Ciudad, Edición Impresa

A sólo 44 kilómetros de la finalización de la autopista

En mayo se habilitará un tramo de 33 kilómetros entre Bell Ville y Leones. Para fin de año estaría completa.

Autoridades de la provincia de Córdoba anunciaron ayer que en mayo se inaugurarán 33 kilómetros nuevos de la autopista que une a Rosario con la capital de la provincia mediterránea, entre las localidades de Bell Ville y Leones. De esa manera, sólo restarán 44 kilómetros para completar la traza, cuya obra se inició en las postrimerías del último gobierno de Carlos Menem, hace más de una década.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, aseguró el 11 de septiembre del año pasado que la autopista se finalizaría en 2010, más precisamente “en el último trimestre” del año, previsión que finalmente se podría cumplir. La estimación oficial sobre la inversión ascendía en ese momento a 2.700 millones de pesos. Ahora ya cuesta más.

El titular de la regional cordobesa de la Dirección Nacional de Vialidad, Raúl Daruich, sostuvo ayer que si bien el hormigón –entre Bell Ville y Leones– está construido, “son necesarias obras complementarias como banquinas, barandas, iluminación y derivadores”. Lo cierto es que en mayo próximo se habilitarán esos 33 kilómetros de autopista en cuestión.

La necesidad de la autopista fue reflotada por las autoridades luego del accidente ocurrido anteayer en cercanías de Bell Ville, sobre la antigua ruta 9 sur, donde hubo cuatro muertos y 39 heridos.

La idea de realizar las obras había sido reactivada en 2003, durante la presidencia de Néstor Kirchner, y contemplaba una inversión total cercana a los 3.000 millones de pesos. Pero sus comienzos se remontan a 1999, cuando Carlos Menem llegó hasta la localidad de Pérez para colocar la piedra fundamental de la obra, que finalmente comenzó bastante más tarde y vio cómo se caía la concesión de su primer adjudicatario, el grupo cordobés Roggio.

En 2003 la obra volvió a  tomar impulso, y las estimaciones oficiales señalan que estará lista a fines de este año. Los trabajos quedaron desde entonces en manos de Vialidad Nacional, que convirtió el proyecto global en pequeñas licitaciones por tramos.

Pero, con el paso del tiempo –los diferentes tramos se fueron habilitando a medida que se completaban las obras– la autopista que todavía no está inaugurada en su totalidad ya comenzó a mostrar fallas. Así al menos lo entiende la diputada nacional del Partido Socialista, Alicia Ciciliani, quien días atrás presentó un pedido de informes en la Cámara baja de la Nación para que “el Poder Ejecutivo arbitre las medidas correspondientes a fin de dotar a la autopista Rosario – Córdoba de elementales medidas de seguridad vial, de las que hoy carece”, a la vez que promovió la realización de obras que faciliten el accionar de los rescatistas y provean de servicios a los automovilistas.

La legisladora santafesina se mostró preocupada “por la reiteración de accidentes en una de las rutas más transitadas del país, que une las dos ciudades más importantes del interior”, y señaló las recurrentes dificultades que encuentran tanto bomberos, policías y ambulancias para la atención de víctimas de accidentes.

“Los bomberos deben cruzar caminando de una mano a la otra para atender a los accidentados, y las ambulancias deben recorrer decenas de kilómetros de manera innecesaria para cambiar de carril por no contar con islas de transición de un sentido de circulación al otro”, ejemplificó.

Comentarios