Ciudad, Edición Impresa

Primera fiesta de la cerveza en Rosario

Por Paola Cándido.- La celebración comenzó ayer y concluye hoy en la Misión del Marinero.

Santa Fe es la provincia argentina con mayor consumo de cerveza per cápita del país. Y si bien la que encabeza el ranking es la ciudad capital, también Rosario muestra su pasión por esta bebida. En ese marco se inauguró ayer el primer Festival de Cerveza de Autor en Rosario, en Sarmiento y el río y con un clima que acompañó el inicio del festejo por la bebida, especialmente en su confección artesanal.

El evento, organizado por Almacén de Cervezas y Alta Cocina, y que fue declarado de Interés Turístico Municipal, cuenta con atractivos condimentos para el visitante: incluye patio cervecero, comidas típicas, clínicas de degustación y elaboración de cervezas artesanales y stands de coleccionismo cervecero, y hasta  un curso orientado a todos aquellos que quieran iniciarse en la elaboración casera de cerveza. Y todo mechado con sorteos y promociones.

Hernán Matas, uno de los organizadores, contó a El Ciudadano cómo surgió todo: “La idea era que Rosario tuviera una exposición, porque el consumo de cerveza artesanal, tanto rosarino como nacional, está creciendo a pasos agigantados y queremos apoyar a los cerveceros locales y de la región”.  Su horizonte, dice, es que el inédito festival, se repita y que “a lo largo de los años que sea un clásico de la ciudad”.

Por su parte, José Pappaterra y Diego Centanni son socios de la cerveza artesanal Boj. Hace cuatro años que están trabajando en el sudeste de la provincia de Córdoba, en el núcleo agrícola, y en dos años tienen la intención de exportar su cepa.

Los socios contaron que Boj era un arbusto que se usaba antes del lúpulo para saborizar la cerveza, y está hecha de una levadura de mucho carácter, la cual aporta una nota importante en la cerveza, basada en el estilo británico y desarrollada como una cerveza rubia ahumada.  “Un estilo mar báltico, que comparten Alemania, Polonia, Dinamarca”, describieron.

Mauro Gilli es socio de la microcervecería DownHill. El nombre proviene de un pequeño pueblo del norte de Irlanda y surgió la idea de la elaboración de una cerveza “distinta”. “Desde 2005 producimos cervezas premium, inspiradas en tradiciones irlandesas. Utilizamos materias primas de Argentina y algunas de afuera, pero básicamente sin aditivos; esa es la diferencia con una industrial”, contó Gilli.

Daniel Henze es el titular de la cerveza artesanal que le hace honor a su apellido y empezó en el rubro como un hobby. Comenzó en 2002 y tres años después  hizo su primera exposición pública enla Feria Internacionaldela Alimentación(Fiar). Allí logró su primer contacto con una vinoteca de la ciudad, y comenzó la venta.

“Ya pasaron varios años y estoy vendiendo a poca escala, lo hago como una cuestión familiar. No busco incrementar la producción, prefiero ofrecer calidad a poca gente”, detalló Henze.

Y concluyó: “Decidí hacer estilos alemanes en sintonía con mi apellido. Me aboqué a tres estilos: uno que es de trigo y cebada, otro que es la roja, y la tercera es la negra. Esto va generando la cultura cervecera en la gente: hasta las industriales salen a buscar otros estilos diferentes”.

Comentarios