País, Últimas

“Si hay un secuestrador, le doy mi vida”, dijo la suegra de Pomar

La madre de Gabriela Viagrán, la mujer que junto a su esposo Fernando Pomar y sus dos hijas están desaparecidos hace 18 días, aseguró que en caso de que exista un secuestrador de la familia, está dispuesta a dar su vida.

La madre de Gabriela Viagrán, la mujer que junto a su esposo Fernando Pomar y sus dos hijas están desaparecidos hace 18 días, aseguró hoy que en caso de que exista un secuestrador de la familia, está dispuesta a dar su vida a cambio de la liberación de sus familiares.

 “Si hay un secuestrador, yo doy mi vida por mis tres seres amados. Yo me pongo a disposición de esa persona que pueda tener a mi hija y a mis nietas, que me las deje”, dijo María Cristina Robert.

“Yo pongo mi cuerpo y mi corazón y por favor que haya una comunicación porque acá somos tres familias que estamos sufriendo  por lo mismo”, señaló la mujer.

Al ser consultada respecto a la posibilidad de que sea su propio yerno, quien tenga retenidas a su hija y sus nietas, Robert señaló: “Yo pienso que en este momento ya nada me sorprende, mientras a mí me traigan a mi familia y que esté bien”.

La mujer reconoció que los investigadores le dijeron que debe “estar preparada para cualquier cosa que pueda aparecer”, pero aún así mantiene la esperanza de que “todo va a ser para bien”.

“No pienso que a mi hija le haya pasado algo, esa es la esperanza que me queda. Yo vivo con esperanza, sino estaría tirada en una cama. Es desesperante, yo tengo un almanaque que marco día a día y es una angustia pensar que pasó un día más”, afirmó.

La fiscal de Pergamino a cargo de la causa, Karina Pollice, aseguró ayer que siguen investigando tres grandes hipótesis: la desaparición involuntaria por un accidente o un delito, la desaparición voluntaria o un conflicto intrafamiliar.

Fernando Pomar (40), su esposa Gabriela Viagrán (36) y sus dos hijas, Candelaria (6) y María del Pilar (3), desaparecieron el 14 de noviembre último, cuando salieron alrededor de las 18:30 junto a su perro caniche toy a bordo de su Fiat Duna Weekend rojo de su casa de la localidad de José Mármol, partido de Almirante Brown, en la zona sur del conurbano.

Presuntamente, la familia se dirigía a la ciudad de Pergamino, de donde son oriundos y viven sus parientes más directos, aunque nunca llegaron.

Ante esa situación, los familiares denunciaron lo ocurrido ante la policía, pero hasta hoy no se sabe nada sobre el paradero del matrimonio y sus hijas.

Hasta el momento, los pesquisas recopilaron dos imágenes de los peajes de la ruta nacional 7 registradas el día de la desaparición: a las 19:47 se ve a toda la familia en su auto, a la altura de El Rodeo, en Luján, y a las 20:07 el auto pasa Villa Espil, partido de San Andrés de Giles.

Si bien fuentes policiales revelaron que el 19 de noviembre, es decir cinco días después de la desaparición, el celular de Gabriela Viagrán fue prendido por pocos segundos y se activó en una antena de la ciudad de Chivilcoy, la fiscal lo negó.

Ayer se realizó un allanamiento en la casa familiar de José Mármol en busca de una presunta arma de fuego que una testigo dijo que Pomar se habría comprado por la inseguridad, pero ésta no fue encontrada y los investigadores sólo se llevaron documentos, ropas y elementos para extraer el ADN de todo el grupo familiar.

Comentarios