Edición Impresa, Policiales

Violencia urbana

Parque Oeste: una década de balaceras en el Fonavi


El Fonavi del Parque Oeste ha sido escenario de reiterados hechos de violencia. Según un viejo conocedor de las crónicas policiales, unos 10 años atrás, se desató una balacera similar a la ocurrida anteayer. Según fuentes consultadas, este martes hubo dos tiroteos con tres horas de diferencia entre uno y otro. En el lugar se encontraron 45 vainas cuyos calibres corresponden a armas de alto poder de fuego; y si bien, en el momento fueron demoradas media docena de personas por el Comando Radioeléctrico y PAT, La Fiscalía informó que los dermotest realizados a los detenidos dio resultado negativo por lo que recuperaron la libertad. A su vez, secuestraron un arma calibre 9 milímetros pero su dueño resultó ser un legítimo usuario.

Los investigadores no dudan que, entre 12 y 15 personas participaron del feroz tiroteo y presumen que el eje es la lucha por el territorio que, cada tanto deriva en una crónica policial. Según una fuente del caso hubo dos secuencias, cerca de las 16 ingresó un llamado al 911 informando sobre una serie de disparos por lo que personal de PAT se dirigió al lugar. A poco de llegar se informó que en Cerrito y Pedro Lino Funes había siete hombres armados que pertenecían a una misma familia. Al arribo policial, tres de ellos saltaron unos tapiales y se introdujeron en una vivienda. El trío fue identificado como Marcos P., de 36 años, Gustavo A. de 21 años y Cristian T. de 23 años. Sobre una cama se secuestró un arma calibre 9 milímetros y un celular.

Pasadas las 19 una nueva comunicación sostuvo que en Rouillón y Riobamba los disparos volvieron a tomar protagonismo. Como consecuencia, un automóvil que estaba estacionado en el lugar resultó dañado. Según la fuente policial, testigos del hecho sindicaron a dos hombres y una mujer, que huyeron al ver a los uniformados mientras uno de ellos descartaba una pistola calibre 45, sostiene la fuente. Finalmente fueron detenidos e identificados dos de ellos: Facundo M. de 18 años y Luna M., de la misma edad.

Un violento escenario

El tres de octubre de 2009 un tiroteo entre bandas en el mismo Fonavi derivó en la muerte de una beba de ocho meses. Naiara Rissi tenía ocho meses. Esa noche, junto a su padre, Diego R., quedó en medio de una balacera. Según determinó la investigación, el muchacho bajó de su departamento con su beba para comprar harina, hacer unas pizzas y comer con amigos. Pero en ese momento, un proyectil alcanzó a la pequeña Naiara. La bala le ingresó por la axila y le salió por el cuello. La niña fue internada de urgencia en el hospital de niños Víctor J. Vilela, pero falleció a las pocas horas.

Su abuelo, un sargento de la policía, no pudo contener la ira y salió en busca de los responsables. Como consecuencia, David Rodríguez terminó muerto a tiros y otros dos integrantes del grupo fueron condenados por el hecho. Por su parte, la banda contraria fue detenida una semana después, en Monje, cuando la policía desbarató un grupo que pretendía asaltar un camión. Los tres hermanos A. Dulce, Pato y Mafia marcharon presos. El último fue condenado a través de un acuerdo abreviado por el homicidio del uniformado Leonardo Caro. En cuanto al crimen de Naiara, el trío quedó desvinculado.

Crimen

En agosto de 2011, Emiliano Killer fue asesinado tras ir a visitar a su madre. El muchacho salió con su novia del Fonavi del Parque Oeste, se subió a su auto, un Chevrolet Celta que el joven había adquirido dos días antes, y al iniciar la marcha empezaron los tiros. Finalmente, la víctima perdió el control del auto y se estampó contra otro vehículo en Cerrito y Teniente Agnetta. Un balazo en la espalda terminó con la vida del muchacho. Una versión dio cuenta que esa tarde tres pibes tomaban cerveza cerca de una verdulería, ubicada en Cerrito al 5600 y esperaban al novio de una piba que vivía en la misma torre que la madre de Killer y andaba en un auto parecido.

Balacera

En 2015, dos adolescentes de 15 y 17 años, apodados Pollito y Juanci, fueron baleados por dos hombres que se trasladaban en una motocicleta. El ataque tuvo lugar en Pedro Lino Funes al 2100. Según fuentes policiales, los jóvenes fueron atacados a tiros por dos hombres desconocidos que circulaban en moto. El dúo pasó por el lugar, dio la vuelta y abrió fuego. Vecinos del Fonavi vincularon el hecho a una disputa territorial por la venta de drogas y sindicaron a los adolescentes como soldados de un narco conocido como Dulce, hermano de Mafia.

Acto y balas

Ese mismo año, un acto presidido por la intendenta Mónica Fein en el Parque Oeste terminó a los tiros. Un hombre le llamó la atención a un muchacho que pasaba en moto y casi atropella a su hija El joven se retiró, pero poco después volvió con otro muchacho, que abrió fuego contra ese hombre. Como consecuencia, el señor que cuestionó al motociclista y un funcionario que acompañaba a Fein resultaron heridos. Según una versión, los autores serían personas vinculadas a Dulce.

Comentarios