Ciudad

La noche en disputa

Quejas por ruidos: Fein recibirá a los vecinos de barrio Pichincha

Después de algunos reclamos, y cruces con dueños de bares, tendrán una reunión con la intendenta en el Palacio de los Leones. Desde el sector gastronómico aseguraron que mejoró la convivencia y están dispuestos a conciliar


Después de reiterados pedidos, los vecinos de Pichincha se reunirán finalmente con la intendenta Mónica Fein para reclamar por los “ruidos molestos” en la zona. Del encuentro participarán distintas áreas del municipio. Desde la Asociación Mercado Pichincha aseguraron que en las últimas semanas aumentó la presencia municipal en la zona y reiteraron su predisposición “para escuchar y resolver los problemas”.

El reclamo de los vecinos no es nuevo. En diciembre se agruparon a través de las redes sociales y firmaron un petitorio para que la intendenta Mónica Fein los reciba.

Querían que el municipio intervenga ante “los ruidos molestos y la dificultad para circular en el barrio”, que en los últimos dos años se impuso como sede de bares y cervecerías.

Después de dos reuniones con funcionarios de diversas áreas municipales, el próximo jueves los vecinos se encontrarán cara a cara con Fein para plantearle lo que –dicen- “viven a diario”.

“Hay una superpoblación de boliches. Hay vecinos que lo pasan mal. No duermen por los ruidos, no pueden salir de la casa porque hay motos estacionadas en la puerta, y no pueden caminar porque hay gente en la vereda”, explicó a <El Ciudadano<, María Soledad, una de las vecinas.

La mujer se mudó al barrio hace dos años, pero solía frecuentarlo porque sus hijas vivían ahí. Valoraba el movimiento de la zona, pero dijo que en los últimos años la proliferación de bares escapó a los controles y hoy resulta imposible caminar por ciertas calles, en particular Alvear entre Jujuy y Guemes.

“No tenemos nada en contra de los gastronómicos. Disfruto de caminar de un bar a otro. El problema es el exceso de ruido, la gente gritando en la vereda, los lugares que funcionan por fuera de la habilitación y los trapitos que cobran precios desmesurados para estacionar”, explicó.

En diciembre los vecinos tuvieron una reunión con funcionarios de la Secretaría de Control y Convivencia y de la Dirección de Inspecciones para comentarles la situación. A mediados de enero volvieron a encontrarse. En esa oportunidad, aseguraron que el municipio profundizó los controles. Ahora consideran que no son suficientes.

“El fin de semana pasado había dos guardias de tránsito en una esquina que pedían que nadie doblara cuando en la misma verada había 6 motos estacionadas que no dejaban que una vecina saliera de la casa. Necesitamos que revisen las habilitaciones y la que tiene el poder de accionar es Fein”, agregó.

Predispuestos

Desde la Asociación Mercado Pichincha señalaron que están trabajando en conjunto con personal de la Secretaría de Control y Convivencia municipal, de la Dirección General de Tránsito, y de la Guardia Urbana Municipal (GUM).

“Sabemos que algunos reclamos son puntuales contra algunos negocios. Desde la Asociación los asesoramos pero son problemas que debe resolver cada local en particular. Estamos predispuestos a escuchar a los vecinos, y confiamos en resolverlo para que ellos estén tranquilos y nosotros podamos trabajar”, dijo a <El Ciudadano< Reinaldo Bacigalupo, titular de la asociación que reúne a bares y cervecerías de la zona.

El referente de los gastronómicos aseguró que en las últimas semanas aumentaron los controles municipales en el barrio. Mencionó que no permiten que los autos y las motos estacionen en las esquinas, que hay menos personas en las veredas y que hubo mejoras en la circulación del tránsito. “Vemos que hay mayor seguridad. Hubo mejoras pero lleva tiempo porque el barrio creció rápido y los recursos municipales son limitados”, agregó.

Bacigalupo adelantó que desde la asociación buscarán llevar el proyecto Cuidacoches Solidarios, que actualmente funciona en una parte del corredor Pellegrini, a la zona de Pichincha.

Por su parte, desde la Secretaría de Control y Convivencia confirmaron la reunión con los vecinos y aseguraron que están adoptando medidas para llegar a una conciliación. “Pichincha es un polo gastronómico que eligieron las personas y debemos respetarlo. Buscamos conciliar con los vecinos”, señaló el titular del área Guillermo Turrín.

Lo habían pedido

Concejales de Cambiemos ya venían pidiendo que la Municipalidad haga una reunión entre partes y se esa forma se “pueda alcanzar un acuerdo que beneficie a todos”.

Así lo manifestó anteayer el edil Gabriel Chumpitaz, presidente de la comisión de Seguridad en el Concejo. “Creemos que es necesario debatir esta situación, en la que debemos sostener una importante actividad económica como es la gastronomía en la zona, que brinda decenas de puestos de trabajo, y a su vez garantizar los controles, la correcta circulación vehicular y evitar desmanes para que los vecinos vivan tranquilos”, sostuvo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios