Sociedad

De película

Serena Williams y un outfit que abrió el debate

El traje, inspirado en la película de Marvel "Pantera Negra", no le gustó al presidente de la Federación Francesa de Tenis que de ahora en más lo va a prohibir


 

La industria cinematográfica que está dirigida hacia un público juvenil, y no tanto, se fue modificando, y si bien aún no hay muchas superhéroes mujeres, el rol de ellas en las películas ya no es esperar que un hombre las salve en la torre de un castillo o en una casa de enanitos, ahora luchan a la par. Y una de las películas más recientes donde puede verse esa transformación es “Pantera Negra”, de Marvel y Disney. En el film, las guerreras son mayoritariamente mujeres, y las princesas… científicas.

Y en esa película está inspirado el catsuit que vistió Serena Williams en la última edición del torneo Roland Garros y despertó controversia. Un enterito (conocido como “mono”) negro que está dando que hablar… Sí. Un simple pedazo de tela de color negro fue en las últimas semanas cuestionado y repudiado por el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli.

Serena Williams, dueña de 23 títulos de Grand Slam, se calzó un mono en la última edición del Abierto de Francia –que ganó en 2002, 2013 y 2015-, que sale de lo común. Es atípico. El traje fue especialmente confeccionado para la ex número uno del tenis femenino, e inspirado en la película de Marvel. No tuvo un fin estético (más allá de que sea muy bello), sino que lo utilizó principalmente por una cuestión de salud. Serena fue madre primeriza hace un año y su parto fue complicado, al punto de que casi pierde la vida. Y teniendo en cuenta esto, a pocos meses de volver a las canchas, la tenista debe protegerse de la posible formación de coágulos de sangre, y el traje de “princesa guerrera” fue ideal como método de comprensión.

Ese dato parece desconocer el presidente de la Federación, Giudicelli, que aseguró que la vestimenta de Serena había llegado “muy lejos” y que por eso será prohibido en futuras competiciones. “Hace falta respetar el juego y el lugar”, fueron las palabras exactas que utilizó para adelantar, además, que habrá un reglamento más restrictivo para jugadoras desde el año próximo.

El control sobre el cuerpo de las mujeres se ejerce de diversas maneras, la vestimenta es una de ellas, y las deportistas no están exentas. Así como lo planteaba el filósofo francés Michel Foucault, el cuerpo está inmerso en un campo político, y sobre el operan las relaciones de poder. Se lo cerca, lo marcan, lo someten, lo doman, exigen de él unos signos.

Y a Serena, la más ganadora de la historia, hay que decirle que se tiene que poner para jugar al tenis, y ese que le dice qué vestimenta usar y cuál no, obviamente es un hombre, que hasta ahora no ha ejercido la misma censura sobre tenistas masculinos.

Y en consonancia con esto, la ex tenista Billie Jean King se expresó: “La vigilancia de los cuerpos de las mujeres debe terminar. El ‘respeto’ que se necesita es para con el talento excepcional que trae Serena Williams al juego. Criticar lo que usa para trabajar es donde reside la verdadera falta de respeto”.

Pero no fue la única que repudio las innecesarias palabras y decisiones de Giudicelli. Las críticas llegaron desde todos lados. Es que al margen de lo que tiene que ver exclusivamente con Serena, sorprende que Roland Garros sea quien quiere censurar la vestimenta. Tal vez, si fuera Wimbledon, apegado a las tradiciones, no sorprendería tanto, ya que el código de vestimenta de dicho torneo es más rígido: se requiere que los uniformes sean 99 por ciento blancos, y sólo permiten una pincelada de color en alguna costura.

Luego del “debate” por su ropa, en el primer partido de US Open, la jugadora desafió a las críticas y vistió un traje que similar al de la película “El Cisne Negro”: un tutú de danza con medias de comprensión.

Lo que no podía faltar era la respuesta de la marca auspiciante de Serena y creadora del mono polémico, Nike, que de una forma muy original salió a bancar a la tenista: “Podrán quitarle el traje, pero jamás le sacarán los superpoderes”. Todo dicho.

 

Sexismo con raqueta y pelota

Si bien fue el tenis fue uno de los primeros deportes profesionales de gran escala que igualó los premios en torneos grandes para hombres y mujeres; y que le dio igual visibilización a los torneos femeninos como masculinos, hoy está en el ojo del huracán por las reglas de vestimenta, y la clara diferencia que existe sobre ello entre hombres y mujeres.

Hace unos días, la tenista francesa Alizé Cornet fue penada por el juez de silla por darse vuelta la camiseta en pleno partido. Fue en su duelo de primera ronda del US Open. La jugadora volvió del descanso y luego de un punto en juego se dio cuenta que traía la camiseta volteada, se la quitó y la colocó de manera correcta.

Si bien el reglamento contempla que los tenistas puedan cambiarse sólo cuando estén en la silla, es decir, después de dos games o entre set y set, la francesa fue apercibida por “exhibicionismo”. Algo que no sucede cuando son los hombres quienes realizan esta acción, como sucede mucho en el US Open a partir del calor reinante.

Luego de que la escena se viralizara y se comparara con la imagen de grandes jugadores como Rafael Nadal o Djokovic haciendo lo mismo dentro de una cancha de tenis, los organizadores del Abierto de Estados Unidos no sólo lamentaron la penalización de Cornet, sino que aseguraron que no volverá a producirse ningún castigo por hechos semejantes.

demás, la Asociación de Tenis Femenino, que es ajena a la organización de los Grand Slam, también se pronunció en defensa de la tenista y aplaudió la iniciativa del torneo de dejar sin efecto ese tipo de penalidad.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios