Edición Impresa, El Hincha

Una represión injustificada

Newell´s - San Lorenzo. Otra vez la violencia le ganó a la cordura, el chico de la foto sería una de las víctimas por la represión policial.

Desesperación. Un niño fue víctima de la brutal represión policial. Un balazo de goma le impactó en el ojo izquierdo.(Foto: Marcelo Manera)
Desesperación. Un niño fue víctima de la brutal represión policial. Un balazo de goma le impactó en el ojo izquierdo.(Foto: Marcelo Manera)

Otra vez la violencia apareció inesperadamente en las inmediaciones del Coloso y como sucedió hace apenas una semana ante Arsenal, el operativo policial fracasó rotundamente. Esta vez no hubo un “Lunati” que enervara a los hinchas y justificara una represión policial tan brutal como inexplicable. Ayer apenas hubo algunos insultos cerca del vestuario visitante que derivaron en una nueva actuación de los efectivos de seguridad, que una vez más no distinguieron “buenos y malos” y comenzaron a disparar “balas de goma” a mansalva provocando caos, miedo, mucha bronca y lamentablemente heridos. También hubo enojo de hinchas que en su bronca rompieron vehículos y le respondieron con piedras al cuerpo policial. Pero nada justifica una represión donde la ligaron niños, mujeres y hombres sin distinción. Hasta la prensa cayó en la movida. ¿Hacía falta tanta violencia?

Comentarios