Policiales

Golpe al Señor de los Cielos

Procesan al narcoempresario Fantasma Granier Ruiz por traficar casi 400 kilos de cocaína en campos de Santa Fe 

Jorge Adalid Granier Ruiz, es oriundo de Bolivia y cayó en marzo pasado en Brasil, tras estar prófugo por unos tres años de la Justicia de Salta. Lo señalan como el proveedor de drogas desde Bolivia y Paraguay a diferentes bandas argentinas, entre las que se encuentra la del rosarino Calavera Pelozo


El cargamento de los casi 400 kilos de cocaína fue incautado el 24 de septiembre en Ramallo.

El narcoempresario boliviano conocido como El Fantasma fue procesado por la Justicia federal de Salta por integrar los eslabones superiores de una organización que traficó en taxis aéreos desde Bolivia y Paraguay un cargamento de casi 400 kilos de cocaína hasta un campo cercano a Rosario y que tenía como destino final Buenos Aires. Se trata de Jorge Adalid Granier Ruiz, de 43 años, quien tuvo alerta roja de Interpol por casi tres años y fue detenido en marzo pasado en Brasil. Por esta causa, están condenados los rosarinos Fabián “Calavera” Pelozo –con estrechos lazos al capo narco Esteban Alvarado– e Ignacio Quintana junto a la peluquera de Salvador Mazza, Adelaida “Reina Titi o Tía” Castillo, sindicada como una de las gerentes del clan Loza y cliente regular de los “taxis aéreos”.

Jorge Adalid “Fantasma o Nono” Granier Ruiz tiene 43 años y fue detenido en marzo pasado en Brasil.

 

El procesamiento del Fantasma Granier Ruiz, a quien a veces le dicen Nono, fue dictado por el juez federal de Salta número 1, Julio Leonardo Bavio, quien lo acusó de ser “responsable del delito de organizador de transporte de estupefacientes agravado por el número de personas intervinientes” y le trabó un embargo de 30 millones de pesos.

De esta manera, el empresario boliviano permanecerá detenido tal como lo habían solicitado los fiscales Diego Iglesias, a cargo de la Procunar, y Eduardo Villalba, fiscal general de la Procunar Región NOA, los cuales iniciaron una investigación el 24 de septiembre de 2020 tras el secuestro de un cargamento de casi 400 kilos de cocaína que era transportado por la Reina Titi en una camioneta a la altura de Ramallo.

Según la pesquisa, Granier Ruiz se ocupaba de cargar en aviones entre 300 y 480 kilos de droga que le proveían en Bolivia y Paraguay y la ingresaba a la Argentina en aeronaves que aterrizaban en pistas clandestinas o directamente mediante “bombardeos” en pleno vuelo, y por los “taxis aéreos” cobraba hasta 300 mil dólares.

También, de acuerdo a las fuentes, se encargaba de la logística que se desplegaba en las distintas provincias para que el estupefaciente llegue a manos de los compradores.

El arresto de Granier Ruiz, quien tenía un pedido de captura internacional con cédula roja de Interpol, se produjo el 29 de marzo pasado en un control de rutina llevado a cabo por la Policía Rodoviaria de Brasil sobre una camioneta Toyota Hilux en la que iba con otro hombre y su amante.

Cayó en Brasil el narco prófugo que lanzaba cocaína sobre campos de Santa Fe

Según los voceros, al momento de ser identificado, el fugitivo llevaba un documento falso que, luego confesó, había comprado por 5.000 reales en la ciudad de Pará, Brasil. También se había sometido a una cirugía bariátrica para cambiar su fisonomía.

Empresario narco boliviano invirtió en cirugías e intentó pasar control policial con otra identidad

El 12 de noviembre pasado, Granier Ruíz fue extraditado desde Brasil y quedó alojado en una dependencia de la Policía Federal en la ciudad de Buenos Aires.  A los cinco días fue indagado por el juez Bavio, ante quien negó toda acusación, se declaró inocente y dijo no haber tenido nunca un antecedente penal en ningún país.

