Edición Impresa, Espectáculos

Cuestión de radio

Con Pergolini y rock en la calle, se inauguró estudio local de Vórterix

El jueves desde las 10 de la mañana Vorterix tomó la calle. Bulldog, Cielo Razzo y Farolitos tocaron en la puerta del establecimiento ubicado en Salta 3519, al aire libre y ante la efusividad de los presentes.


El jueves desde las 10 de la mañana Vorterix tomó la calle. Bulldog, Cielo Razzo y Farolitos tocaron en la puerta del establecimiento ubicado en Salta 3519, al aire libre y ante la efusividad de los presentes. Al mismo tiempo Mario Pergolini transmitió su programa Mala Mía en directo desde los estudios rosarinos ubicados dentro del mismo teatro. En la puerta el rock local se fue intercalando con el envió radial que contó, entre otras cosas, con la presencia del secretario de Cultura, Guillermo Ríos.

Los estudios de radio (el motivo del lanzamiento) e incluso el teatro forman parte de un proyecto más grande que nació hace ya cinco años: la plataforma multimedial Vorterix.com. “Es poco tiempo para un medio, pero es bastante para la tecnología”, lanzó Pergolini cuando, una vez finalizado el programa y durante la presentación de Farolitos, los encargados del cierre, habló con los medios locales, incluido El Ciudadano.

Cuando surgió la plataforma, fue una propuesta de avanzada, incorporando un concepto transmedia desconocido y que aún interpela a los grandes medios. “Haber estado esos primeros años, antes que el resto se hubiese dado cuenta de como streamear (transmitir en directo por internet), fue una ventaja”, reconoció el conductor al tiempo que también suma a su haber el hecho de haber nacido digital. “El resto se tiene que reconvertir”, señaló. De todos modos el ritmo de los cambios tecnológicos parece algo difícil de seguir. “Lo que hace cuatro años era una genialidad, hoy son commodities”, analizó Pergolini sin disimular su visión empresarial y analítica que le permite mutar de una radio a una plataforma, y que como último hito cuenta con el estreno de una película (Tsunami, un océano de gente).

“Antes era re loco pensar que una radio –Vorterix tiene como gen una radio– iba a producir un contenido de una hora y media con una inversión de película. Entonces, de cómo nacimos a lo que aprendimos en estos cuatro años fue una experiencia muy interesante”, dijo, y ejemplificó también con el lanzamiento de programas con contenidos más duros en temporadas a las que el público puede acceder en la página y ver cuando quiere. “La audiencia, sobre todo de internet, es muy poco fiel, es muy malvada. No entra a Vorterix.com ni a una página de noticias, se informa a través de Twitter y escucha música con un delivery abrumador pero no escucha más de 40 o 45 temas. Estamos en una época muy interesante en medios, en tecnologías, en saber leer a las audiencias”.

Su afán por esa lectura lo llevó a incorporar entre sus equipos de trabajo a un grupo de sociólogos: “Teníamos una data demasiado grande y muy desaprovechada, entonces le pregunté a (Adrián) Paenza qué disciplina podía tomar buenas lecturas y me dijo que los más aptos eran los sociólogos. De hecho Google y otras empresas tecnológicas están contratando sociólogos”, contó y definió: “Vorterix es más que nada un intermediario tecnológico de contenidos. Es una productora”.

Vorterix tiene sedes, además de en Buenos Aires, en Rosario y en Córdoba; teniendo en cuenta que muchos de los medios Federal que desembarcan desde Capital se transforman en repetidoras, Pergolini fue consultado sobre la política de contenidos de Vorterix: “Comprobamos que el contenido local ya no interesa sólo localmente”, dijo dando paso a una explicación que, como ellos producen su propio contenido, las decisiones tienen más que ver con qué se produce que con dónde.  “Muchas bandas no vienen al Vorterix en Capital, porque prefieren otros espacios. Pero vienen a lugares como éste (Rosario) o a Córdoba. Entonces el Vorterix que tiene mejor contenido toma la transmisión nacional”, contó al tiempo que destacó que la página web detecta el IP de la computadora, que accede mostrándole el contenido local. Y agregó: “Nosotros vamos a tener información de todos los Vorterix y vamos a planificar, por ejemplo, tomar a La Renga desde Córdoba. Cuando pase eso, transmiten ellos, con sus conductores y sus cosas, porque a la larga lo que tenés que hacer es una buena administración de contenidos”.

Fenómeno Solari

Entre los análisis de contenido que Pergolini realizó está, como no podía ser de otra manera, el fenómeno de la película del Indio Solari, Tsunami, un océano de gente, que se estrenó a través de la plataforma Vorterix y obtuvo más de 25 millones de clicks: “El 70 por ciento de la gente la vio en un celular”, lanzó el conductor. “La hicimos en 4K (altísima definición) y con textos chiquitos que nadie leyó”, dijo marcando que la mayoría no pudo disfrutar ni de los textos ni de la calidad y haciendo una proyección se interrogó: “A lo mejor necesitamos textos más grandes porque la ven en un celular y, como no la ven completa, ¿tenemos que hacer películas de 1 hora y media?”.

La música de los pibes

Invitado a realizar un análisis de la actualidad musical y lo que se disponen a mostrar en Vorterix, Pergolini aseguró que es el momento de darle una oportunidad a nuevas bandas. “Si no vamos a terminar escuchando a los que grabaron en los últimos 30 años”, dijo, al tiempo que propuso “armar una gran cadena y empezar a pasar más música de los pibes que no llegan a discográficas. El freestyle y todo esto marginal que está funcionando va a ser mainstream y no en unos años sino que puede pasar en tres meses. Démosles ámbitos, lugares, hagámoslo porque nos conviene, pero hagámoslo. Porque hoy no estamos más delante de las audiencias diciendo: yo te propongo esto; y a la gente le gusta y le funciona: estamos yendo atrás todo el tiempo”.

Comentarios