Espectáculos

Máxima distinción para "Touch Me Not"

Un film rumano se quedó con el Oso de Oro

La película hace una exploración acerca de la sexualidad y la intimidad.

La película rumana Touch Me Not, que presenta una exploración acerca de la sexualidad y la intimidad, dirigida por la cineasta experimental Adina Pintilie, fue premiada este sábado con el Oso de Oro, la máxima distinción que entregó la 68ª edición del Festival Internacional de Cine de Berlín.

Pintilie se convirtió así en la segunda mujer consecutiva en alzarse con el mayor galardón del certamen alemán después de la húngara Ildikó Enyedi, premiada el año pasado.

Por su parte, el estadounidense Wes Anderson consiguió el Oso de Plata al mejor director en la Berlinale por la película Isle of Dogs, una original fantasía animada sobre una pandilla de perros abandonados, ambientada en Japón. Fue el segundo premio en el festival alemán para Anderson, quien también obtuvo el Gran Premio del Jurado en 2014 por la recordada El Gran Hotel Budapest.

Anthony Bajon, a su tiempo, obtuvo la distinción al mejor actor por interpretar a un joven adicto a las drogas que busca reencauzar su vida en una clínica de desintoxicación en La Priere, del francés Cédric Kahn; mientras que la paraguaya Ana Brun ganó por mejor actriz por su papel como una mujer de clase alta en decadencia económica en Las Herederas, de Marcelo Martinessi, la primera película del referido país vecino en participar en la competición de la Berlinale en sus 68 años de historia.

Martinessi también ganó con la referida Las Herederas el premio Alfred Bauer a las películas que abren nuevas perspectivas en Berlín. El film refleja la decadencia económica de una pareja de mujeres de clase alta, de unos 60 años, en Asunción, Chela (Ana Brun) y Chiquita (Margarita Irún), cuyas vidas se ven trastocadas cuando la última termina presa.

El festival contó con la participación de películas argentinas, aunque no compitieron en las secciones oficiales. En ese recorrido, Teatro de guerra, dirigido por Lola Arias, ganó el premio del Jurado Ecuménico correspondiente a la sección Panorama, segunda en importancia del encuentro. La película aborda el conflicto de las Malvinas a través de seis de sus protagonistas, 35 años después de esa guerra, y lanza “un mensaje de reconciliación” tras un conflicto que dejó unos mil muertos entre argentinos y británicos, según apuntó el jurado de uno de los galardones independientes que preceden a los premios oficiales del festival para la sección oficial.

Teatro de guerra es un proyecto que comenzó a raíz de una videoinstalación, en 2014, en la que veteranos argentinos reconstruían historias de la guerra, a lo que siguió una obra de teatro que se estrenó en Londres, y finalmente la película, en la que se combinan todas esas experiencias.

Si te gustó esta nota, compartila