Ciudad

Se sienten discriminados

Rosario: africanos denuncian que no pueden entrar a boliches

Integrantes de la comunidad fueron hasta la Municipalidad para contar que no los dejan ingresar o les cobran más de lo debido. Pidieron que "la noche sea para todos".


Stephen Amoakohene tiene 44 años y nació en Ghana. Hace casi una década que vive en Rosario, con su mujer y sus tres hijos de 15, 6 y 4 años. Fue uno de los primeros africanos en llegar a la ciudad donde formó la Asociación Africana de Rosario, un espacio integrado por 60 personas que vinieron desde diferentes países de África.

Stephen trabaja vendiendo bijouterie en la esquina de Rioja y San Martín. Este martes fue hasta la Municipalidad para denunciar que la comunidad sufre discriminación en la noche rosarina: no los dejaron entrar a un boliche y les cobraron la entrada más de lo debido.

Para Stephen fue un acto de discriminación por su color de piel. Pidió que el municipio tome medidas y por eso el próximo martes, a las 11, se reunirá nuevamente con el secretario de Gobierno, Gustavo Leone, y representantes de la Cámara de Boliches.

“Nos pasó muchas veces y en diferentes lugares. Les pasa también a los haitianos y a personas de otras comunidades. Es muy fea la discriminación”, dijo Stephen a El Ciudadano.

El hombre de Ghana contó que el domingo pasado fue a un boliche con su primo y cuando llegaron a la puerta la custodia del lugar no los dejó entrar. Les pidieron una invitación especial, pero el hombre no lo creyó.

“Era mentira. Veíamos que todos entraban sin problemas, sólo con el documento”, dijo. Los hombres insistieron hasta que lograron entrar. En la puerta les pidieron 400 pesos como valor de una entrada que, según aseguró, cuesta 150.

“La gente nos mira de otra forma. Nos sentimos raros. Es muy feo. Queremos que la noche sea para todos y todas”, agregó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios