Ciudad

Clubes de barrio

Social Zona Sud, un club que supo reinventarse para seguir vigente

La emblemática institución tiene 89 años de historia y, pese a que su ADN es el casín, lo cierto es que abrió sus puertas a nuevas generaciones y deportes


Foto: Guillermo Buelga (Secretaría de Deporte y Turismo)

El Social Zona Sud, ubicado en Maipú 3051, es una institución de referencia para el barrio General San Martín. Si bien en sus inicios se dedicó al casín, con el tiempo fue incorporando actividades. Hoy no sólo es un cálido espacio de encuentro para los vecinos y las vecinas, sino también un firme ejemplo de la importancia de la cultura, la gastronomía y el deporte en la comunidad.

“Este espacio nació en realidad en la avenida San Martín 3250, donde actualmente está la sede de Central Córdoba. De hecho, compartimos los mismos colores. Hubo como una especie de enroque y el Zona Sud terminó trasladándose acá”, comentó el tesorero, Pablo Ferullo.

Fue con el aporte de un grupo de socios y socias que llegaron a tener el actual terreno. “Cuando esto arrancó había solo dos canchas de bochas y una de tenis criollo. También es verdad que esto tuvo mucha vida social por los bailes que se organizaban décadas atrás, como además se organizaban grandes veladas boxísticas”, describió el tesorero.

Hizo base y se quedó

Actualmente, Pablo Ferullo es el tesorero y desde hace casi 15 años participa en la institución. “No vivo en la zona, sino en el centro, pero vengo todos los días”, contó. “Empezamos a venir con un grupo porque uno de nuestros amigos estaba mal de salud. Como no podía jugar más al tenis decidimos hacer base en este club porque a él le gustaba el casín. Y así arrancó nuestra historia con este hermoso lugar”, recordó Ferullo.

El dirigente contó que ese grupo de amigos dejó de ir al club, pero que como siempre se sintió muy cómodo con el lugar, decidió continuar sus actividades sociales en el club. “Como venía siempre, los directivos me invitaron a participar de la vida política. Acepté el desafío y arranqué como vocal, rol que ejercí durante un par de años hasta haber llegado a la presidencia y permanecí durante dos períodos como máximo directivo”, recordó.

Del casín a las múltiples disciplinas

En sus inicios el club era un espacio enfocado principalmente en las mesas de billar. Sin embargo, se abrió a nuevas actividades, como el fútbol y el handball masculino como femenino en todas sus categorías.

“Este siempre fue un club de casín. En otros momentos de su historia había muchísimos más jugadores por una cuestión que tiene que ver con la época. Pero así y todo, tenemos un grupo nutrido que viene y la pasa bárbaro”, explicó Pablo Ferullo.

El dirigente contó, además: “Aparte de esta disciplina, en su momento había un grupo que jugaba al futsal y handball. Fue así que todos coincidimos en que el futuro estaba en los chicos. Por eso decidimos empezar a remodelar la cancha para que las nuevas generaciones pudieran hacer el deporte que más les gustaba, porque al casín lo juegan generalmente las personas mayores. Y como nosotros queremos que todos los pibes estén acá adentro, nos fuimos adaptando a las nuevas modalidades y gustos de ellos”.

“Al principio, los chicos conformaban el 10 o 15 por ciento del flujo diario. Con los cambios que hicimos esa tendencia se revirtió y actualmente son casi el 75 por ciento de quienes vienen cada día. Para nosotros es un gran placer que se haya revertido la tendencia porque el Zona Sud seguirá vigente en el barrio con fuerza”, enfatizó Ferullo.

Y agregó: “Para sumar pibes comenzamos cobrando una cuota social baja. Pero al margen de eso, inconscientemente les armamos un espacio especial. Le pusimos una mesa de pool en un lugar destinado prácticamente para ellos solos, con televisión incluida. Queríamos que se sintieran cómodos y sean parte de la historia del club”.

Amor a la camiseta

“Hace más de 35 años que vengo. Este era al inicio un club bastante tradicional. Tenía un salón amplio, pero no estaba aprovechado al ciento por ciento, ya que solo en un sector estaban las mesas de casín”, explicó Walter Yjias, actual vicepresidente.

“Había pelota paleta, tenis criollo y con el paso del tiempo se fueron dando una serie de transformaciones y ampliando el espacio del billar. También se fueron haciendo mejoras para incorporar no solo a las personas de la tercera edad, sino además a las infancias y juventudes mediante handball y futsal”, comentó.

Yjias contó que entre las obras se mejoró la zona de cocheras y otros espacios y destacó la calidad del comedor, un lugar muy concurrido por su “excelente cocina”. También hay un quincho muy equipado y un salón de usos múltiples.

Luego remarcó que disponen de becas para aquellas familias que no pueden afrontar el costo de la cuota social porque la intención es que todos y todas puedan acceder y participar de las actividades.

Por su parte, el presidente, Hernán Menna, destacó que en la actualidad hay casi 450 socios. “Tengo 49 años y hace 40 que soy socio”, contó Menna y remarcó que, con 10 puestos de casín, el club es la única sala del país con tantas mesas.

“El club cuenta con toda la documentación al día. Es motivo de orgullo puertas adentro como también por nuestro múltiple campeón panamericano de casín de 5 quillas. Mientras que en noviembre tendremos un representante en Austria en el mundial por equipos”, ponderó Menna. “Además, cedemos las instalaciones a diversos colegios de la zona para que realicen las correspondientes actividades recreativas y físicas”, remarcó.

Con respecto a los proyectos a concretar a corto plazo, desde la directiva del Social Zona Sud afirmaron sin dudar que lo primordial es ampliar la cancha de futsal con medidas reglamentarias y poder techarla porque además de esa manera podrían implementar vóley y patín. En tanto, otro anhelo es remodelar los vestuarios.

Comentarios