Ciudad, Edición Impresa

En conflicto

Conflicto en Helados Panda: temen un vaciamiento de empresa

Empleados de la firma protestaron ayer en la puerta de la fábrica ubicada en Villa Gobernador Gálvez porque hace cincuenta días que no entran insumos y está parada la producción. Además, les deben.


Nada dulce es la espera que sostienen los más de cien trabajadores de la empresa Helados Panda, cuya fábrica está en la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez.

Agrupados en el Sindicato de Pasteleros y Afines de Rosario, hace cincuenta días que no producen, no ingresa materia prima y todavía falta completar el pago del sueldo de julio más el aguinaldo. Si bien no están en temporada alta (agosto hasta marzo), la empresa suele fabricar durante todo el año, incluyendo otoño e invierno, lo que no está ocurriendo ahora. Ante esta situación ayer los trabajadores quemaron gomas y bloquearon el acceso al lugar de producción.

“Pedimos intervención al Ministerio de Trabajo de Santa Fe y habrá una reunión el lunes. Es urgente. Son 110 trabajadores y familias en peligro”, explicó José Luis Di Salvo, secretario adjunto del Sindicato de Obreros Pasteleros, Confiteros, Sandwicheros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros de Rosario.

Ayer por la mañana una veintena de trabajadores de la fábrica Helados Panda cortó el ingreso al establecimiento, ubicado en la intersección de San Martín y Camino de los Granaderos en la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez. Según contaron a El Ciudadano representantes del sindicato al que adhieren los empleados, hace cincuenta días que la fábrica no produce. “Y esto es raro aún en la temporada baja (mayo hasta agosto) cuando siempre se mantiene una mínima producción a pesar del frío y la baja en las ventas. Acá tememos que haya un vaciamiento”, precisó, Di Salvo.

Según el dirigente y los empleados no ingresa materia prima a la fábrica y se les debe a los empleados un cuarto del sueldo del mes de julio más el aguinaldo.

El conflicto afecta a 65 trabajadores que están en planta permanente y otros 50 que se suman de forma temporaria en los meses de más actividad.

Los capitales que sostienen la actividad de Panda provienen de Corrientes y no tenían ligazón anterior con la industria del helado.

“La presencia en la puerta busca impedir un vaciamiento, que los empresarios vendan las maquinarias”, agregó el sindicalista. También indicó que el Ministerio de Trabajo provincial tomó cartas en el asunto y esperan un pronunciamiento oficial por estos días.

Consultado por antecedentes de conflictos en Helados Panda, Di Salvo dijo que no hay registros. “En mayo la empresa vendió lo que le quedaba de productos y así pagaron tres cuartas partes de los sueldos de julio. Años anteriores no había habido problemas”, detalló Di Salvo.

La industria del helado en la región es grande cuando se la compara con otros lugares del país. Es habitual que las fábricas y las heladerías tengan una producción y contratación de personal por estaciones. En meses de calor aumentan. Durante el resto del año esa masa fluctuante de trabajadores temporarios suplen el salario con changas u otros trabajos. Aún así, tanto fábricas como heladerías trabajan durante los meses de frío.

“Por suerte hace años que se ha extendido la temporada alta. Tenemos calor hasta abril y algunos días de mayo. Pero esto que pasó en Panda es una sorpresa. Hay incertidumbre en los trabajadores, que temen quedar en la calle”, señaló Di Salvo.

Comentarios