Ciudad

Trans reparadas

“Fuimos muchas las que huimos de un país homofóbico”

Katiana Curcio es una de las 11 trans que recibieron una pensión, obra social y acompañamiento de la provincia por haber sido perseguida durante la última dictadura militar. Esta semana pudo contar lo vivido en una obra de teatro


 

Katiana Curcio huyó de Argentina en 1977 para seguir viva. La dictadura le había quitado a su compañero, Agustín, un estudiante de arquitectura de Rosario. La perseguían porque ella había nacido varón, pero no quería serlo. Perú, Colombia, Bolivia y Chile la recibieron aunque solo llegaba a fin de mes si se prostituía a fuerza de amenazas y drogas. Tres años después volvió a Santa Fe y le costaba salir a la calle. “Fuimos muchas las que huimos de un país homofóbico”, cuenta a El Ciudadano la semana que se subió al escenario de la Plataforma Lavardén para actuar de sí misma en la obra Finalmente Reparadas. Comparte elenco con cuatro otras trans que fueron víctimas de la dictadura y recibieron este año una pensión y la obra social del gobierno provincial.

Curcio tiene 63 años y supera por mucho la expectativa de vida de las trans en Argentina. Es de una generación marcada por la persecución, el exilio y la muerte. Le dicen Kati y explica que a mediados de la década del 70 vivía con su pareja, un estudiante de arquitectura de la UNR que militaba en organizaciones sociales. “Fue muy triste porque era mi compañero y se lo llevaron de la facultad. Poder subsistir era cruel”, dice entre lágrimas. En esa época ella y otras trans eran víctimas de un proceso político que las reprimió con ensañamiento. Como le gustaba el espectáculo, una persona le prometió un trabajo en un teatro chileno. “Me dijeron que iba a ir a trabajar en una obra, pero era por la tarde. A la noche tenía que prostituirme. No fue mi elección. Me obligaron a tomar alcohol y drogas para tener más aguante”, recuerda.

Curcio volvió a la Argentina en 1980. Tenía miedo salir a la calle y no volver a su casa. De a poco se fue abriendo caminos. De día estudiaba peluquería y cosmetología. De noche tuvo que trabajar en la calle. “Lo bueno que saqué es ser una mejor persona. Conocí lo que es el dolor y poder ponerse en el lugar del otro”, confiesa.

En mayo Curcio recibió la reparación histórica a las víctimas de la dictadura. Fue una de las 11 trans incorporadas a las políticas estatales de acompañamiento y cobra una pensión de la provincia. “Nos ayuda a tener un respaldo. Agradezco a la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual y al gobernador Miguel Lifschitz. Es una forma de mostrarles a todos lo que fue la verdadera historia de las chicas trans rosarinas y santafesinas. Agradezco tener una obra social de la provincia”, dijo ese día.

La primera trans que fue acompañada de esta manera por la provincia fue Carolina Boetti. Ella es actriz, comediante y tiene 55 años. “En aquel momento no teníamos derecho a nada. De las 40 mujeres trans de esa época, sólo quedamos 10. En el camino 30 murieron porque no tuvieron acompañamiento ni del Estado ni de sus propias familia ni de la sociedad”, lamentó Boetti en mayo durante la presentación de la reparación. Ella fue víctima de persecución y privada ilegítimamente de su libertad. Las primeras veces cuando no llegaba a los 18 años. A los 22 años se exilió en Italia y recién volvió en 2009. “Sufrimos muchas humillaciones. Nos echaban de todos lados. No podíamos trabajar o alquilar un departamento. No teníamos derecho a la salud o podíamos almorzar en un bar, por ejemplo. Vivíamos ocultas”, recordó.

Este miércoles Curcio y Boetti estaban contentas porque encontraron una forma de hablar sobre lo que vivieron con Bibiana Blason, Laly Rolón, Marzia Echenique. Entre bailes, plumas, monólogos las cinco trans contaron en Finalmente Reparadas, dirigida por Omar Serra, sus sueños frustrados. “Me hubiera gustado ser actriz desde muy joven. Hay que seguir abriendo puertas y construyendo puentes. Todos tienen que tomar conciencia de lo que está pasando. Todavía falta pero estamos por el camino”, dice.

 

Otorgan beneficio para 5 trans víctimas de la dictadura

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios