Edición Impresa, El Hincha

Paro en Tablada

Los jugadores charrúas decidieron no entrenar por una deuda de tres meses de sueldo.

Se viven horas decisivas en Central Córdoba, donde otra vez su delicado presente económico vuelve a ser noticia. Desde hace años se sabe que la institución de barrio Tablada atraviesa la peor crisis financiera de su historia, con varios meses de atraso en lo que respecta al sueldo de jugadores, cuerpo técnico y empleados por igual. En esta oportunidad y como ya sucedió a finales del año pasado, el plantel se cansó de esperar una respuesta por parte de los dirigentes y decidió suspender los entrenamientos hasta que no se resuelva la actual situación y el club se comprometa a empezar a abonar los más de tres meses de salario que adeuda.

A pesar del buen presente futbolístico que atraviesa el equipo en el campeonato de Primera C, los integrantes del plantel charrúa ya tenían tomada la decisión de ir a paro incluso antes de salir a la cancha el pasado sábado para enfrentar a L. N. Alem (2-1), si es que al día siguiente no recibían algo de dinero. Y la plata nunca apareció.

El último pago que realizó el club fue a finales de enero, cuando saldaron un porcentaje de la deuda correspondiente a diciembre de 2010. Pero enero pasó, al igual que febrero, y llegando a los últimos días de marzo, el plantel no volvió a cobrar un solo peso.

“Los jugadores tuvieron la amabilidad de informarme sobre esta situación y yo quise respetar la decisión que ellos tomaron”, argumentó el entrenador Marcelo Vivas, recientemente vinculado al club y que ya perdió un día de trabajo de cara al compromiso del próximo fin de semana ante Midland.

Al cierre de esta edición, varios referentes del plantel estaban reunidos con algunos miembros de la comisión directiva en la sede social de calle San Martín al 3200, con la intención de llegar a un acuerdo para no perder otro día más de entrenamientos.

Si la propuesta de la dirigencia era aceptada por los jugadores, hoy se reanudaban las prácticas en el Gabino Sosa. Caso contrario, el plantel extenderá la medida de fuerza el tiempo que sea necesario hasta que se cumplan sus demandas.

Una vez más, los problemas económicos en Central Córdoba vuelven a afectar directamente los objetivos futbolísticos del equipo. ¿Hasta cuándo?

Comentarios