Mundo

Lo pidió por internet y lo detuvieron

Texas: buscaba víctima para violarla, matarla y comérsela

En la web hay de todo. La Policía del estado de Florida, en Estados Unidos, detuvo a un muchacho de 19 años, con antecedentes, que solicitó a través de la red una persona para violarla, matarla y practicar el canibalismo


Un joven de Texas buscaba por internet a alguien a quien pudiera violar, matar y finalmente comer, informó este martes la policía del estado norteamericano de Florida. Un agente encubierto de la fuerza de seguridad le tendió una trampa: respondió a los requerimientos prometiéndole una niña y, una vez pactada la cita, lo arrestó.

Alexander Barter, de 21 años, fue detenido en Texas el 19 de octubre por intento de asesinato y de abuso sexual a un menor, entre otros cargos, informó la oficina del alguacil del condado de Brevard, al este de Florida.

“No quiero hacer juegos de rol, quiero realmente violarla, matarla y comérmela”

“Es probablemente el caso más inusual y más desagradable que haya visto”, dijo el alguacil Wayne Ivey en conferencia de prensa.

La investigación comenzó cuando un agente encubierto de este cuerpo policial encontró un posteo en internet en el que Barter detallaba su búsqueda: “Me gustaría probar la necrofilia y el canibalismo y ver lo que se siente matar a alguien”.

Haciéndose pasar por un internauta dispuesto a satisfacer el pedido, el agente le respondió que podía “conseguirle” una niña.

Hubo una conversación en línea en la que Barter admitió ante el oficial que no bromeaba: “No quiero hacer juegos de rol, quiero realmente violarla, matarla y comérmela”.

Agradeció a los policías que lo arrestaran y así impidieran que cometiera los crímenes

El agente encubierto viajó a Texas para reunirse con Barter y entregarle a la supuesta víctima. El joven fue arrestado inmediatamente.

Según la policía, Barter confesó sus intenciones y, tras ser detenido, agradeció a los oficiales por evitar que cometiera esos actos.

Si es hallado culpable, el joven enfrenta una pena de cadena perpetua. “Hay monstruos que andan entre nosotros”, juzgó el alguacil.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios