Ciudad, Edición Impresa

Condiciones de trabajo

Para los trabajadores lo primero siempre es la salud laboral

Gremios, docentes y profesionales formaron un Observatorio para reunir conocimientos académicos y experiencias prácticas.


Bajo la premisa de articular los conocimientos académicos con las experiencias de los trabajadores, integrantes de sindicatos, obras sociales, profesionales, docentes y otros actores vinculados con la temática conformaron el Observatorio de Salud de los Trabajadores (Obsat). La institución, que se constituyó el año pasado, pretende impulsar la investigación, la capacitación y la asistencia en materia de salud laboral. La presentación oficial en Rosario tuvo lugar el pasado lunes, cuando los especialistas debatieron acerca del proyecto de reforma a la ley de Riesgos del Trabajo que se tratará el próximo miércoles 14 en el Congreso, el que cuestionaron sin medias tintas.

“Comenzamos a demandar una articulación con el mundo académico en función de que teníamos experiencias de nuestras prácticas en el campo laboral y ellos tenían teorías que distaban de las realidades que nos tocaba vivir”, explicó Marita Fernández, miembro del Obsat y de la comisión directiva del Sindicato de Prensa Rosario.

El Observatorio

El proyecto fue radicado en la Secretaría de Desarrollo e Integración Sociocomunitaria de la UNR, espacio que vincula las organizaciones sociales y estatales para articular conocimientos e investigaciones a nivel académico con las experiencias populares de los mismos trabajadores.

Constituido como asociación civil, el observatorio está integrado por sindicatos, directivos de obras sociales, integrantes de comités mixtos de higiene y seguridad, docentes y profesionales de las ciencias médicas, psicólogos, ingenieros, abogados laboralistas, sociólogos, antropólogos y técnicos en higiene y seguridad.

Cuenta con tres comisiones. Una está dedicada a la capacitación de trabajadores para asesorarlos en materia de condiciones y medio ambiente laboral. Una comisión de consulta legal y medicina del trabajo, destinada a trabajadores que no estén agremiados, y una de violencia laboral que “abarca la organización del trabajo, los modos de producción y rentabilidad que tienen efecto en la salud de los trabajadores y los vínculos que no son benévolos y ocasionan problemas de hostigamiento o desatan violencia entre trabajadores”, advirtió Fernández.

El propósito de estas comisiones de trabajo es articular, socializar conocimientos y crear herramientas compartidas entre trabajadores y académicos. “Los académicos hacían investigaciones y a nosotros nos faltaba un poco más de teoría en algunos aspectos. Hay que poner el cuerpo en las denuncias, hay que dotarlas de conocimiento y eso es lo que queremos los laburantes”, agregó Fernández.

Objetivos

Entre los objetivos generales del Observatorio se destacan cuatro puntos. La realización de investigaciones en el campo de la salud de los trabajadores y de las ciencias sociales; la intervención para tratar problemáticas en el medio laboral y social; la capacitación a los trabajadores en cuestiones de salud, seguridad y medio ambiente, comité mixto y promoción y prevención de la salud laboral, y la vinculación científica y tecnológica entre las organizaciones sociales y los organismos del sistema científico, tecnológico provincial, nacional e internacional.

Estos objetivos se llevarán adelante mediante convenios de cooperación con otras organizaciones, gremios y oficinas gubernamentales. Además se prevé el desarrollo de talleres, cursos y capacitaciones en el área no formal sobre temas laborales, sociales, culturales y económicos, así como la intervención del Observatorio como órgano consultivo, pudiendo emitir dictámenes y opiniones técnicas en causas vinculadas con conflictos laborales.

La idea es sumar más sindicatos y académicos interesados para establecer alianzas y fortalecer el desarrollo del Obsat, que se espera funcione formalmente el año próximo.

Cambio que no beneficia a los que debe beneficiar

El pasado lunes el Observatorio organizó una jornada debate sobre el proyecto de reforma a la ley de Riesgos del Trabajo. Allí disertaron representantes del Movimiento Sindical Rosarino, y directivos de la Asociación de Empleados de Comercio y de Sadop, el gremio de los docentes privados. También participó del panel la delegada Regional del Ministerio de Trabajo de la provincia, María Belluccia, y el diputado nacional Eduardo Seminara.

“Este proyecto constituye una amenaza seria a la salud y seguridad en el trabajo”, señaló Jorge Kohen, vicepresidente del Observatorio, quien estuvo a cargo del área de Salud y Seguridad laboral en la Facultad de Medicina.

El médico consideró que el proyecto de reforma de ley contiene “cláusulas preocupantes” para las obras sociales sindicales. “Las aseguradoras de riesgos del trabajo (ART) pueden reclamar el pago si las comisiones médicas no reconocen el origen laboral de los infortunios sufridos por los trabajadores y hayan sido atendidos por los entes aseguradores privados”, explicó el especialista, y aseguró que el 67 por ciento de las enfermedades profesionales se atienden en el sistema público, “donde la mayoría de las enfermedades laborales no son reconocidas por el sistema de riesgos del trabajo”.

Por su parte, el secretario general de Sadop a nivel nacional, Mario Almirón, ve con preocupación la posible aprobación de la modificación. “Lejos de apuntar a la salud de los docentes y de prevenir, el proyecto apunta a bajar los costos para los empresarios una vez que los siniestros ya se producen. Es decir que la ley está suponiendo que los siniestros son inevitables, y nosotros creemos que los accidentes y las enfermedades profesionales pueden evitarse mejorando las condiciones de trabajo”, indicó Almirón.

El representante de Sadop enfatizó que la ley debería hacer eje en la prevención, un aspecto que el actual proyecto de reforma no contempla. “Debería haber una ley que hable de condiciones de medio ambiente del trabajo, contemplando los riesgos psicosociales. Necesitamos comités mixtos de seguridad e higiene integrados por trabajadores y empleadores para que puedan verificar las condiciones de trabajo reales. Las ART no lo hacen”, sostuvo Almirón, quien señaló que la responsabilidad debería estar en manos del Estado nacional, “y no de entidades privadas” con fines de lucro.

Día de reflexión

Cada 28 de abril la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el movimiento sindical conmemoran el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, con el fin de promover la prevención de siniestros laborales y enfermedades profesionales. La iniciativa surgió para recordar a 28 trabajadores que en 1987 perdieron la vida en una obra en construcción que se realizaba en la localidad de Bridgeport, Connecticut, costa este de Estados Unidos. El movimiento sindical canadiense –que denominó la fecha como Day of Mourning o día de luto– impulsó la propuesta de recordar todos los años a las víctimas de siniestros laborales fatales en todo el planeta. En junio de 2003, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la fecha que desde entonces se conmemora.

Comentarios