Ciudad, Edición Impresa

Pelea de bolsillo

Paro de municipales se hizo sentir fuerte

Cerró Colectividades, el tránsito fue caótico y se llenó de manteros.


Rosario sintió con fuerza los efectos del paro municipal de ayer y anteayer. Hubo caos en el tránsito por la ausencia de inspectores y las peatonales se convirtieron en el ya clásico mercado persa que aparece con cada huelga. La Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) de la provincia llevó adelante su plan de lucha de 48 horas de huelga, al que se sumaron los docentes de Amsafé y Sadop, los estatales de ATE, los médicos de Amra y organizaciones sociales que se plegaron al cese de actividades.

El reclamo de la apertura de paritarias y una urgente recomposición salarial fue el eje de la convocatoria ante la pérdida de poder adquisitivo en el bolsillo de los trabajadores, por el efecto de la inflación.

A pesar de que el Ministerio de Trabajo de la provincia dictó la conciliación obligatoria en el conflicto entre los gremios municipales nucleados en Festram, los trabajadores desafiaron la medida y ratificaron la huelga.

No hubo clases en las escuelas de la ciudad, tanto públicas como privadas, tampoco funcionó con normalidad la administración municipal e incluso el Ejecutivo local resolvió suspender la 32ª edición de la Fiesta de las Colectividades, ante la imposibilidad de garantizar la seguridad en el Parque Nacional a la Bandera durante los dos días de paro. Ahora, Colectividades en lugar de concluir pasado mañana se extenderá lunes y martes de la semana próxima.

Mientras tanto, los vendedores informales volvieron a hacerse la América ante la ausencia de inspectores municipales y tomaron por asalto las peatonales. Así, las dos arterias comerciales de la ciudad se llenaron de ofertas de CD, películas, gorros, lentes, remeras, muñecas de la serie infantil Peppa Pig –la cerdita que causa furor en los pequeños– y hasta pimientos de todos los colores a un módico precio.

Y no fueron pocos los que optaron por estacionar en cualquier parte aprovechando que los inspectores no habían salido a las calles.

En tanto, el Sindicato de Médicos de la República Argentina (Amra) seccional Santa Fe también se adhirió al paro de ayer y anteayer, con similares reclamos que los municipales y los propios del sector, como el pase a planta de personal contratado y reclamos que vienen manteniendo sobre las guardias en efectores públicos.

Por su parte, Martín Lucero, titular de los docentes privados, que también hicieron coincidir su medida de fuerza con la de la Festram, explicó los motivos de la huelga en su sector, que es convergente con la de los otros gremios: “No nos convocan a debatir sobre la ley de Educación y tampoco lo hacen con las paritarias. El gobierno huye del diálogo con los gremios docentes. La paritaria no está abierta, como dijo la ministra Claudia Balagué. No convocan al diálogo”, resumió el dirigente.

Unidos triunfaremos

En una nueva muestra de convergencia en la pelea sindical, docentes de Amsafé y estatales de ATE, gremios enrolados en las dos CTA, junto a los docentes de Sadop, que forman parte de La Corriente –a la crítica de la CGT– y Festram –cuyo gremio local forma parte del Movimiento Sindical Rosarino– marcharon juntos ayer desde la delegación del Ministerio de Trabajo de la Nación, en Sarmiento y Rioja, hasta la plaza San Martín. El reclamo unificado, más allá de las particularidades de cada conflicto, es la reapertura de paritarias y un aumento salarial de emergencia.

Reunión de trabajo

El secretario de Gobierno de la Municipalidad, Gustavo Leone, confirmó ayer que el jueves de la semana próxima será la reunión con los gremios municipales para analizar el tema salarial. El encuentro fue convocado por el Ministerio de Trabajo de la provincia. En ese sentido, el funcionario local analizó por qué no se acató la conciliación obligatoria. “La razón que se esgrimió es que fue notificada sobre la hora y ya estaba lanzada la medida de fuerza”, indicó.el funcionario municipal.

Comentarios