El Hincha, Rugby

Entrevista

Quichi Queirolo: “Los chicos están volviendo a tener ese hambre que tuvieron hasta fines de 2019”

El head coach de Old Resian dialogó con El Hincha sobre el presente de la institución Tricolor que hace dos años se coronó campeón en el Regional del Litoral. Hoy el equipo de Mendoza y Wilde participa del Torneo Reinicio de Rosario en el que busca ser protagonista, luego de un 2020 sin actividad


Primer plano. Quichi Queirolo durante la charla técnica con los jugadores de Old Resian. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Old Resian vivió en 2019 uno de los mejores momentos de su historia. Y cuando en 2020 se preparaba para defender la corona del Torneo del Litoral llegó la cuarentena causada por la pandemia de Covid-19.

El Hincha dialogó con Juan Manuel Queirolo, más conocido como Quichi, el head coach que llevó al Tricolor a ser campeón del Regional, para conocer cómo fue el proceso de poder volver a motivar a los jugadores luego de ese punto tan alto que vivieron en el club y saber sobre el presente de la institución de Mendoza y Wilde.

Siguen pasando los fines de semana y las caras de felicidad de poder estar en una cancha de rugby jugando y con el plus de estar inmersos en una competencia oficial no paran. Por supuesto y es una frase recontra repetida “a nadie le gusta perder”, pero después del 2020, poder jugar hoy al rugby amateur en Argentina puede considerarse un lujo.

“Es espectacular poder volver a sentir las sensaciones y emociones de ver a los chicos jugar, de uno poder estar en la cancha y poder entrenar real sin tantas limitaciones, obviamente no perdemos de vista la problemática que vivimos pero nos tuvimos que adaptar en 2020 a entrenar poco y ahora apenas nos habilitaron arrancamos a mil. A los chicos en el primer partido les costó, pero en el segundo mejoraron. Estoy muy contento de verlos jugar y de vivir los días de rugby”, dijo Quichi.

La tarea de reagrupar la tropa, de volver a encauzar los objetivos de todo un plantel, dejar atrás los miedos y estar convencidos no fue fácil. Y en primera persona, Queridolo lo cuenta: “Fue difícil desde que arrancamos, fue en los primeros días de febrero, porque en 2020 estuvimos muy parados, respetamos a rajatabla las medidas y nos adaptamos al avance de las fases que iban llegando, y cuando arrancamos se hizo difícil. Para los preparadores físicos su parte se hizo difícil pero en la cabeza de los chicos había mucha desmotivación, pero estaba la alegría de poder hacerlo, era una lucha bastante dura. Hace una semana que estoy viendo la sensación de que los chicos están volviendo a tener ese hambre que tuvieron hasta fines de 2019”.

Desde lejos. Juan Manuel Queirolo en acción en uno de los últimos encuentros que jugó Old Resian. Crédito: Juanjo Cavalcante.

No sólo cambiaron los jugadores, los entrenadores también tuvieron que reinventarse.

“Partiendo de la base que el 2019 fue muy raro para mí y para todo Old Resian. Con el pasado que vivimos, salir campeones en julio, y después vivir la segunda mitad del año, no nos arrepentimos pero dejamos mucho que desear en el Torneo del Interior, levantar la primer Copa la festejamos demasiado, nos hizo relajar demasiado, y termine con una sensación bastante ambigua, porque estaba muy contento por el Litoral y por otro decir no podemos hacer lo que hicimos en el Interior, y cuando arrancamos en 2020 estábamos todos prendidos fuego, porque arrancaba todo eso que habíamos vivido en el primer semestre del 2019 que fue hermoso, y se paro. Por eso ahora 2021, ya estamos, somos esto, lo que pasó, pasó. Ahora hay que cuidarse mucho y tratar de jugar al rugby cada vez que podamos”, expresó Quichi, sobre las diferencias entre Queirolo versión 2019 y 2021.

La participación del Tricolor en el Torneo Reinicio de Rosario viene bien. Tres jugados con dos victorias y un traspié ante Gimnasia. Pero el triunfo que tiene Old Resian es el hecho de estar introduciendo a muchos jóvenes valores en el primer equipo, para que vayan ganando minutos en la máxima categoría del rugby local.

“El fuego se marca quemándote con las brasas, hasta ahora estuvimos tirándolos un poco a que tengan que vivir lo que es el rigor de jugar en primera división. Subió una camada que durante juveniles fue muy competitiva, pero jugar en primera es otra cosa. No es un rugby colegial como lo es el rugby juvenil, y hay momentos duros, y la experiencia de los más grandes, que tienen que aguantar e inculcar los valores y la identidad que logramos en 2019 es fundamental”, cerró Quichi.

 

Comentarios