Conciertos, Espectáculos

talento nacional

Sonoridades de un mundo propio: Soledad Villamil presenta su nuevo disco

Soledad Villamil presenta “Ni antes ni después”, un disco personal y arriesgado, construido sobre composiciones que llevan su firma, alejadas de los patrones de género.


Soledad Villamil, con más de dos décadas de recorrido como cantante y en paralelo a su reconocida trayectoria como actriz, presenta en Rosario, y bajo las estrellas, Ni antes ni después que es, acaso, su disco más personal y arriesgado, construido sobre composiciones propias, cada vez más lejanas de los patrones de género que supo cultivar en sus primeros años.

“El disco retrata un momento, por eso se titula Ni antes ni después, porque habla de mi actualidad, que me encuentra cantando canciones propias y en las que aparezco desmarcándome de algunas formas que me acompañaron en estos años, dando un paso más hacia adelante”, expresó Villamil a la agencia de noticias Télam.

Soledad Villamil presentará Ni antes ni después este sábado, a partir de las 21, en la Terraza de la Cúpula de Plataforma Lavardén, de Sarmiento y Mendoza, donde también se venden las entradas.

Ni antes ni después es el cuarto disco de Villamil, con 11 composiciones propias y una canción inédita del uruguayo Jorge Drexler. El material está acompañado por un DVD dirigido por Federico Olivera (pareja de la actriz y cantante), que incluye el mini documental titulado Capa sobre capa, con un registro de la intimidad del disco.

“Vengo de una progresión porque en mis discos anteriores hubo cero, dos y cuatro canciones originales; hay una evolución. Muchas de estas canciones que fueron grabadas, me acompañan desde hace tiempo; otras son recientes, pero me sentí confiada de lanzarme en forma desenfadada, con la mayor exposición que implica la composición”, detalló la actriz, que brilló en El secreto de sus ojos, film ganador del Oscar, entre muchos otros.

Acerca de cómo observa los cambios en su carrera desde el inicio, primariamente asociada al tango, a este presente de mayor libertad interpretativa, expresó: “Fue un proceso; creo que el público también lo acompañó. Este disco, que es el más personal, es un material más propio de mi generación y tiene más relación con mis influencias musicales directas. Me habla más a mí, sin intermediarios. Creo que el público entendió mi evolución y se produjo una ampliación de horizontes”.

Con relación al momento que atraviesa la mujer en la escena musical, Villamil analizó finalmente: “Mujeres que cantamos y escribimos siempre hubo. Ahora también las hay; eso es un hecho. Creo que se tiene que difundir toda la buena música, sin importar el género, pero es verdad que quizás a las mujeres les cuesta más o se les exige cantar medio en bolas. Eso no está bueno. Toda la música que lo merece debe tener visibilidad”.

Talento probado

Villamil irrumpió como actriz en los 90 cuando integró el elenco de la película Vivir mata (1990), de Bebe Kamín. Desde allí, enhebró una trayectoria imponente en cine, teatro y televisión. Sólo en la pantalla grande se pueden citar sus trabajos en Un muro de silencio, de Lita Stantic, Dónde queda el paraíso, de Beda Docampo Feijoo, El sueño de los héroes, de Sergio Renán, o La vida según Muriel, de Eduardo Milewicz.

Con la misma vocación, pero con menos interés en la patria massmediática, desarrolló una carrera musical que se reflejó en tres valiosos álbumes: Canta de 2007, Morir de amor de 2009, y Canción de viaje de 2012.