Edición Impresa, El Hincha

Cerró el año ganando

Central, con goles de Zelaya y Castillejos, derrotó a Vélez que descontó por error del arquero Hernán Galíndez

Mojó Castillejos. El juvenil delantero canalla marcó el segundo tanto en la victoria auriazul anoche en el Fortín de Liniers.
Mojó Castillejos. El juvenil delantero canalla marcó el segundo tanto en la victoria auriazul anoche en el Fortín de Liniers.

Por: Guillermo Ferretti

Las noticias que llegaban desde Rosario eran las mejores para Central. Banfield ya festejaba su campeonato, y el retorno a Rosario sería normal. Eso, indudablemente tranquilizó a todos. Y en ese todos, están incluidos los jugadores. Por eso, se puede empezar por lo anímico para explicar el triunfo de Central anoche en Liniers. Claro que para redondear una noche propicia, Vélez estaba en otra cosa. Jugó porque lo obligaron para cumplir con el torneo, y eso se notó demasiado.

Un Vélez distendido y despreocupado fue al ataque desde el vamos, pero sin tomar recaudo alguno. En varias oportunidades se los vio a Gastón Díaz y Papa, laterales derecho e izquierdo respectivamente, proyectarse en la misma acción. Ante semejante descuido Central opuso solidez en el fondo, y dos producciones interesantes en los volantes centrales. Tanto Zárate como Paglialunga cubrieron muy bien los espacios, y además fueron prolijos para tratar la pelota. Entonces Vélez que aparentaba dominar, casi no molestaba a Galíndez. Castillejos fue parecido a los siempre cuando despilfarró un mano a mano ante Montoya, pero Zelaya estaba distinto y de sobre pique fusiló al arquero para abrir el marcador. Premio a la concentración de Central, castigo al que juega por jugar.

En el complemento nada cambió demasiado, Central siguió con dientes apretados y Vélez esperando el final. Ahora sí Castillejos anotó, por fin. Y el resultado le entregaba tranquilidad para encarar el tramo final del juego. Gómez siguió lastimando con su endemoniada gambeta, mientras el resto no ofrecía fisuras.

Claro que en el medio, Castillejos y Zelaya malograron un par de chances muy claras. No pasaba demasiado pero Galíndez convirtió un tirito de Cabrera en descuento. Increíble pero real, fueron cinco minutos de tremendo drama en donde el empate amenazaba con llegar. Pero no, Vélez estaba en otra y ni siquiera el impesado regalo del arquero canalla lo despertó. Está claro que en el saldo final, terminó siendo justo. Tres puntos adentro, y objetivo cumplido. Ahora habrá que dar un salto de calidad.

Vacaciones hasta el 2 de enero

Luego de la victoria en Liniers los jugadores canallas quedaron licenciados hasta el 2 de enero, cuando se reencuentren en le country de Arroyo Seco para viajar al otro día a La Cumbre hasta el 9. Regresarán a Arroyo el 10 donde seguirán entrenando a la espera del torneo Clausura. Por otra parte con este triunfo el equipo canalla cortó una racha de ocho partidos sin ganar de visitante ya que el único triunfo había sido en la cuarta fecha ante Chacarita.

Comentarios