Ciudad, Edición Impresa

Sigue el mal tiempo

Rutas fatales: cinco muertos en pocas horas en la región

Dos jóvenes que iban en moto fallecieron cerca de Arroyo Seco y tres mayores murieron a la altura de Ibarlucea al chocar un Focus y una Partner.


En medio del persistente mal tiempo, cinco personas perdieron la vida durante la jornada de ayer en dos fatales siniestros en rutas de la región. En el primero de los hechos una moto sobre la que viajaban tres personas y un Ford Fiesta chocaron durante la madrugada de ayer en la ruta 21, a la altura de Arroyo Seco, con tal violencia que el auto se prendió fuego cuando dos de los ocupantes del vehículo menor habían quedado heridos y atrapados debajo, y fallecieron. El segundo hecho ocurrió durante la tarde: un choque frontal entre un Ford Focus y un Peugeot Partner en la ruta 34, a la altura de Ibarlucea, dejó como saldo la muerte de dos personas que viajaban en el primer vehículo y una tercera que iba en el segundo.

El primer siniestro ocurrió en el kilómetro 277 de la ruta 21. Producto de la trágica secuencia perdieron la vida Luciano S. de 24 años y Milagros P. de 16 años, en tanto que Marisol B. también de 16 años sobrevivió pero quedó internada con graves lesiones. En el medio de la situación, el conductor del auto se fugó, pero fue identificado y detenido horas después: se trata de David B., de 23 años, domiciliado en General Lagos, quien hoy afrontará la audiencia imputativa por el grave siniestro vial, cuya mecánica continúa bajo investigación. En ese marco, los cuerpos de los jóvenes fallecidos serán sometidos a autopsia.

En tanto, el segundo siniestro con víctimas fatales ocurrió cerca de las 17 en el kilómetro 11 de la ruta 34. Allí continuaban trabajando al anochecer la fiscal Mariana Prunotto y personal de la Policía de Seguridad Vial y de Bomberos.

Las primeras informaciones indicaban que los dos ocupantes del Ford habían fallecido, en tanto que del utilitario habían rescatado con vida a una mujer de unos 30 años, que sería la pareja del tercer fallecido.

Personal policial desviaba el tránsito por rutas alternativas mientras se trabajaba en los dos vehículos, que habían quedado literalmente destruidos por la violencia del impacto.

Comentarios