Ciudad, Edición Impresa

Protesta

Se movilizan por el agua

Vecinos del barrio Toba de zona oeste cuestionan la cantidad y calidad del líquido, que asocian a la aparición de enfermedades parasitarias. Hoy montan una radio abierta frente a la Municipalidad.


Vecinos del barrio Toba realizarán hoy una radio abierta desde las 10 en la plaza 25 de Mayo, frente al Palacio de los Leones, para reclamar por una mejora en el suministro de agua. En particular, denuncian que es de mala calidad y lleva a parte de la población, mucha del pueblo qom que vive allí, a tener problemas de salud. Esperan ser recibidos por autoridades superiores, ya que sienten que agotaron las instancias en el Centro Municipal de Distrito Oeste “Felipe Moré”. Anunciaron que tendrán apoyo de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y concejales de la oposición.

Desde la empresa Aguas Santafesinas (Assa), en tanto, indicaron que el agua potable distribuida en el barrio cumple con las normas establecidas para consumo humano de acuerdo a las regulaciones establecidas en la provincia de Santa Fe, la ley 11.220. A principios del año pasado, la zona sumó una planta potabilizadora (de agua de pozo). Según Assa, eso permitió superar históricos problemas de suministro e incorporar a los vecinos de los nuevos loteos de Avellaneda y Cordero, con una red de distribución de 7.620 metros de extensión para alimentar a 750 hogares.

 

No has de beber

 

En diálogo con El Ciudadano, Ricardo López, uno de los vecinos del barrio y promotor de la actividad de hoy, contó que los problemas empezaron hace seis años pero se agudizaron con la instalación de la planta potabilizadora, ubicada en Rouillon y Maradona.

“Es un reclamo viejo que no se solucionó: la mala calidad del agua. Eso lleva a que personas de la comunidad tengan enfermedades parasitarias. Para algunos sectores de la zona oeste, el suministro depende de cubas, que ya no llegan, y las canillas públicas, que no son sanitarias”, explicó. Luego añadió que tuvieron reuniones en el centro municipal y no obtuvieron las respuestas que buscaban. Hoy entregarán un documento a la Intendencia.

Desde Assa emitieron un comunicado sobre la protesta de hoy. Recordaron que la calidad del agua que llega hasta el barrio Toba alcanza los estándares de calidad requeridos. Se basan en tomas y pruebas en la planta y en domicilios de la zona. El Enress, que es el ente regulador, también hace chequeos y no ha realizado objeciones.

Durante el año pasado se puso en funcionamiento una planta de ósmosis inversa para dotar del vital elemento a la zona. “Sin este nuevo sistema de abastecimiento, las condiciones del servicio de agua potable del barrio serían insostenibles, por el escaso caudal y bajas presiones que se registrarían”, apuntaron desde Assa. La planta aporta 100 mil litros por hora de agua potabilizada que se incorpora a la cisterna de donde se bombea a toda la zona.

Fue construida con una inversión del gobierno provincial de más de 12 millones de pesos y puso fin a los problemas de muy baja presión que sufría el barrio, principalmente en temporada estival.

Con esa planta en marcha, según dijeron desde Assa, todo el sector del barrio cuenta con red distribuidora reglamentaria de agua potable, cuya operación y mantenimiento –hasta la línea de edificación municipal– es responsabilidad de la empresa. Por fuera, Assa instaló 20 canillas públicas sobre calle Aborígenes Argentinos y arterías aledañas para quienes habitan en viviendas al sur, fuera del radio servido por la empresa estatal. “Representa un avance importante respecto al agua distribuida en cubas, ya que el suministro está disponible las 24 horas, todos los días, en volúmenes adecuados y en las mismas condiciones de potabilidad que el agua que transportaban los camiones-tanque”, dijeron desde Assa.

Comentarios