraron con pedido de captura: una Ford Ecosport blanca que había sido sustraída a mano armada el pasado 28 de noviembre en Tucumán al 4100.

El trío quedó detenido y la acusación estuvo a cargo de la fiscal de la Unidad de Flagrancia María de los Ángeles Granato que acusó al trío por el delito de encubrimiento en calidad de coautores: “Se le atribuye a los imputados –tras la comisión de dos hechos de robo calificado cometidos con armas de fuego por personas no identificadas hasta el momento– haber adquirido o recibido los dos vehículos mencionados”.

Según señalaron fuentes judiciales, en la audiencia Ángel Gabriel M. R. asumió la responsabilidad de haber recibido los coches robados. La jueza de primera instancia Paula Álvarez tuvo por formalizada la imputación y dictó prisión preventiva efectiva para este imputado hasta el 17 de febrero de 2021.

En tanto, para el joven de 20 años se dispuso la libertad con reglas de conducta: fijar domicilio, el pago de una caución de quince mil pesos y la firma semanal ante la Oficina de Gestión Judicial. Ángel Clemente continuará en prisión domiciliaria ya que se encuentra procesado por la Justicia federal.

Comentarios