El Hincha, Rugby

Opinión

Que el árbol no tape el bosque: Los Pumas deben seguir construyendo el equipo para Francia 2023

Los problemas del seleccionado argentino son solucionables con tiempo y trabajo: hay recursos humanos para hacerlo. Tras las dos derrotas ante Nueva Zelanda y Sudáfrica, al equipo le cuesta después de un triunfo poder avanzar casilleros en cuanto el rendimiento. Faltan 355 para el debut en la RWC


Los Pumas siguen en proceso de formación del equipo para Francia 2023. Crédito: Prensa UAR / Juan Gasparini / Gaspafotos

Que el árbol no tape el bosque. A nadie le gusta perder, a esta altura del partido no es ninguna novedad, pero en Avellaneda, y como en tantas ocasiones el público exige triunfos y si tienen un tinte de hazaña mucho mejor. Ante los Springboks, los dirigidos por Michael Cheika dejaron pasar una gran oportunidad, estuvieron muy cerca, pero ante rivales como Sudáfrica no se puede titubear, se debe actuar con convicción y bajar el martillo en los momentos claves, por ese motivo este encuentro tiene que ser de aprendizaje para el futuro y para el gran objetivo que es el Mundial de Francia.

A menos de un año para el debut en la próxima Copa del Mundo, de esta clase de partidos tienen que quedar varias lecciones aprendidas de cara al futuro. Frente a equipos del nivel de Sudáfrica no pueden regalarse 50 minutos y ser tan indisciplinados, y si la táctica es partir de una férrea defensa, al tener poca posesión y escasas oportunidades de try, siempre hay que volver a campo propio con puntos a favor.

Lo más destacado y positivo para Los Pumas del partido en Avellaneda y que puede tomarse como un punto de partida, es la capacidad de reacción y el impacto que tuvo el banco de suplentes. Con tan sólo dos buenas jugadas y un par de tackles, Los Pumas despertaron y acortaron una diferencia de 16 a 2 puntos (20-22), y en este nivel, aunque suene repetitivo decir un rival de la jerarquía de Sudáfrica, no es poco cosa y no es de todos los días.

La obtención podría haber sido mejor y más prolija, el scrum fue de menor a mayor, el line podría ser más efectivo, mientras que en el contacto (duelos uno contra uno), en Avellaneda ganó Sudáfrica por amplia mayoría. Todos aspectos del juego muy importantes pero que pueden mejorarse con trabajo intensivo.

El gran desafío para la revancha y los partidos de noviembre para el seleccionado argentino, es poder lograr más regularidad, no hay exigencias de rugby champagne, pero si de una defensa como la que se vio en Christchurch o un equipo protagonista como en San Juan o un equipo que nunca baja los brazos como en Santiago del Estero.

Todo lo que un seleccionado tiene que hacer para ganar Los Pumas lo han hecho pero en partes divididas en varios partidos, la misión de Cheika es unir ese rompecabezas y lograr que el equipo juegue de esa manera siempre. Por ese motivo, el árbol no debe tapar el bosque, se está construyendo el equipo y todas estas lecciones deben ser analizadas para estar a la altura de las circunstancias en el momento adecuado, la misión es complicada pero no imposible, porque además para Los Pumas, quedó demostrado, no hay imposibles.

Comentarios