Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Preocupación de la Uocra por la falta de inspectores

Por Diego Montilla. Ayer se clausuró otra obra, pero desde el gremio dicen que son insuficientes los agentes de control.

Si bien ayer se conoció que en el marco de una inspección del Ministerio de Trabajo de la provincia fue clausurada una obra de construcción en Zeballos al 100, en pleno barrio Martin, por encontrarse irregularidades –tanto laborales como de seguridad para los trabajadores, siendo este el tercer caso en la semana en la zona del centro– desde la Uocra hicieron conocer su preocupación frente a la “aún insuficiente” cantidad de inspectores para controlar la gran cantidad de edificaciones que hay en marcha en la ciudad. Así las cosas, desde el sindicato comentaron que están recorriendo de manera personal las distintas construcciones y anunciaron que la semana que viene comenzarán a hacer escraches si los lugares que ya visitaron, y donde encontraron deficiencias que ponen en riesgo la vida de los obreros, no ponen en regla su situación tal como lo ordenan las normativas vigentes.

Sobre la clausura de calle Zeballos, el dirigente de la delegación local dela Uocra, Sixto Irrazábal, remarcó hace un mes aproximadamente que fue el propio gremio el que hizo la denuncia ante la cartera de Trabajo frente a la gran cantidad de irregularidades que aparecían “a simple vista”. Acto seguido, el referente de los obreros de la construcción hizo público su malestar porque en la calle siguen faltando inspectores para supervisar las edificaciones en los distintos puntos de la ciudad aún frente a la seguidilla de casos fatales de poco tiempo atrás que sacudió a la opinión pública. “Sigue la misma cantidad de inspectores que desde entonces. Es más, hay menos porque según sabemos ahora hay cuatro que están de vacaciones”, se quejó.

“Estamos haciendo controles perimetrales en las obras. Con los distintos cuerpos de delegados estamos denunciando cuando encontramos irregularidades para que ningún compañero más termine pagando con su vida por la falta de responsabilidad de los empresarios. Nuestro principal objetivo es que esto no siga ocurriendo”, añadió.

“¿Muchas empresas continúan incumpliendo con las cuestiones básicas y obligatorias  a la hora de empezar con una construcción?”, se le consultó. “Algunas vienen y nos traen los programas y otras que directamente siguen teniendo problemas. Nosotros estamos haciendo todo el tiempo relevamientos y tenemos algunas obras en vista que tienen que normalizar su situación. La semana que viene vamos a volver a visitarlas y si seguimos viendo que no hay un cumplimiento con las normas vamos a comenzar con los escraches”, adelantó a El Ciudadano.

Con respecto a la obra de Zeballos al 100, el titular dela Guardia UrbanaMunicipal (GUM), Mariano Savia, indicó que la misma terminó clausurada tras un operativo realizado en conjunto con el Ministerio de Trabajo de la provincia. “Los inspectores nos pidieron que colaboremos con ellos porque en el lugar había realmente deficiencias muy graves con respecto a la seguridad de los obreros. Nos encontramos con espacios que daban directamente al vacío. Estamos hablando de la construcción de un edificio de nueve pisos. Los riesgos eran muy altos en todos lados. Pasaba lo mismo con las escaleras que no tenían barandas. Había un riesgo de vida muy alto en el lugar. También pudimos saber que había irregularidades laborales con el tema de la registración de los obreros. Descubrimos también que no tenían cobertura de ninguna clase por parte de alguna ART. Eran siete obreros que lo único que tenían eran unos cabos de vida que estaban muy gastados”, continuó.

El funcionario municipal contó que no encontraron ninguna resistencia frente a la decisión de clausurar el lugar e informó que es la tercera obra que se clausura en la semana en el área del centro. “Las otras clausuras fueron una por falta de permiso para construir y la otra por falta de medidas de seguridad. Igualmente, lejos, ésta era la que menos cumplía con lo que marca la ley. Era abrumadora a la vista la falta de medidas de seguridad. Hace tiempo que no veíamos un grado de irresponsabilidad como el que vimos acá. Todo daba al vacío, incluso en la zona del ascensor había un hueco que estaba sin ninguna clase de protección, lo que podía generar de un momento a otro la caída de alguna persona con consecuencias fatales. Además, los inspectores constataron la caída de escombros en inmuebles linderos y que la bandeja de seguridad que daba a calle Zeballos no solamente estaba colocada de manera irregular, sino que estaba confeccionada con materiales precarios y agujereados. El Ministerio ordenó nuevas auditorías y desdela Municipalidadse determinó que no se puede ejercer ninguna actividad en el lugar.”, concluyó.

Comentarios