Policiales

Villa Gobernador Gálvez

Un vecino lo apuñaló 36 veces y vivió para contarlo

El sospechoso estuvo más de un año prófugo y este martes fue imputado por tentativa de homicidio. La jueza que presidió la audiencia dictó la prisión preventiva en su contra por 90 días.


Emanuel tiene 25 años. En enero de 2017, Edu –su vecino– le pegó 36 puñaladas porque no le dio 10 pesos.

Emanuel tiene 25 años. En enero de 2017, Edu –su vecino– le pegó 36 puñaladas porque no le dio 10 pesos. Ese día, Emanuel no hizo caso al pedido de la plata cuando volvió a pasar por el frente de la casa de Edu, lo apuñaló por detrás. “Me dio en el cuello, en la espalda, en la cabeza, en los brazos. En las manos cuando me quise defender”, aseguró tras presenciar la audiencia en la que fue acusado su vecino. Las marcas se ven a simple vista, para Emanuel la vida cambió rotundamente después del ataque. “No es lo mismo, sabía que estaba suelto. Tenía miedo por mi hija, por mi mujer, yo no estaba tranquilo”. Hoy el sospechoso, identificado como Sergio Eduardo A., fue imputado de tentativa de homicidio. La jueza Paula Álvarez dispuso la prisión preventiva en su contra por 90 días. “Espero que esté preso y se haga lo que se tiene que hacer”, subrayó.

Emanuel entró solo a la sala de audiencias, afuera lo esperó su pareja con su pequeña hija. Se sentó y presenció en silencio el transcurso de la imputación. La fiscal Marisol Fabbro dijo que el 29 de enero de 2017 Emanuel estuvo en la casa de su cuñada en una zona precaria ubicada Mosconi y Mitre de Villa Gobernador Gálvez. Cerca de las cinco salió y caminó por la vía hasta la casa de otro de sus cuñados en la zona de Magallanes y Caseros. El recorrido incluía unos 100 metros, en medio se topó con un vecino al que conocía de vista, sabía que lo apodaban Edu y le pidió 10 pesos.

Emanuel le dijo que no tenía. “¿Cómo no vas a tener plata si trabajás?”, le espetó, y le siguieron insultos. Emanuel siguió caminando pero cuando llegó de su cuñada no había nadie, estaban durmiendo. Se volvió y una vez más pasó frente a la casa de su vecino. Edu se metió adentro. Emanuel caminó unos metros y lo atacaron por la espalda. Sintió que alguien venía a la carrera e intentó atajarse la espalda con el brazo derecho, Edu lo apuñaló por la espalda y le cortó el brazo. Sintió que se le aflojaron las piernas, intentó salir corriendo pero no pudo. Se cayó al suelo y ya no pudo levantarse, sentía como era apuñalado, no paraba de atacarlo sin decir una palabra, relató la víctima.

En un momento lo apuñaló fuerte en el cuello, y lo dejó. Se fue y a los pocos segundos volvió con una bicicleta. Emanuel no podía moverse, le costaba respirar. Le sacó las zapatillas y su reloj pero cuando tenía sus cosas en la mano advirtió que tenían sangre y las dejó.

La víctima quedó tendida en el piso, no había quien lo auxiliara, estuvo unos 45 minutos tirado hasta que llegó la hermana del agresor y lo auxilió, la chica le dijo que fue el Edu. Le avisó a su mujer y junto a otro vecino lo subieron a un auto mientras la víctima decía “fue el Edu, fue el Edu”. Lo trasladaron al Hospital Gamen de Villa Gobernador Gálvez y de allí a un sanatorio privado donde lo intervinieron quirúrgicamente. El muchacho quedó internado en terapia intensiva.

Al día siguiente un llamado al 911 avisó que el sospechoso había vuelto a su casa a sacar sus pertenencias. La madre del sospechoso se presentó en la casa de la víctima y pidió disculpas, dijo que su hijo le contó que había apuñalado a alguien y le pidió refugio pero no sabía a quién.

Prófugo

Un familiar de la víctima acercó el dato de que el agresor, identificado como Sergio Eduardo E., podía estar en un horno de ladrillos donde trabajaba. La policía fue hasta el lugar y un trabajador del horno le dijo que el muchacho hacía 8 meses que no trabajaba allí pero el día anterior se presentó pidiendo trabajo. Se fue con una negativa pero al otro día, el 1º de febrero, volvió y dijo que se tenía que ir a Buenos Aires por problemas y en un descuido se robó un caballo y se fue gritando “te cabe el caballo”.

El 4 de marzo de este año fue detenido en la vía pública, apuró el paso cuando vio a la policía. Entonces lo pararon y tras indentificarlo se determinó la existencia de una captura por el hecho y quedó preso.

Este martes la fiscal imputó a Sergio Eduardo A. por el delito de homicidio simple y pidió la prisión preventiva. El sospechoso prefirió no declarar y la defensora oficial María Laura Blasich cuestionó la medida cautelar y pidió un arresto domiciliario. Finalmente la jueza Paula Álvarez tuvo en cuenta la sindicación de la víctima y de los propios familiares del sospechoso aunque aún no declararon en Fiscalía. También la gravedad de las lesiones –Emanuel fue apuñalado en 36 oportunidades– y dictó la prisión preventiva de Sergio Eduardo A. por el plazo de 90 días.

Al finalizar la audiencia Emanuel contó a El Ciudadano el miedo que le generó todo este tiempo que su agresor estuviera suelto. “Me mudé, tenía miedo de estar en la calle, encontrármelo. Si me hizo esto, iba a poder hacer muchas cosas más”, detalló.

Emanuel tardó bastante en recuperarse de las lesiones y reincorporarse a la vida laboral. La agresión le trajo dificultades para trabajar: “Me perforó los dos pulmones, me agitó más rápido. Es distinta la vida a la que tenía antes. Ahora que está detenido estoy más tranquilo. Espero que quede preso, que se haga lo que se tiene que hacer”.

Si te gustó esta nota, compartila