Edición Impresa, Política

Y la sangre no llegó al río

La comisión de Labor Parlamentaria del Senado a la que convocó el vice Cobos pospuso al final el llamado a sesiones extraordinarias para tratar los DNU. En cambio, abrió una instancia de diálogo con el oficialismo.

quienso

La sangre no llegó al río en la promocionada reunión de la comisión de Labor Parlamentaria del Senado a la que convocó el vicepresidente opositor Julio Cobos. Luego de casi tres horas de debate, el mendocino y los jefes de bloques opositores desestimaron anoche la apuesta de máxima con la que habían amenazado: un llamado a sesiones extraordinarias –de dudoso encuadramiento constitucional– para tratar los decretos de necesidad y urgencia por los que, el primero, se crea el Fondo del Bicentenario y, el segundo, se remueve al titular del Banco Central, Martín Redrado. En cambio, acordaron solicitar una reunión con el oficialismo para consensuar una salida política al conflicto abierto con esos decretos, sorteando la ya abierta vía judicial (ver página 10). “No hay ningún tipo de conspiración”, explicó a la salida del cónclave el titular de la UCR, Gerardo Morales, respondiendo a las críticas del kirchnerismo.

Tras casi tres horas de reunión, los senadores Morales (UCR), Rubén Giustiniani (Socialista), María Eugenia Estensoro (Coalición Cívica), Hilda González (peronista disidente) y Luis Juez (Frente Cívico-Córdoba), entre otros, firmaron un comunicado con pocos puntos. En el escrito abren el juego al oficialismo para llegar a un entendimiento, que podría ser el llamado a una sesión extraordinaria dentro del período de receso parlamentario –que con todo, como marca la Constitución, debería ser convocada con temario incluido por el Ejecutivo– u otra salida a la encerrona. Pero el texto también ratifica que sólo el Congreso puede disponer el uso de reservas del Central, en este caso para el pago de deuda.

“Queremos convocar a una sesión, pero no lo vamos a hacer solos”, bajó los decibeles el jujeño Morales tras el encuentro con Cobos. “Establecemos una primera instancia para lograr un acuerdo con el bloque oficialista, representantes parlamentarios del gobierno nacional”, agregó. Y cerró: “Pretendemos consensuar la fecha con el oficialismo. No hay urgencia ni necesidad en el tratamiento de este tema. Los vencimientos (e deuda) más importantes están en el mes de agosto, por lo que hay que bajar la tensión con la urgencia”. Con lo cual, no se entiende la obsesión por una sesión extraordinaria, pues la apertura del período parlamentario ordinario es en marzo.

Con todo, la alternativa opositora de diálogo, que sucedió a la primera de un llamado unilateral a extraordinarias, cobró fuerza en medio de las versiones según las cuales el gobierno podría dar marcha atrás con el traspaso de las reservas del Central al Fondo del Bicentenario, por el riesgo de que la Justicia de Estados Unidos embargara esos fondos a pedido de los holdouts (bonistas que no entraron en el anterior canje de deuda de 2005), o más precisamente de los llamados “fondos buitres”.

La senadora puntana Liliana Negre de Alonso, del peronismo disidente, avisó que la comisión de Labor Parlamentaria de la Cámara baja –en rigor sus integrantes de la oposición– iba a pedir una reunión urgente con el jefe de la bancada oficialista, Miguel Ángel Pichetto, y que en caso de una negativa oficial a acordar una sesión especial “están establecidos en la Constitución los mecanismos” para resolver la validez o no de los decretos. En este punto, la legisladora argumentó: “Se debe reunir la comisión Bicameral (de seguimiento de los decretos de necesidad y urgencia) y debe ser tratado por el pleno (de cada Cámara). Si la comisión no se expide se debe convocar al pleno”, dijo.

Pero el propio Pichetto reiteró que no fue a la reunión a la que convocó Cobos porque “carece de legitimidad” y aseguró que el DNU con el que Cristina echó a Redrado “está vigente”, pese a la resolución judicial que lo suspendió accediendo a un amparo de la oposición.

 La Bicameral, mañana

 Mientras tanto, se espera que la Bicameral de Seguimiento de los Decretos se reúna mañana para tratar la fallida expulsión de Redrado del BCRA. Los dos secretarios a cargo de la comisión –por falta de designación de su presidente– la kirchnerista Diana Conti y el radical Luis Naidenoff ratificaron ayer esa fecha.

Pero en ese cuerpo bicameral, la nueva composición parlamentaria no permitió avances en una u otra dirección. Todos los temas que se trataron derivaron –incluido el DNU de creación del Fondo del Bicentenario– en un empate en ocho (es el número que tienen los kirchneristas y lo que suman también los opositores).

Fuentes cercanas a Conti revelaron que cuando la Bicameral trate el DNU de remoción de Redrado, “no se descarta un nuevo empate similar al del 30 de diciembre” (cuando se trató el de creación del Fondo del Bicentenario). Y añadieron que la postura del kirchnerismo en ambas cámaras será entonces que “el desempate por ambos sea en la primer semana de marzo, cuando comiencen las sesiones ordinarias”.

Comentarios