Edición Impresa, Policiales

Caso Ratari

Se presentó el autor de un fatal disparo

Es Lucas F. quien mañana será imputado por el homicidio.


Lucas F., el muchacho de 23 años acusado de matar a Matías Ratari desde un balcón de Cochabamba a 300 el sábado 16 de abril, se entregó ayer en la Fiscalía de Homicidios Dolosos. Marcos Cella, el abogado defensor del acusado, admitió que su cliente fue el autor del tiro fatal; pero advirtió que lo hizo para defender a un grupo de familiares y amigos, que estaban siendo asaltados por Ratari. Lucas será imputado mañana por la mañana, según confirmaron fuentes de la pesquisa.

A las 9 de ayer Lucas F. se entregó acompañado por Cella. El joven se puso a disposición de la Justicia, fue fichado y quedó detenido en la comisaría 26° de Villa Gobernador Gálvez. Llevaba 9 días prófugo, luego de que la fiscal Marisol Fabbro pidiera su captura.

Cella aseguró que Lucas F. no se entregó antes por miedo: “No es un criminal y estas cosas lo asustan mucho. Sólo intentó defender a sus seres queridos”. El abogado no niega que Lucas sea quien disparó, y admitió que su pupilo compró el arma en forma ilegal, “porque estaba cansado de que lo afanen”; pero aseguró que no tuvo intención de muerte; sólo disparó para ahuyentar a Ratari y su acompañante, para evitar que le robaran a su mamá, su tía y sus amigos. Para Cella, “el homicidio es un claro caso de legítima defensa de terceros”.

En contraposición con esta versión, Paul Krupnik, abogado de la familia Ratari, señaló que en la investigación no hay indicios de que haya existido un robo. Y dijo que Matías, la madrugada del sábado 16, pasó por la puerta del departamento de la novia de Lucas F., como cualquier vecino, y fue baleado por un pistolero.

A su vez señaló que los familiares y amigos de Lucas F., que en primera instancia habían asegurado que los supuestos ladrones no les habían mostrado un arma, ayer por la mañana cambiaron la versión; por lo que exigirá que sean acusados de falso testimonio.

Idas y vueltas

Matías Ratari fue baleado el sábado 16, a eso de las 4.30 de la mañana, cuando estaba junto a un amigo en Cochabamba al 300, entre Alem y Ayacucho. En primera instancia, uniformados de la seccional 4° entrevistaron a cinco personas en la escena del crimen.

Según sus dichos, estaban a mitad de cuadra, esperando un remís, luego de participar en una fiesta de cumpleaños de Lucas F., cuando se les aparecieron dos muchachos en una Honda Tornado Blanca, con detalles en negro– que luego fue secuestrada en el lugar de los hechos y tenía todos los papeles al día, a nombre del fallecido–. Como acompañante viajaba Matías, que bajó del rodado, se les abalanzó y les sacó un reloj pulsera y un celular. Los allegados de Lucas aseguraron que luego de asaltarlos, los ladrones discutieron y ellos aprovecharon para reingresar al departamento de la fiesta. Ya en la casa, escucharon gritos y un tiro; luego se asomaron, vieron a Matías herido y a su cómplice huyendo a pie del lugar.

Sin embargo, la fiscal Marisol Fabbro ordenó a los peritos de Instituto Médico Legal que durante la autopsia del cuerpo de Matías se hiciera particular hincapié en el ángulo de entrada de la bala fatal. Así fue como la causa dio un giro.

Autopsia y pruebas

En base a los resultados de las pruebas, la investigadora pudo determinar que el homicida de Ratari no le disparó desde la calle, de igual a igual, sino que tiró desde arriba, a varios metros de altura; y que la munición que le dio muerte a Matías era calibre 9 milímetros y tenía la punta teflonada. Estas pruebas tiraron por tierra la hipótesis de una pelea fatal.

Por ello Fabbro mandó a allanar el departamento del cual aseguraron haber salido los supuestos asaltados. En el lugar los pesquisas encontraron un pistola calibre 9 milímetros, cargada con municiones con la punta plástica.

El lunes 18 por la noche se presentó Mariela S., la dueña del inmueble donde fue encontrada el arma homicida. La mujer dijo que, momentos antes del homicidio, bajó de su departamento con familiares y amigos de su pareja, Lucas F., porque venía a buscarlos un remís. Afirmó que al ver que el auto había llegado, dejó a los invitados en la calle y subió a su casa. En ese trayecto escuchó disparos y gritos. Cuando entró a su departamento vio a su pareja con un arma. A su vez, señaló que luego de los hechos Lucas le propuso fugarse juntos de la ciudad, pero ella se negó.

¿Dónde está el amigo de Matías?

Marcos Cella, el defensor de Lucas F., marcó la importancia de que el muchacho que estaba junto a Matías Ratari la madrugada del sábado 16 se presente ante la Justicia y sea interrogado, para conocer su versión de lo ocurrido.

Días atrás, el padre del muchacho asesinado aseguró ante los medios haber charlado con el joven que acompañaba a su hijo; pero, hasta ayer a la noche, no se conocían datos sobre un testigo clave para el esclarecimiento del hecho.

Lucas F. será sometido a una audiencia imputativa mañana a las 8.30 en la que participará el fiscal Rafael Coria en lugar de Marisol Fabbro, el juez Alejandro Negroni y el abogado defensor Marcos Cella. Allí también los familiares de Ratari se constituirán como querellantes a través de sus abogados Paul Krupnik y José Nanni.

Comentarios