Edición Impresa, Policiales

Pesado en ascenso

Un Pollo en la banda Los Monos

Leandro Vinardi, de 28 años, fue detenido por el crimen de Sergio Pared, ocurrido en febrero del año pasado en la zona sudoeste. Le atribuyen ser lugarteniente del Guille Cantero luego de la caída en desgracia del clan a partir de la megacausa.


El Pollo Vinardi tiene 28 años, pero parece ser un veterano del mundo del delito. Ligado a la banda del Quemado Rodríguez y amigo del líder de Los Monos, Guille Cantero, al Pollo lo mentan como un pesado en ascenso. Pero Vinardi fue detenido hace pocos días, luego de estar casi dos años prófugo, acusado de matar a un supuesto contrincante en la disputa por territorio narco en la zona sudoeste. Según investigadores, Vinardi fue uno de los alfiles del narcotráfico que intentó apoderarse del negocio en la zona sudoeste tras la caída en desgracia de los “grandes jefes”. Ahora, a entender de estas fuentes, sus jefes le soltaron la mano.

De acuerdo con voceros policiales, eran más o menos las 4 de la tarde del pasado domingo 27 de julio. Dos uniformados del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional II patrullaban la zona de Ayacucho y Arijón cuando vieron acercarse un auto BMW negro.

Por motivos que se desconocen, los policías decidieron parar el coche pero, ante su señal de alto, los tripulantes del vehículo intentaron escapar sin suerte.

Dentro del auto en cuestión viajaban Iván Andrés V., de 19 años, Nicolás Iván G., de la misma edad, y Leandro Vinardi, de 28 años, quien tenía pedido de captura del Juzgado de Instrucción 10ª. Lo buscaban por el homicidio de Sergio Pared, ocurrido el 14 de febrero de 2013, en Doctor Riva al 2700.

Pared murió luego de recibir un tiro en el pecho por parte de dos personas que, al pasar por la puerta de su casa en un Chevrolet Astra, le dispararon con un arma calibre 9 milímetros desde corta distancia, sin mediar palabra. Tenía 50 años.

Aquel día, familiares de la víctima aseguraron a los investigadores que en el Astra viajaban el Pollo Vinardi y Walter, un muchacho sobre el cual, a la fecha, no se conocen mayores datos, sólo que lo apodan Macaco.

Pistolero en ascenso

Con el arresto de Vinardi cayó un pesado de la zona sudoeste, sindicado lugarteniente del clan Cantero que no llegó a estar salpicado en la megacausa por asociación ilícita que instruye el juez Juan Carlos Vienna.

Según un viejo detective, el Pollo arrancó como soldadito. Desde joven se hizo conocido en Puente Gallego, su barrio de crianza, como “un tipo que iba al frente”. Fue su fuerza de voluntad y su falta de escrúpulos –a decir de esta fuente– lo que lo acercó con velocidad a Los Monos, haciendo migas enseguida con Máximo Ariel Cantero, alias Guille, el menor de los hijos de “el Ariel” Cantero, prófugo en la megacausa.

El Pollo estuvo investigado en el caso Walter Cáceres, un chico de 14 años que fue asesinado el 4 de febrero de 2010, cuando el colectivo en el que viajaba, junto con la barra brava de Newell’s, fue atacado en barrio Las Flores. Aquel día, propios y ajenos aseguraron que el verdadero blanco era Diego “Panadero” Ochoa, el sucesor de Roberto “Pimpi” Caminos al frente del paravalanchas leproso. Según una versión que corre en la propia pesada rojinegra, el Panadero se enteró de lo que iba a ocurrir a tiempo y cambió su butaca del micro con el adolescente.

Por el hecho, Pollo Vinardi fue detenido bajo acusación de ser uno de los homicidas –en calidad de coautor–, en el marco de la investigación por asociación ilícita en que quedó englobado aquel crimen. Sin embargo, no llegó a juicio por falta de pruebas. El caso quedaría impune al ser absueltos los tres encausados que llegaron al debate, entre ellos el luego asesinado Claudio “Pájaro” Cantero, hermano mayor de Guille.