De todas maneras, el juez le imputó “haber organizado el transporte de estupefacientes el 24 de septiembre de 2020 de trece bultos envueltos en bolsa tipo arpillera conteniendo en su interior 389 kilos de cocaína, que se efectuó a la altura de la localidad de El Paraíso, en el partido bonaerense de Ramallo”.

Ese día, personal de Gendarmería secuestrado el cargamento cuando era transportado por la ruta 9 en una Ford Ranger por la Reina Titi Castillo, quien se hallaba acompañada por dos familiares suyos que se movilizaban en otra camioneta que actuaba como campana. Todos ellos, quedaron detenidos y fueron condenados en abril pasado. La mujer recibió una pena de 13 años de prisión por considerarla la organizadora mientras que su hija Rocío y Rodrigo López fueron penados a 8 años.

El rosarino Calavera Pelozo cayó en marzo de 2021.

 

Los otros eslabones fueron Calavera Pelozo y Quintana, ambos detenidos en marzo de 2021 en medio de un operativo conjunto entre fuerzas federales y santafesinas, debido a que el primero sonó fuerte en la investigación por el triple crimen de la boda narco cometido el 29 de enero de 2021 en Ibarlucea.

Triple crimen de Ibarlucea: hubo allanamientos y 4 detenidos en causa que investiga banda homicida

Es que en esa oportunidad fueron acribillados Maximiliano “Maxi Rey” Giménez, su pareja Erica Romero y la hija de ambos, Elena de 18 meses dentro del Audi TT a la salida del casamiento de una pareja, que también está procesada por narcomenudeo.

Para los pesquisas, Maxi Rey era uno de los que le compraba estupefacientes a Calavera Pelozo por orden de Alvarado y una de las hipótesis sobre el móvil del triple crimen gira en torno a la pérdida de un cargamento de 200 kilos de marihuana en el río Paraná.

Desde ese momento se conoció que tanto Pelozo como su socio Quintana eran los encargados de los llamados “taxis de drogas” en las provincias de Salta, Córdoba y Santa Fe. Además, que Calavera hacía el acopio de los estupefacientes en un campo de Ibarlucea donde estiman fue la Reina Titi Castillo a buscar el cargamento de cocaína por el que fue detenida. Por esta causa, Calavera fue condenado en  agosto pasado a 9 años de cárcel mientras que Quintana recibió 7 años.

Salta: condenan a Calavera Pelozo, un experto en la logística de cargamentos de droga

Un escalón más arriba pusieron a Granier Ruiz y uno de los indios que tuvo en cuenta el juez para procesarlo fueron las “comunicaciones telefónicas y encuentros presenciales” con la Reina Titi Castillo en enero, marzo y el día anterior al hecho, el 23 de septiembre de 2020.

Los fiscales informaron en su escrito que Granier vivía en Bolivia con su familia y que desde allí orquestaba toda la logística de transporte de drogas, ya sea mediante la entrega a otro brazo de la banda en campos con pistas clandestinas, como también con “bombardeos” de cargamentos en distintas localidades.

Paralelamente, para los acusadores, el Fantasma se valdría de un segundo grupo de personas para lavar los activos provenientes de la actividad principal de la organización a través de la actividad de una “cueva financiera” que funciona en la ciudad de Buenos Aires.

Además del transporte de estupefacientes en distintas causas que se tramitan en Argentina -en Salta, Rosario y Santa Fe-,  al narcoempresario boliviano se lo vincula con una organización criminal presuntamente involucrada en actividades de logística y coordinación para el tráfico y exportación de estupefacientes y blanqueo de los capitales, conformada por grupos presuntamente relacionados con la organización criminal brasileña denominada Primer Comando Capital (PCC).

Ese vínculo se determinó en una investigación llevada a cabo por la Policía Federal de Brasil, la DEA y el Servicio Nacional de Investigación Criminal de la Policía de Mozambique (Sernic), el 13 de abril de 2022, cuando fue detenido Gilberto Aparecido Dos Santos, alias Fuminho, uno de los principales referentes y hombres de confianza del líder de PCC, concluyeron las fuentes a la agencia de noticias Télam.

Comentarios