Edición Impresa, Sociedad

Sociedad

Tratan prohibición de carreras de perros en medio de amenazas

Entidades proteccionistas y un legislador denunciaron hostigamientos por parte de los llamados galgueros.


El proyecto de ley que prohíbe las carreras de perros en el país será analizado el 16 de noviembre próximo en la Cámara de Diputados, mientras organizaciones iniciaron una campaña para concientizar sobre la importancia de la norma para evitar la crueldad extrema a la que son sometidos esos animales y denunciaron amenazas.

El anuncio, difundido por las organizaciones, fue realizado por el presidente de la comisión de Legislación Penal, Daniel Lipovetzky (PRO), tras el dictamen favorable que obtuvo el texto en ese ámbito el 25 de octubre último. “El 16 es la próxima sesión ordinaria prevista y hemos logrado incluirla en temario. Estamos cada vez más cerca de la protección”, sostuvo el legislador en cuenta de la red social Twitter.

El proyecto, que también obtuvo dictamen favorable de la comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados presidida por Gabriela Burgos (UCR), fue aprobado en agosto de 2015 por el Senado y prohíbe las carreras de perros en el país.

El texto, impulsado por las organizaciones y presentado por la senadora del ARI-Coalición Cívica de Río Negro María Magdalena Odarda, establece la prohibición de las carreras de perros “en todo el país”. Asimismo, castiga con prisión de 1 a 4 años y multas de hasta 80 mil pesos a quien “organice, participe o promueva” esas competencias.

Las organizaciones, tras los despachos favorables que habilitaron el tratamiento del proyecto en el recinto, iniciaron una campaña en las redes sociales de internet para concientizar sobre la importancia de la ley, con el apoyo de personalidades destacadas de diferentes sectores. El proyecto, cuyo tratamiento fue pedido en la plataforma Change.org con la firma de casi 400 mil personas, se analizó en las comisiones de la Cámara de Diputados en el marco de amenazas proferidas por sectores que explotan a los perros sometidos a carreras, conocidos como galgueros, y denunciadas por las organizaciones. Proyecto Galgo Argentina denunció el domingo pasado en su cuenta de Facebook haber recibido amenazas sobre una serie de acciones que galgueros promueven para el día de la sesión. El texto dice: “Ahora tienen rienda suelta, hagan lo que quieran, se puede entrar al recinto y si quieren tirar una vieja de allá arriba, háganlo. Fuimos por las buenas y no conseguimos nada, que se pudra todo”.

Lipovetzky, por su parte, publicó mensajes recibidos en su cuenta de Twitter en los que le advirtieron: “Entró la denuncia penal contra algunos diputados presuntamente estimulados para olvidarse de caballo y poner perro” y “Sos un diputado nacional bastante ignorante porque los animales están protegidos por la ley 14.346, ponete a estudiar”.

La prohibición de las carreras de perros fue promovida por la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, quien publicó el 30 de septiembre un video, que el mismo día fue difundido por el presidente, Mauricio Macri, en el que anunció el envío a la legislatura provincial de un proyecto para “erradicar” esas competencias del distrito.

En la provincia de Buenos Aires, que tiene habilitado por ley un canódromo en Villa Gesell que no está en funcionamiento, las patrullas rurales fueron habilitadas en marzo con poder de policía para actuar de oficio ante la detección o denuncias de de esas competencias. Organizaciones defensoras de animales advirtieron que los perros sometidos a correr carreras viven hacinados en jaulas diminutas, son atados para realizar montas forzadas por la cría indiscriminada de la raza, privados de sus necesidades afectivas, transportados en baúles o cajas, y castigados con látigos. La vida “útil” de esos animales es de menos de tres años y después de un tiempo de competir “quedan completamente destrozados”, advirtieron las organizaciones, y dijeron que “la mayoría son abandonados o sacrificados, porque para sus explotadores, los galgueros, les generan un gasto innecesario”.

Comentarios