Pero la relación Vinardi–Cantero también quedó asentada en otras fojas de los Tribunales provinciales. En 2008, Guille y el Pollo, tras un arresto poco claro, se vieron envueltos en un caso en el cual uniformados del Comando Radioeléctrico fueron acusados de exigirle dinero a otro joven que estaba con ellos, a cambio de su liberación.

En ese expediente, ambos quedaron sólo como testigos de un apriete sobre un tercero. Finalmente, cinco policías fueron condenados el año pasado a cinco años de prisión por sacarle 50 mil pesos a la mujer de la víctima.

De acuerdo con fuentes del caso, Vinardi también fue compañero de andanzas de Sergio “Quemado” Rodríguez y su fallecido hijo Maximiliano, el Quemadito. Cuentan que Pollo frecuentaba con ellos las tribunas de Newell’s cuando los Rodríguez pretendieron apoderarse del sillón del Panadero amparados por Los Monos.

La bronca

Según allegados a Sergio Pared, su homicidio estuvo vinculado con un robo. De acuerdo con ellos, Pollo le disparó para robarle dinero que la víctima tenía en su poder para pagarle a un proveedor de su almacén ubicado en Doctor Riva al 2700, unos pocos metros al este de Ovidio Lagos. Sin embargo esta versión no coincide con la de los investigadores, quienes tomaron el homicidio como una pelea territorial por el mercado de estupefacientes. Es que, para ellos, Pared fue “el último vendedor de drogas de la escuela vieja; quien trabajó durante más de 20 años por su cuenta sin ser acusado de nada”.

Los pesquisas establecieron que la zona de trabajo de Pared era lindera con la de Sergio Rodríguez y que periódicamente tenían problemas. Según esta versión, el territorio de los Quemados abarcaba las seccionales 18ª y 19ª, que tienen su límite este en Ovidio Lagos.

De la avenida hacia el río comienza la jurisdicción de la comisaría 15ª, zona atribuida a Sergio Pared. Es por ello que los investigadores consideran que el homicidio en cuestión fue por “un tema de mejicaneo entre vendedores”.

Tras el golpe judicial a la banda de Los Monos con el operativo en La Granada del 31 de mayo del año pasado y después de la saga violenta de venganzas que produjo el asesinato del Pájaro (con muchos de los integrantes tras las rejas o prófugos), algunos de los alfiles de Los Monos que no fueron acusados en el expediente que construyó la División Judiciales a las órdenes del juez Vienna adquirieron preponderancia. “Pollo ya había ocupado el territorio de los Quemados cuando estos quedaron a la intemperie con el Triple Crimen de Villa Moreno (ocurrido el 1º de enero de 2012)”, dijo un vocero del caso. Así lo ubican como quien se encargó de manejar los negocios de Guille Cantero cuando éste y sus tres sindicados lugartenientes cayeron presos por la megacausa.

A su vez, familiares de Sergio Pared aseguraron que, desde el día del homicidio, Vinardi los amenazó un sinnúmero de veces para que levantaran la denuncia que presentaron en su contra. Incluso señalaron que en una ocasión estuvo a punto de matar a una de las hijas del fallecido, luego de tirarles una lluvia de balas con una ametralladora, a plena luz del día.

Vecinos de barrio San Francisquito (en jurisdicción de la seccional 18ª) aseguraron que, hasta pocos días antes de su detención, era muy común ver al Pollo a bordo de su camioneta Toyota Hilux amedrentando a sus contrincantes con armas de guerra.

Como frutilla del postre delictivo, una fuente judicial aseguró que Pollo está sospechado de ser uno de los autores del homicidio de Luis Medina y su novia, Justina Pérez Castelli, sucedido el pasado 29 de diciembre. La versión parte de una hipótesis de la investigación que atribuye el crimen del empresario a Los Monos. Y que ubica como chofer de ese auto que llevó adelante la emboscada a un tal Gitano Andrés, sospechado a su vez en el homicidio de Diego Demarre –vendetta por el asesinato del Pájaro– junto con Guille Cantero.

Comentarios