Edición Impresa, Policiales

Un doble crimen cambió los hábitos de una ciudad

Si bien hay dos detenidos, la gente se siente insegura, ya hizo dos marchas y no descarta realizar más.

Los confundió su apodo. Ese es uno de los rumores que ayer corrían por la ciudad entrerriana de Diamante, luego de conocerse la detención de una segunda persona implicada en el doble homicidio de policías registrado el domingo pasado, también oriundo de esta ciudad y también con antecedentes penales. Esta vez las pruebas parecen estar en su contra, ya que las últimas palabras que dijo uno de los policías a un compañero antes de morir y los datos que la madre de este segundo sospechoso habría aportado resultaron clave para que el juez a cargo de la pesquisa ordene que siga detenido. En tanto, los habitantes de la ciudad siguen intranquilos por el suceso y no descartan realizar una nueva marcha en los próximos días. El nuevo arrestado, conocido como Chuequito o Chueco, que cumplió una condena por tráfico de estupefacientes y estuvo involucrado en un homicidio relacionado con las drogas, fue hallado en la zona de islas frente a la costa diamantina, donde buscaba quien lo trajera a este lado del río Paraná.

Desde hace una semana, el ánimo de los habitantes de la ciudad de Diamante, conocida por el festival de doma y folclore que se celebra en enero desde hace 39 años, es otro. El homicidio de los policías Elio Muñoz, de 25 años, y Marcelo Zárate, de 43, registrado en la madrugada del domingo en Eva Perón al 300, a una cuadra de la plaza principal, cambió el humor de los diamantinos, quienes esa misma tarde realizaron una marcha pidiendo el esclarecimiento del caso y otra anteayer a la tarde.

En las horas posteriores al homicidio fue detenido Mauro Ramón R., de 32 años, conocido como “el rosarino”, quien la tarde anterior había estado demorado en la departamental de Policía por arrebatar una mochila a una adolescente en el centro de Diamante. Tras el arresto, funcionarios del gobierno provincial anunciaron que el caso estaba prácticamente esclarecido. “No se descarta absolutamente nada. Hay numerosos testimonios que ubican en el lugar del hecho a Mauro R., y no es algo que hayamos inventado. No estamos buscando un chivo expiatorio”. Esas eran las palabras que a mediados de la semana dio el jefe de Policía de la Departamental Diamante, Ricardo Frank, acerca de la investigación del caso.

Para ello se basaba en la descripción dada por testigos del hecho y en la mochila que el homicida llevaba y tiró luego de matar a los dos uniformados. En su interior, los pesquisas hallaron un trozo compacto de marihuana de casi medio kilogramo, varias balas calibre 9 milímetros, un par de anteojos de sol y varias tarjetas de crédito. Si bien ninguna estaba a nombre de Mauro R., fue detenido esa misma madrugada, mientras dormía en la casa de unos familiares ya que el sábado había ingresado a la departamental de Policía con una mochila similar, indicaron las fuentes.

Pero anteayer a la tarde el caso tuvo un nuevo detenido, al que ahora sindican como autor material de los homicidios. También es rosarino y le dicen Chueco o Chuequito. Su descripción concuerda con los datos aportados por testigos  y “por su prontuario cierra más el tema de la droga incautada y el arma”, confió un vocero, en referencia a que Chuequito tiene antecedentes por tráfico de estupefacientes.

Además, la madre del joven, de 27 años, vive en la ciudad de Diamante y dio algunos detalles que llevaron a la detención de su hijo. La mujer dijo que su hijo no estaba en la casa al momento de los hechos. La mujer, refirieron las fuentes, mencionó que cuando se fue ella le dio unas fotos y algo de ropa que le había lavado, que habrían sido encontradas en el interior de la mochila secuestrada en el lugar del hecho.

Rubén Ricardo F., está detenido en Paraná. En la tarde se absuvo de declarar ante el juez Jorge Barbagelata Xavier, y mañana por la tarde de ayer, será llevado a Diamante, para una rueda de reconocimiento.

Comentarios