Ciudad

Conicet

Producirán fertilizante con residuos de cerveza artesanal

El desarrollo servirá para reciclar los desechos de la fabricación de la bebida y será usado por los huerteros y huerteras de la ciudad. La biotecnóloga Telma Scarpeci del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario ideó el proyecto.


Una biotécnologa de Rosario trabaja en el desarrollo de un biofertilizante que permitirá reutilizar los desechos de la fabricación de cerveza artesanal.  La científica entró en contacto con los fabricantes de la ciudad para buscar una solución a los costos que genera el desecho de los residuos de la producción de la bebida alcohólica. El producto será usado por los huerteros y las huerteras del programa Cinturón Verde.

Telma Scarpeci es la científica a cargo del proyecto. Formó parte del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario, que depende del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Hoy trabaja en el Centro de Investigaciones y Transferencia de Villa María perteneciente al Conicet Córdoba

Según explicó la científica, los pequeños productores como los huerteros y las huerteras de la ciudad necesitan de fertilizantes. A los fabricantes de cerveza artesanal les sobra materia prima para fertilizar la tierra. La investigación busca producir biofertilizantes a partir de residuos y apunta a que sean usados para beneficiar el suelo, los cultivos, el medioambiente y disminuir gastos de producción.

En 2017 la investigadora se reunió con la Cámara de Cerveceros de Rosario (CRAC) quienes afrontaban la problemática de no saber qué hacer con los residuos de la producción artesanal y el gasto que conlleva deshacerse de ellos. “En promedio unas 3 cervecerías generan 6500 kilos de cebada y 2 mil litros de levaduras al mes aproximadamente, que para deshacerse de los deshechos tienen que afrontar gastos y es materia orgánica que no está bien utilizada”, explicó.

“Relacioné el hongo con las levaduras cerveceras. En Argentina se sabe muy poco acerca de la energía renovable. Al producír biogás (metano + dióxido de carbono) el residuo que es remanente se puede usar como biofertilizante. Hoy no se usa porque no está chequeado que contenga bacterias que sean patógenas”, explicó la investigadora.

Scarpeci contactó también a la Secretaria de Producción de la Municipalidad de Rosario que cuenta con un programa de Cinturón Verde el cual involucra a 20 huerteros y tiene el objetivo de enseñarles a producir de manera agroecológica, sin ningún tipo de agroquímicos.

Uno de los objetivos del proyecto es vincular a los huerteros con la CRAC para que le brinden la materia prima compuesta por bagazo (el resto de cebada que queda luego de hacer el mosto para la cerveza) y la levadura que les resta para hacer biofertilizante.

Si te gustó esta nota, compartila