Ascenso, El Hincha, Fútbol

Primera D

Argentino recibe a su homónimo de Merlo y actual puntero

El Salaíto presentará un cambio en defensa. Emanuel Andrada volverá al equipo como lateral por izquierda para reemplazar a Leandro Córdoba, expulsado ante Muñiz.


Argentino de Merlo, líder en la D, será el rival del Salaíto en un duelo clave para mantenerse dentro del reducido y acortar la brecha con el puntero. Para recibir a la Academia, el Albo presentará un cambio en defensa. Emanuel Andrada volverá al equipo como lateral por izquierda para reemplazar a Leandro Córdoba, expulsado ante Muñiz la fecha pasada (2-1). El técnico Marcelo Vaquero palpitó junto a El Hincha el duelo ante su homónimo de Merlo.

—De a poco va apareciendo el equipo que pensaste en el inicio.

—Sí, había que tener paciencia porque muchos jugadores son juveniles que debían adaptarse a la exigencia de la categoría. Por suerte encontramos los resultados y por sobre todas las cosas un buen funcionamiento.

—¿Ganar le saca presión a los más jóvenes del plantel?

—Claro, por ejemplo nuestros delanteros tienen 20 y 21 años, viven situaciones anímicas donde es muy importante cuando les va bien, ya que se agrandan. Y ante las adversidades tienen dudas. Necesitan crecer y ganar ayuda.

—¿Qué balance hacés hasta ahora?

—Estamos bien, el certamen es muy parejo. Sabemos que Argentino de Merlo es un equipo agresivo en la ofensiva, que juega bien. Pero nosotros tenemos que ser protagonistas y saldremos a buscar el partido, ya que perdimos puntos claves en el inicio y debemos recuperarlos.

—¿Creés que van a salir a buscarlo o los van a esperar atrás?

—Ellos ganaron todos los partidos de visitante saliendo a buscar los cotejos. Y creo que van a venir de la misma manera. Nosotros salimos a ganar en todas las canchas y no va a ser la excepción.

—¿Es una tranquilidad estar en puestos de reducido?

—Sí, porque la realidad marca que desde que estamos en este proceso, que ya cumple dos años, siempre estuvimos entre los primeros y clasificados. Esta era la primera vez que sufríamos la situación de estar afuera de todo. Arrancamos mal, pero buscamos ser protagonistas, que es lo que requiere la institución.