Policiales

Avenida Francia y Fragata Sarmiento

Vecinos de barrio Acindar marcharon contra la violencia policial

Realizaron una marcha para desmentir la versión oficial tras la detención de dos muchachos, acusados de quebrarle el brazo a una agente de tránsito. Este jueves la Fiscalía imputará a los jóvenes apresados y la Defensoría acusará a los efectivos por violencia institucional


Habitantes de Acindar se manifestaron en la esquina de avenida Francia y Fragata Sarmiento. Foto: juan José García.

Joel tiene 22 años y maneja un quiosco que puso en su casa, donde hace una semana vio morir a su mamá y a su hermano de una descarga eléctrica durante una tormenta nocturna. Lucas tiene 23 y trabaja de soldador en una empresa metalúrgica. Está por ser papá y su mujer se encuentra internada por pérdidas en el embarazo. Los dos viven en barrio Acindar y son amigos desde niños. El martes por la noche pasaron un semáforo en rojo y terminaron presos.

La versión de la Fiscalía y del Ministerio de Seguridad fue que golpearon a una agente de tránsito que les pidió los papeles de la moto y terminó con un brazo quebrado. La de los testigos y vecinos fue que una pareja de policías los increpó porque les faltaba un papel del rodado y en vez de llamar a una grúa les exigieron que lleven la moto andando hasta el corralón de tránsito. Ante la negativa, el uniformado tomó del cuello a Lucas y lo empezó a golpear, junto a su compañera, y en el forcejo los dos hombres cayeron sobre la agente que se lesionó.

Los dos relatos quedarán plasmados este jueves en los Tribunales provinciales donde está previsto que la Defensa Pública radique una denuncia por violencia institucional, acompañada por informes médicos, registros fílmicos y testimonios de vecinos sobre apremios ilegales y desmedido accionar policial. Y más tarde, en la audiencia imputativa contra Joel y Lucas, quienes serán acusados por el fiscal Rodrigo Urruticoechea por los delitos de lesiones graves, intento de evasión y resistencia a la autoridad.

Vecinos movilizados

La tarde de este miércoles familiares, amigos y vecinos de los dos jóvenes detenidos realizaron una marcha en barrio Acindar y cortaron la esquina de Fragata Sarmiento y avenida Francia, donde ocurrieron los incidentes. Exigieron la libertad de los detenidos y desmentir las versiones oficiales reproducidas en los medios de comunicación. La movilización contó la presencia de la murga La Cura, que le puso música al reclamo y estrenó su nuevo nombre, La Cura de Josue, en memoria del hermano de uno de los detenidos que tocaba en la banda y falleció el miércoles de la semana pasada junto a su madre en Iriondo al 4800.

“Hacemos esta marcha para pedir la libertad y para aclarar muchas cosas que se dijeron en los medios y no son ciertas. Como que ellos le pegaron a una policía. Eso no fue así. Hay vecinos, testigos y filmaciones que lo demuestran. A mí me golpearon entre varios, me subieron a una camioneta y me pasearon”, dijo uno de los manifestantes que pasó toda la noche en la comisaría y tenía el rostro y los tobillos visiblemente inflamados.

Según explicó, los incidentes se desataron cuando Lucas conducía su moto, acompañado por Joel, y cruzó un semáforo en rojo. Dos policías les pidieron los papeles y les faltaba uno. Lucas les dio la moto, pero el policía le insistió que conduzca sin papeles hasta el corralón. Lucas le explicó que no quería quedarse “a pata” porque después no tenía cómo volver al barrio y le dijo que si querían llevarse la moto que lo hagan con una grúa. Ahí el policía lo agarró del cuello y le empezó a pegar.

Según ese relato, en el forcejeo los dos cayeron sobre la mujer policía que se lesionó y en pocos minutos los móviles policiales invadieron el barrio. Joel y Lucas buscaron resguardo en una verdulería que se llenó de uniformados que los golpearon y esposaron frente a varios testigos. Cuando los vecinos se metieron para explicarles que dejen de pegarles porque eran pibes laburantes del barrio, y que Joel acababa de perder a dos familiares en una tragedia, la tensión creció y hubo represión y balas de goma.

Sin duelo

La hermana de Joel se enteró de la detención porque la fueron a buscar a su casa para que lleve el DNI del joven, que tenía para realizar trámites por la muerte de su mamá. Cuando llegó al lugar y lo vio todo golpeado le agarró un ataque de llanto. Según contó, cuando quiso acercarse la desvanecieron con el golpe de una escopeta en la cara y la patearon en el piso. “Ahí los vecinos empezaron a tirar piedras para que dejen de reprimir, pero fue peor y empezaron con balas de goma”. Y reflexionó: “Ningún ser humano va a defender a otro si no se lo merece. La gente y todas las personas que se metieron lo hicieron porque vieron como los policías les pegaban terriblemente”.

La joven, quien exhibió un certificado de discapacidad, dijo que por la pérdida de conocimiento debieron hacerle una tomografía de urgencia. Y mientras sonaban los bombos de fondo agregó con la voz angustiada: “Está tocando la murga de mi hermano Josue. Todo esto es una mezcla de sentimiento terrible porque no podemos hacer nuestro duelo. El 30 de enero perdimos a mi mamá y mi hermano electrocutados. Estamos hechos bolsa. No le deseo a nadie todo esto que nos está pasando. Gracias a Dios que la gente, mis vecinos, amigos, filmaron todo. Hay videos. Hay testigos. Una vez más digo no al gatillo fácil. Y libertad para Lucas y mi hermano Joel”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios