Edición Impresa, El Hincha

Sueño de selección

Debido a su nivel en el Canalla, el hermano de Nicolás estaría en la mira para el partido con Costa Rica.

Guillermo Ferretti

El torneo Apertura de Nicolás Burdisso no habría pasado desapercibido para el cuerpo técnico de la selección nacional. Y aunque todavía no hay ninguna oficialización, se maneja como un secreto a voces que Diego Maradona convocará al defensor canalla para jugar al menos el primer amistoso que se avecina, el 26 de enero ante Costa Rica en San Juan.

De todos modos, Burdisso prefiere no gastar felicidad a cuenta. “Escuché el rumor y lo leí en los diarios, pero hasta que no me llamen no quiero hacerme muchas expectativas”, señaló el defensor, manteniendo su clásico perfil bajo.

Mientras se prepara para disputar los primeros amistosos de esta pretemporada con los canallas, Burdisso dialogó mano a mano con El Hincha. En la charla, además de analizar su presente futbolístico, el marcador central confesó que su hermano Nicolás, con quien mantiene un contacto telefónico permanente, sigue tan de cerca desde la Roma de Italia la campaña del equipo que “se hizo hincha de Central”.

— ¿Sos consciente de que hiciste un muy buen Apertura?

— Creo que todo el equipo lo hizo. Las cosas salieron muy bien. En lo personal siento que me fue muy bien. Quería encontrar ritmo de juego y pude estar en 18 de los 19 partidos del torneo. Y cuando me tocó quedarme afuera (NdR. En la fecha número 18 ante Godoy Cruz en Mendoza) fue más por precaución.

— Parece que para el cuerpo técnico de la selección lo tuyo no pasó desapercibido. Te estarían por convocar para jugar un amistoso ante Costa Rica.

 — Me llegó ese rumor. Pero todavía no hay ninguna confirmación. Por eso no me quiero apurar a festejar. Cuando llegue la convocatoria, si es que se dá, me pondré contento.

—Imaginarás que repitiendo un torneo como el anterior será muy difícil que no lleguen ofertas para que emigres.

—Es algo que siempre pasa. Cuando se destaca algún jugador en Central siempre aparece el interés o de algún equipo de los grandes de Buenos Aires o del exterior. Si el equipo anda bien y uno muestra un nivel acorde al del equipo, es fácil que esto ocurra. Después, está en uno saber cuándo es tiempo de irse.

—De todos modos, la cabeza estará puesta en que el equipo al menos repita lo que hizo el torneo pasado.

—Ojalá que podamos hacer algo un poco mejor. Me parece que si hacemos una campaña similar, vamos a quedar fuera de cualquier problema en el tema permanencia. Pero ojalá que podamos pelear el acceso a alguna copa.

— ¿Qué dijo tu hermano Nicolás del torneo que hiciste en Central?

 —Me felicitó. Está muy contento porque notó un crecimiento futbolístico. Él nos sigue siempre. Esté en la casa o concentrado, se pone a escuchar o a seguir por internet para ver cómo nos va.

— ¿Y no te dice nada para que vayas a jugar con él a la Roma?

—No sabés como rompe las bolas con eso (se ríe). La verdad que sería algo muy lindo, pero por ahora cada uno está en lo suyo. Ojo que él ya se hizo toda la idea, hasta imagina cómo tenemos que jugar. Pero acá todavía tenemos que resolver una situación complicada con Central y no puedo estar pensando tanto en cómo sería jugar con mi hermano. Para eso ya habrá tiempo.

—Lógico, sos joven, pero… no hay que descartar esta posibilidad para el futuro.

—Seguro, seguro, es un sueño. Defender los mismos colores y estar en una misma cancha con mi hermano sería algo espectacular.

—De seguir tanto tu campaña en Central, ¿no se hizo un poquito hincha Nicolás?

—Sí, sí, y no solamente él, también entusiasmo con Central a varios compañeros. Cuando estaba en el Inter de Italia, volvía locos a todos los argentinos del equipo. Ahora hace lo mismo en la Roma. Aunque no hay argentinos, está el chileno Pizarro y un par de italianos más que siguen a Central con él.

—Ahora él te quiere de compañero en el calcio. Pero en el futuro más lejano, podrías traerlo a Central para que termine su carrera.

—Claro. Me vengo a jugar con él (se ríe). Ojalá que se dé alguna vez. Nicolás conoce muy bien cómo se vive el fútbol en Rosario porque vino varias veces cuando jugaba en Boca. Y siempre me habla de la presión que sentía jugando en cancha de Central.

—Y cuando ahora se enfrentan Central y Boca, ¿para quién hace fuerza?

—Mientras yo esté en Central, no tengas dudas, quiere que ganemos nosotros. Lo mismo me pasa a mí. Antes seguía cada partido del Inter. Y ahora hago lo mismo con la Roma.

Comentarios